domingo, 25 de junio de 2017

RECOGE COMPAÑERO...



Recoge compañero los recuerdos
y déjalos atrás con tu barquía,
tus remos ahora llevan poesía
y bogan hacia el mundo de los cuerdos.

Buscaste en las personas los acuerdos,
la vida con ensueño y fantasía,
querías disponer de la alegría
salvando las piltrafas de los cerdos.

Entiende que los versos de tu pluma
trataron de decir lo que has pensado
igual que el sentimiento que te abruma.

Por eso marcha ya de ese pasado,
separa tu bogada de la bruma,
y encuentra el corazón con que has soñado.

Rafael Sánchez Ortega ©
20/06/17

sábado, 24 de junio de 2017

HAY VERSOS...



Hay versos prisioneros, sin amarras,
que yacen en el fondo del olvido
y esperan ofrecer su contenido
cual uvas deliciosas de las parras.

Hay tiernas melodías de cigarras
que dejan poesía en el sonido,
el canto singular y apetecido
recuerda a los conciertos de guitarras.

Recuerdo una mañana, de verano,
dos ojos que miraban la llanura
tratando de ocultarlos con la mano.

Entonces comprendí que la ternura
brotaba de ese pozo, tan humano,
que surge de tu pecho con dulzura.

Rafael Sánchez Ortega ©
19/06/17

viernes, 23 de junio de 2017

CAMINA EL SER HUMANO...



Camina el ser humano por la vida,
buscando, con gran dosis de paciencia,
el néctar que le brinde su apetencia
y pueda conseguir lo que decida.

No es fácil contener la acometida,
ni el dulce discurrir de la existencia,
sabiendo que en el fondo, la conciencia,
sopesa si es correcta la bebida.

Bebemos y buscamos la cordura,
sabiendo muchas veces, de antemano,
que solo alcanzaremos la locura.

Ocurre que el futuro, tan lejano,
discurre muy veloz, sin cobertura, 
y pronto nos acecha, con su mano.

Rafael Sánchez Ortega ©
18/06/17

jueves, 22 de junio de 2017

SI QUISIERAS...



Si quisieras, de pronto, la luna,
y tuviera la misma en mis manos,
te daría esa imagen de plata
con un beso que fuera a tus labios.

Y si luego quisieras más cosas
trataría de ser tu lacayo,
consiguiendo mil rosas bonitas
y alegrar tu semblante dorado.

Llevaría mi mano a tu frente,
te daría, sin prisa, el regalo,
para luego, mirando tus ojos,
con un beso, a los mismos, cerrarlos.

Tú quizás tomarías la luna
con tus dedos hermosos y largos,
compartiendo la risa divina
en el lecho feliz de tu cuarto.

Si quisieras, un día cualquiera,
encarnar a tu nombre en un árbol,
tatuaría la dura corteza
de ese roble, viril, centenario.

Quedarías, entonces, expuesta
a que el viento vistiera de largo,
a tu nombre desnudo y sin luna
que en el árbol quedó bien plasmado.

¡Qué bonitos son todos los sueños,
y también los que pides rezando,
como aquellos que añoran los niños
y los hombres se niegan a darlos!

Porque todo es factible en la vida,
hasta el viento y la luna bailando,
con dejar que se nublen los ojos
y una mano nos guíe los pasos.

"...Si quisieras amiga mis besos
y, a la vez, compartir tu regazo,
yo sería feliz, con tu risa
y ese amigo que tanto has soñado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/06/17

miércoles, 21 de junio de 2017

UNA VIEJA CASA...



Una vieja casa se ha quedado sola,
mientras el silencio campa en sus paredes,
y las humedades de invierno y verano
sacan los colores mostrando el presente.

Es una figura que vibra y que tiembla
cuando la recuerda la mente con fiebre,
ya que fue la cuna y el nido que un día
acogió aquel cuerpo y su risa naciente.

Y en aquella casa, tal vez la nostalgia,
llegó con la brisa del campo muy verde,
dejando el salitre en los cuartos oscuros
y un toque de ensueño de ahora y de siempre.

¡No sé cuántas cosas pensó al recordarla,
ni sé cuánto tiempo miró los cipreses,
el niño lejano que absorto soñaba,
y el hombre maduro con nieve en las sienes!

Hoy cunde el misterio de nieblas profundas
y atrás queda el tiempo llorando que muere,
por eso la casa resiste con fuerza
las duras galernas y el viento de oeste.

No llores amigo que todo se pasa,
las fuertes mareas que arrastran los peces,
las duras resacas que cambian la arena,
también los suspiros, cansados y ardientes.

Pero si deseas volver al pasado
con rosas tempranas y hermosos claveles,
no dudes entonces y accede sin miedo,
la casa te espera desnuda y sin muebles.

Da un paso adelante, la puerta está abierta,
camina despacio, con pasos solemnes,
revive los sueños que fueron un día
regalo de dioses, vencejos alegres.

"...Una vieja casa se ha quedado sola,
perdida en la aldea, carente de gente,
y tú la rescatas, la llenas de risa,
la ofreces poemas, la sientes, la quieres..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/17

martes, 20 de junio de 2017

LA VIDA CONTINÚA...



La vida continúa
de noche y de mañana,
no importan los inviernos,
tampoco las nevadas.

Por eso resistimos
buscando la esperanza,
trenzando muchos sueños
sin lágrimas amargas.

La vida es un misterio
que llega y nos regala
mil pétalos de rosas
con cardos y alimañas.

Tratando de ser justos,
la vida es lo que pasa,
aquello que se mueve
y excita las entrañas.

En tiempos muy remotos
la vida no era nada,
y el hombre, en el silencio,
esbozo de una causa.

No sabe bien la ciencia
decir cuando empezara,
la vida que tenemos
de forma tan sagrada.

Pensemos que la vida
no existe sin la magia,
y en ella nos hallamos
viviendo con las hadas.

No importan los redobles
de múltiples campanas,
tampoco los cencerros
que ofrecen mil patrañas.

"...La vida es un suspiro,
un grito de las almas,
la brisa de los dioses
dejándonos su nana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/17

lunes, 19 de junio de 2017

AQUELLAS VACACIONES...



Aquellas vacaciones,
que fueron especiales,
dejaron telarañas
con miel y chocolate.

La miel de los recuerdos
guardada cual saudades,
centrada en la nostalga
de tardes y de bailes.

También de los paseos
y juegos por las calles,
amén de las tertulias
en plazas y por bares.

Cacao con buen regusto
en tazas de menaje,
regadas con buen agua
y churros a lo grande.

También aquella gota
del labio, imperdonable,
bajando por el cuello
y luego hacia tu talle.

¡Qué hermosas vacaciones
tan lindas y adorables,
sintiendo entre los labios
un labio con tu sangre!

Bendigo la inocencia
llegada de los mares,
la brisa y el salitre
que acerca a los mortales.

Los cuerpos en la arena,
la mente en otra parte,
las olas en la playa
llegando con donaire. 

"...Aquellas vacaciones
tuvieron un detalle,
en ellas descubrimos
saciarnos como amantes..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/17