sábado, 27 de mayo de 2017

SONARÁN LAS ESQUILAS...



Sonarán las esquilas
de los nuevos rebaños,
como eternos sonidos
de la tierra y el campo.

Y otra vez las alondras,
con su vuelo sesgado,
volverán a la aldea
y a las ramas del árbol.

Llamarán los nudillos
en el piso de abajo,
y abrirán esa puerta
los vecinos del cuarto.

Un olor agridulce
llega aquí, por el patio,
de un humilde potaje
con arroz y garbanzos.

Llegarán los recuerdos
en los días de mayo,
de rosarios sublimes
y de tardes rezando.

Hoy la puerta, cerrada,
corta el verso de un tajo,
y las puertas de roble
nos despiden llorando.

Volverán las estrellas
a temblar en el lago,
y también los amantes
con los labios temblando.

Ellas quieren el baile
del lugar embrujado,
y ellos buscan cariño
y el candor del abrazo.

"...Pero hoy, el presente,
nos devuelve al pasado,
donde fuimos felices
y sufrimos un tanto..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/05/17

viernes, 26 de mayo de 2017

HILVANEMOS UN VERSO...



Hilvanemos un verso 
que tenga mantequilla,
y también un roscón 
de miel y mazapán.

Pero pronto sabremos
qué es verdad y mentira,
dónde van los comentas
en el cielo fatal.

Unos días con otros
van sumando la fila
y la resta que tiene
la estación por llegar.

Se ensombrece el verano
y la luz de los días,
porque el sol está ausente
y buscando la paz.

Ya va medio poema,
en la humilde cuartilla,
removiendo sus hojas
en la luz del zaguán.

Porque escriben los dedos
al compás de la brisa
lo que nace en las sienes
y en su punto final.

Chirimías sin cuento,
son aquí maravillas,
y un conjunto de sedas
de un revuelto telar.

Pero luego se acaba
y también se termina,
el acoso infinito
de la sed y la sal.

"...Hilvanemos las almas
con paciencia y sonrisas,
y con mil sacrificios
de la vida y el mar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/05/17

jueves, 25 de mayo de 2017

QUISIERA...



Quisiera caminar por los senderos
llevando de la mano a las estrellas,
y luego conseguir que las centellas,
vibraran por la calle en los letreros.

Quisiera los motivos verdaderos
que hicieron que marcharas con tus huellas
a un mundo, sin razón, y de querellas,
basado en la razón de bandoleros.

Quisiera ser un niño, en un instante,
el simple portador de la alegría
y el hombre capitán y navegante.

Quisiera ser en ti la poesía,
el verso que palpite cual diamante,
y un beso que te llene de alegría.

Rafael Sánchez Ortega ©
20/05/17

miércoles, 24 de mayo de 2017

COMO SÉ...



Como sé que tú sabes
lo que pienso, en silencio,
es por eso que callo
y me voy con el viento.

Yo te invito a seguirme,
a volar sin complejos,
a remar en las ondas
que nos lleven al cielo.

Surcaremos praderas,
continentes enteros,
para estar con la luna
y dormir en su pecho.

Porque sé que me quieres
yo te quiero y venero,
y te abrazo con fuerza
con profundo respeto.

Es por eso que miro
tus pupilas, despierto,
y recogo el susurro
de esos labios hambrientos.

Unos labios de plata
con profundos deseos,
y que quieren y ansían
de los míos un beso.

Y es por eso que sabes
lo que quiero y anhelo,
que nos damos la mano
y juntamos los dedos.

Así surgen caricias
y mil roces diversos,
recorriendo mejillas
y diversos senderos.

Se estremecen las almas,
mientras tiemblan los cuerpos,
y nosotros buscamos
el Amor en los sueños.

"...Como sé que tú sabes
que mi amor es sincero,
es por eso que el tuyo
en mi pecho lo tengo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/05/17

martes, 23 de mayo de 2017

ESCUCHABA A LA LLUVIA...


Escuchaba a la lluvia
y, a la vez, recordaba,
esos días lejanos
y también de la infancia.

Aunque a otros, el tiempo,
con candor acercaba,
entre el fuego y lujuria
de dos cuerpos en llamas.

¡Qué mensaje decía
esta lluvia que baja,
desnudando los pechos
y también a las almas!

Porque habla muy quedo
en susurros de plata,
y otras veces su idioma
es así, sin palabras.

Cada frase inherente
es la gota que cala,
que reslaba y suaviza
por la piel añorada.

Es la voz misteriosa
que te moja la cara,
que revuelve tu pelo
y recorre la espalda.

Un temblor infinito
se desliza en las nalgas,
y desbordan los coros
de la orquesta del agua.

¿Quién pudiera ser lluvia
y cambiar la distancia,
transformando recuerdos
con un halo de magia...?

"...Escuchaba a la lluvia
y, sin duda, pensaba,
en las tardes de estío
y en tu boca cercana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/05/17

lunes, 22 de mayo de 2017

ME ASOMO A LA VENTANA...



Me asomo a la ventana
y busco entre la lluvia,
la gota que, nerviosa,
equivocó su ruta.

Las miro y las remiro
sin encontrar alguna,
que sepa disiparme
la niebla con las dudas.

Quizás porque estas gotas
son restos de la bruma,
de nubes que rozaron
esas pupilas tuyas.

Hay gotas de rocío
mandadas por la luna,
hay gotas legañosas
perdidas por las brujas.

Se buscan mil leyendas
de amor y de fortuna,
soñar es siempre hermoso
en tardes sin cordura.

Las gotas transparentes
gotean y se escuchan,
rompiendo con anillos
las charcas diminutas.

Hay gotas, simplemente,
que van a la laguna,
y hay otras que se escurren
y mojan la basura.

Quizás por eso mismo
la lluvia es oportuna,
y sales sin paraguas
buscando su frescura.

Las gotas no reparan
en sueños ni en preguntas,
y mojan a los cuerpos
saciando su lujuria.

"...Me asomo a la ventana
y veo vagabundas,
las gotas de los cielos
que aumentan tu hermosura..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/05/17

MIRABAS EL CUADERNO...



Mirabas el cuaderno
con ojos sorprendidos,
decían tantas cosas
las letras y los signos.

Hablaban de personas
de calles y de sitios,
de tiempos ya pasados
y otoños amarillos.

Al fondo se escuchaba
la radio y el vinilo,
cual breve contrapunto
de adagio vespertino.

Las frases del diario
temblaban como cirios,
quizás porque en tus ojos
había ya rocío.

Cuartillas incompletas
poemas detenidos,
robados al silencio
con cientos de suspiros.

Estabas tan hermosa,
allí, junto a tu libro,
que guardo aquella imagen
aquí, con gran cariño.

Las llaves del diario,
tu mano y el bolígrafo,
los ojos soñadores
huyendo de testigos.

No sé como lograste
hacer eso conmigo,
mis labios te mandaron
un beso con sigilo.

"...Mirabas el cuaderno
y yo miré contigo,
buscando en el diario
aquellos versos míos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/05/17