sábado, 16 de enero de 2021

4.434 - TÓMAME EN TUS BRAZOS...



Tómame en tus brazos,

llévame hasta el cielo,

quiero ver la luna

y robarle un beso,

eso me decían

tus ojitos negros,

que con gran ternura

suplicaban quedo.

Y vibró mi alma

al saber tu anhelo

en la tarde aquella

de un otoño nuevo,

y partimos raudo

en corcel inquieto

más allá del aire

y del cielo eterno...


Tómame en tus brazos

yo le dije al viento,

para ir con ella

a forjar un sueño,

volaremos alto

superando fuegos

y también hogueras

con ceniza y restos,

y seremos libres

sin temor ni miedo,

para hacer que salgan

de los labios versos,

y en la noche oscura

sentiré su pelo

y su sangre ardiente

reclamarme un beso...


"...Tómame, me dices,

en abrazo eterno,

porque así lo anhelas

y también yo quiero..."


Rafael Sánchez Ortega ©

04/09/20

viernes, 15 de enero de 2021

4.433 - LLEGA EL OTOÑO...



Llega el otoño

quizás sin darnos cuenta,

un año más.


Vuelven las nubes

plomizas y agrisadas

con el mal tiempo.


Tiempo de sombras

de lluvias y recuerdos

para las almas.


Pero en otoño

renacen esperanzas

con ilusiones.


Un nuevo ciclo,

de días diferentes

para vivirlos.


De nada sirve

el verte fracasado

antes de tiempo.


Hay que vivir,

sentir, intensamente,

al fiel otoño.


Y de seguro,

que llega con sorpresas

y con regalos.


Entonces vive,

y encárgate que el alma

siga latiendo.


Rafael Sánchez Ortega ©

03/09/20

jueves, 14 de enero de 2021

4.432 - EL PELO LARGO...



El pelo largo

caía por su espalda

muy dulcemente.


Su cara altiva

miraba el horizonte

en una búsqueda.


Y entre sus ojos,

brillantes y febriles,

volabas tú.


La mariposa,

el sueño y la esperanza,

de su poema.


Y es que sus labios

de niña, musitaban,

hoy nuevos versos.


Eran suspiros,

latidos y metáforas,

volando lejos.


Quizás querían

fundar, desde la nada,

un mundo nuevo.


Quizás ansiaban

el brillo de otros ojos

y sus latidos.


Pero, sin duda,

amaba, en la distancia,,

sin darse cuenta.


Rafael Sánchez Ortega ©

02/09/20

miércoles, 13 de enero de 2021

4.431 - PERDÍ DE VISTA...



Perdí de vista

el álbum de recuerdos

que me ofreciste.


Y me quedé

mirando a la distancia

y el gran vacío.


Faltabas tú,

la musa de mis sueños

y poesía.


Las golondrinas

recogen ya sus ala.

Llega el otoño.


Las margaritas

se muestran perezosas

ante el rocío.


Y los gorriones,

nerviosos, dan mil vueltas

por los jardines.


Quiero vivir

el hoy, sin los recuerdos

y verte a ti.


Quiero sentir

el beso de tus labios.

Libar su miel.


Quiero que vuelvas,

mi musa y poesía,

y estés en mí.


Rafael Sánchez Ortega ©

01/09/20

martes, 12 de enero de 2021

4.430 - DE TERCIOPELO...



De terciopelo,
sentía las caricias
que me enviabas.

Eran tus dedos,
pinceles y batuta
de aquel adagio.

Tú dirigías
la brisa de un nordeste
desde tu lecho.

Y mientras tanto,
el baile de las olas
daba comienzo.

Baile de tarde,
pequeña romería,
desde la aldea.

Baile de noche,
con valses y miradas
que se fundían.

...Se despertaban
los ángeles inquietos
y sonreían.

Voces, suspiros,
susurros y jadeos.
¡Gran confusión!

Y el terciopelo,
sublime de tus dedos,
era el causante.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/08/20

lunes, 11 de enero de 2021

4.429 - HOJAS DE OTOÑO...



 Hojas de otoño

que vuelan de los árboles

hasta los suelos.


Hojas doradas

cargadas de recuerdos

y sentimientos.


Hojas que lloran

y apagan las sonrisas

de tantos labios.


Hojas que brillan,

que acaso parpadean,

en su descenso.


Hojas hermosas

cargadas de ternura

y olor a infancia.


Hojas que duermen,

que guardan en la tierra

sus mil latidos.


Hojas de agosto,

veranos ya marchitos

y primaveras.


Hojas de acacias,

de robles y de encinas...

¡venid a mí!


Hojas de otoño,

verano y primaveras...

¡no me olvidéis!


Rafael Sánchez Ortega ©

30/08/20

domingo, 10 de enero de 2021

4.428 - ERAN RESCOLDOS...



 Eran rescoldos

y brasas de una hoguera

que dormitaban.


Un gran silencio

guardaba los encantos

celosamente.


Y las cenizas

del tiempo se perdían

entre los dedos.


Pasa la vida

despacio, y los minutos,

en el reloj.


Esos segundos

se forman y confunden

a los sentidos.


Y tú los mimas,

los miras y los sientes

sin comprenderlos.


Eres autor,

quizás, sin darte cuenta,

y espectador.


Un gran poema

se forma con tu vida

en cada instante.


Versos, que el viento

te roba de tus labios

y de tus dedos.


Rafael Sánchez Ortega ©

29/08/20