sábado, 21 de abril de 2018

NO QUIERO DORMIR EN BLANCO...



No quiero dormir en blanco
ni tener más pesadillas,
como en las noches pasadas
con las luces encendidas,
porque debo descansar,
recuperar la sonrisa,
para volver a vivir
y escribir en las cuartillas,
en las mismas dejaré,
con los rasgos de la tinta,
los relatos y leyendas
y también mi poesía,
esos versos que en el alma
tienen forma y cobran vida
de una forma diferente
para animar las pupilas.

No quiero quedarme quieto
mientras me abraza la brisa,
ni consentir que el nordeste
haga en mi cuerpo cosquillas,
y es que yo quiero sentirlos,
y compartir sus caricias,
buscar la luna en la noche
y las estrellas ladinas,
de nuevo quiero volver,
con renovada energía,
para pisar por las calles
y recoger sus noticias,
unas oscuras y negras,
otras serán más tranquilas,
pero con caras y nombres
que robaré de la vida.

"...No quiero cerrar los ojos
sin sentir esa delicia,
la de sentirte en mi pecho,
luna blanca, dormidita..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/04/18

viernes, 20 de abril de 2018

ERA UNA BARCA SIN REMOS...



Era una barca sin remos
y un marinero sin mar,
eran dos hombres distintos
con una meta final,
el de buscar una estrella
de día y con claridad,
para encontrar el mensaje
de un poema singular,
en él se dicen mil cosas,
para bien y para mal,
y hasta se dan los consejos
que no se debieran dar,
porque la vida es un tango,
un baile en la soledad,
un caminar solitario
por la senda de cristal,
y aunque la vida vivimos
nos tenemos que marchar,
algún día, cuando sea,
desde un andén especial.

Era un niño al que, la luna
contemplaba sin cesar,
bien de día, bien de noche,
con su rostro angelical,
y los ojos temblorosos
de este arcángel singular,
se movían y buscaban
las estrellas del desván,
unas piezas de mecano,
una caña sin sedal,
una bici, sin las ruedas,
ni tampoco manillar,
pero el niño proseguía
la vigilia por la paz,
rebuscando en los baúles
las princesas de Astracán,
pero el libro de los cuentos
se ha perdido y ya no están,
sentimientos en el alma
y recuerdos que alcanzar.

"...Era un anciano y un niño
que contemplaban el mar,
el uno piensa en los remos,
el otro en la eternidad..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/04/18

jueves, 19 de abril de 2018

SI TÚ QUIERES...



Si tú quieres te amaré
de una forma diferente,
sin perder la compostura,
conservando lo que tienes,
de este modo volarás
por encima de los puentes
por marjales y arenales
y en espacios muy rebeldes,
y también podrás seguir
con tu vida tan ardiente
y llevando las banderas
por cantinas y burdeles,
proclamando que eres libre
y que amas a quien quieres
que no aceptas ligaduras
ni algún lazo que sujete...

Si tú quieres miraré
lo que lleva la corriente,
lo que baja con las aguas
de una forma tan endeble,
y es que lloran hoy los cielos,
de una forma diferente,
y tus ojos también lloran
unas lágrimas de nieve,
y no quiero que suceda
lo que tanto te entristece,
ya que ansío tu mirada,
tus pupilas y la fiebre,
la que embriague tus sentidos
la que diga que me quiere,
aunque aumente mi tortura
para amarte más, si puede...

"...Si tú quieres robaré
de los años, muchos meses,
para hacer con esos días
un rosario de placeres;
un conjunto de guirnaldas
y de rosas y claveles,
con abrazos y caricias
y con besos en tus sienes..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/04/18

miércoles, 18 de abril de 2018

EN UN RINCÓN APARTADO...



En un rincón apartado
se concentraba el silencio,
la soledad y las penas
escapadas de sus lechos,
de las almas soñadoras
que miraban a los cielos,
de los ojos de los hombres
que temblaban por el miedo,
y en ese rincón, que digo,
se veían por el suelo,
la comida y las migajas
que dejaron los miruellos,
aunque también si fijamos
la mirada en ese templo
encontraremos caricias
y las sobras de unos besos...

En un rincón apartado
tú me enseñaste el secreto
de sortear tempestades
y caminar en desiertos,
porque las almas altivas
buscan timones ligeros,
proas de bella factura
y mascarones de invierno,
ya que la clave en la vida
es entender, lo primero,
que para amar, es preciso,
el compartir el momento,
y este tic-tac de la vida,
es ese espacio pequeño,
donde se tejen palabras
para entregar un proyecto...

"...En un rincón apartado
la luna dijo al gaviero:
no sufras que las estrellas
concederán tus deseos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/04/18

martes, 17 de abril de 2018

LA PINTA INCONFUNDIBLE...



La pinta inconfundible
que tiene el marinero
es algo que destaca
y siembra desconcierto,
el paso tan cansino,
la voz de pregonero
camisa azul celeste
y el brazo con su cesto,
la boina en la cabeza
cubriendo los cabellos,
el rostro muy curtido,
rasgado y tan moreno,
las manos con tatuajes
dejados por los remos,
y algunas cicatrices
por culpa del anzuelo
y así pasan los días,
los meses y el invierno,
costeras inclementes
que invitan al lamento,
pero esto es imposible,
el mar es como un eco,
que llama con sus voces
de sal y de recuerdos...

Por eso La Folía
descubre lo que cuento,
el yodo de la sangre,
salitre en los cabellos,
perfecta sintonía
del hombre, sin quererlo,
tan solo que las aguas
y el mar, hacen el resto;
resuenan las cornetas
tambores y festejos,
la Virgen ya se embarca
y sale mar adentro,
resuenan panderetas
en medio del paseo,
y luego, tras un rato
se vuelve para el puerto,
allí se desembarca
y sigue a paso lento,
llegando a la Capilla
en brazos de romeros,
se canta, al fin, la Salve,
se dice adiós sin miedo,
volviendo los marinos
al mar de los silencios...

"...¡Qué pinta inconfundible
del mar y el marinero!,
se vive en este día
en medio de los rezos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/04/18

lunes, 16 de abril de 2018

ES HORA DE ORDENAR...



Es hora de ordenar los sentimientos
y de limpiar el alma de nostalgias,
para intentar seguir siempre adelante
a pesar de galernas y resacas,
porque la vida tiene estos vaivenes
y en un segundo todo te reclama,
la familia, la sociedad, la calle
y, por supuesto, lo que llamas alma;
pero es así y así hay que vivirlo,
sentir su intensidad y pasar página,
limpiar la suciedad en los desvanes
quitar, también, las viejas telarañas,
quizás nos cueste mucho esta tarea
en una solución de rompe y rasga,
pero merece, y mucho, tanto esfuerzo
a fin de conseguir la paz ansiada.

Es hora de ordenar las emociones,
saber si mantenemos esperanzas
de sentir los latidos de la vida
y de volver a ver salir el alba;
es tiempo de decirle a los relojes
que avancen y prosigan la jornada
que todo continúa, nuevamente,
y que en el campo cantan las cigarras,
que existen primaveras que renacen
y el invierno las teje con palabras,
las adorna, las viste y las recrea
para dar más realce a sus pestañas,
y es allí, con la nieve prematura,
con la luz que se apaga en la mirada,
donde vive y renace todavía,
esa fibra del alma y las entrañas...

"...Es hora de ordenar lo que tenemos,
el préstamo del niño, por la playa,
al hombre que, de noche y con linterna,
avanza por la arena tras su infancia..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/04/18

domingo, 15 de abril de 2018

EL TIEMPO PASA...



El tiempo pasa no se detiene,
corren los días, llega la nieve,
luego, en invierno, la brisa es fuerte,
contiene abrazos del fiel nordeste,
pero es que el tiempo, con paso breve,
sigue su rumbo, vive el presente,
es campanilla con rostro alegre
y es, en la hoguera, llama candente,
días y horas que forman meses,
y en uno de ellos, quizás septiembre,
nació un poeta, ya mozalbete,
que escribe fino, con rasgo leve,
y entre sus letras se lee y se sienten,
ciertos suspiros por mil reveses,
breves susurros de otros torrentes
que cual nacieron así se mueren...

El tiempo pasa, somos juguetes,
quizás cometas, tal vez rebeldes,
o soñadores que van y vienen
por los senderos que nadie quiere,
en una tarde pasan los trenes
por estaciones y por andenes,
vibran las vías en los salientes,
cantan los búhos en los cipreses,
todo es silencio por los hoteles,
que están vacíos y un tanto ausentes,
porque, de pronto, se ven solemnes
los atractivos de los burdeles,
luces que encantan, también que beben,
en los sentidos de tantas gentes,
que las confunden con sus placeres,
con las mentiras que ellas ofrecen...

"...El tiempo pasa, no se detiene,
lo sé y le grito, no me obedece,
porque es que, el tiempo, da mil reveses
y cuando miras ya está en poniente..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/04/18