domingo, 25 de junio de 2017

RECOGE COMPAÑERO...



Recoge compañero los recuerdos
y déjalos atrás con tu barquía,
tus remos ahora llevan poesía
y bogan hacia el mundo de los cuerdos.

Buscaste en las personas los acuerdos,
la vida con ensueño y fantasía,
querías disponer de la alegría
salvando las piltrafas de los cerdos.

Entiende que los versos de tu pluma
trataron de decir lo que has pensado
igual que el sentimiento que te abruma.

Por eso marcha ya de ese pasado,
separa tu bogada de la bruma,
y encuentra el corazón con que has soñado.

Rafael Sánchez Ortega ©
20/06/17

sábado, 24 de junio de 2017

HAY VERSOS...



Hay versos prisioneros, sin amarras,
que yacen en el fondo del olvido
y esperan ofrecer su contenido
cual uvas deliciosas de las parras.

Hay tiernas melodías de cigarras
que dejan poesía en el sonido,
el canto singular y apetecido
recuerda a los conciertos de guitarras.

Recuerdo una mañana, de verano,
dos ojos que miraban la llanura
tratando de ocultarlos con la mano.

Entonces comprendí que la ternura
brotaba de ese pozo, tan humano,
que surge de tu pecho con dulzura.

Rafael Sánchez Ortega ©
19/06/17

viernes, 23 de junio de 2017

CAMINA EL SER HUMANO...



Camina el ser humano por la vida,
buscando, con gran dosis de paciencia,
el néctar que le brinde su apetencia
y pueda conseguir lo que decida.

No es fácil contener la acometida,
ni el dulce discurrir de la existencia,
sabiendo que en el fondo, la conciencia,
sopesa si es correcta la bebida.

Bebemos y buscamos la cordura,
sabiendo muchas veces, de antemano,
que solo alcanzaremos la locura.

Ocurre que el futuro, tan lejano,
discurre muy veloz, sin cobertura, 
y pronto nos acecha, con su mano.

Rafael Sánchez Ortega ©
18/06/17

jueves, 22 de junio de 2017

SI QUISIERAS...



Si quisieras, de pronto, la luna,
y tuviera la misma en mis manos,
te daría esa imagen de plata
con un beso que fuera a tus labios.

Y si luego quisieras más cosas
trataría de ser tu lacayo,
consiguiendo mil rosas bonitas
y alegrar tu semblante dorado.

Llevaría mi mano a tu frente,
te daría, sin prisa, el regalo,
para luego, mirando tus ojos,
con un beso, a los mismos, cerrarlos.

Tú quizás tomarías la luna
con tus dedos hermosos y largos,
compartiendo la risa divina
en el lecho feliz de tu cuarto.

Si quisieras, un día cualquiera,
encarnar a tu nombre en un árbol,
tatuaría la dura corteza
de ese roble, viril, centenario.

Quedarías, entonces, expuesta
a que el viento vistiera de largo,
a tu nombre desnudo y sin luna
que en el árbol quedó bien plasmado.

¡Qué bonitos son todos los sueños,
y también los que pides rezando,
como aquellos que añoran los niños
y los hombres se niegan a darlos!

Porque todo es factible en la vida,
hasta el viento y la luna bailando,
con dejar que se nublen los ojos
y una mano nos guíe los pasos.

"...Si quisieras amiga mis besos
y, a la vez, compartir tu regazo,
yo sería feliz, con tu risa
y ese amigo que tanto has soñado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/06/17

miércoles, 21 de junio de 2017

UNA VIEJA CASA...



Una vieja casa se ha quedado sola,
mientras el silencio campa en sus paredes,
y las humedades de invierno y verano
sacan los colores mostrando el presente.

Es una figura que vibra y que tiembla
cuando la recuerda la mente con fiebre,
ya que fue la cuna y el nido que un día
acogió aquel cuerpo y su risa naciente.

Y en aquella casa, tal vez la nostalgia,
llegó con la brisa del campo muy verde,
dejando el salitre en los cuartos oscuros
y un toque de ensueño de ahora y de siempre.

¡No sé cuántas cosas pensó al recordarla,
ni sé cuánto tiempo miró los cipreses,
el niño lejano que absorto soñaba,
y el hombre maduro con nieve en las sienes!

Hoy cunde el misterio de nieblas profundas
y atrás queda el tiempo llorando que muere,
por eso la casa resiste con fuerza
las duras galernas y el viento de oeste.

No llores amigo que todo se pasa,
las fuertes mareas que arrastran los peces,
las duras resacas que cambian la arena,
también los suspiros, cansados y ardientes.

Pero si deseas volver al pasado
con rosas tempranas y hermosos claveles,
no dudes entonces y accede sin miedo,
la casa te espera desnuda y sin muebles.

Da un paso adelante, la puerta está abierta,
camina despacio, con pasos solemnes,
revive los sueños que fueron un día
regalo de dioses, vencejos alegres.

"...Una vieja casa se ha quedado sola,
perdida en la aldea, carente de gente,
y tú la rescatas, la llenas de risa,
la ofreces poemas, la sientes, la quieres..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/17

martes, 20 de junio de 2017

LA VIDA CONTINÚA...



La vida continúa
de noche y de mañana,
no importan los inviernos,
tampoco las nevadas.

Por eso resistimos
buscando la esperanza,
trenzando muchos sueños
sin lágrimas amargas.

La vida es un misterio
que llega y nos regala
mil pétalos de rosas
con cardos y alimañas.

Tratando de ser justos,
la vida es lo que pasa,
aquello que se mueve
y excita las entrañas.

En tiempos muy remotos
la vida no era nada,
y el hombre, en el silencio,
esbozo de una causa.

No sabe bien la ciencia
decir cuando empezara,
la vida que tenemos
de forma tan sagrada.

Pensemos que la vida
no existe sin la magia,
y en ella nos hallamos
viviendo con las hadas.

No importan los redobles
de múltiples campanas,
tampoco los cencerros
que ofrecen mil patrañas.

"...La vida es un suspiro,
un grito de las almas,
la brisa de los dioses
dejándonos su nana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/17

lunes, 19 de junio de 2017

AQUELLAS VACACIONES...



Aquellas vacaciones,
que fueron especiales,
dejaron telarañas
con miel y chocolate.

La miel de los recuerdos
guardada cual saudades,
centrada en la nostalga
de tardes y de bailes.

También de los paseos
y juegos por las calles,
amén de las tertulias
en plazas y por bares.

Cacao con buen regusto
en tazas de menaje,
regadas con buen agua
y churros a lo grande.

También aquella gota
del labio, imperdonable,
bajando por el cuello
y luego hacia tu talle.

¡Qué hermosas vacaciones
tan lindas y adorables,
sintiendo entre los labios
un labio con tu sangre!

Bendigo la inocencia
llegada de los mares,
la brisa y el salitre
que acerca a los mortales.

Los cuerpos en la arena,
la mente en otra parte,
las olas en la playa
llegando con donaire. 

"...Aquellas vacaciones
tuvieron un detalle,
en ellas descubrimos
saciarnos como amantes..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/17

domingo, 18 de junio de 2017

DIME SI QUIERES LA VIDA...



Dime si quieres la vida
en soledad y silencio,
o si prefieres bullicio
y percibir el jaleo.

Puede que quieras vivirla
sin que la dicte un maestro,
ni que tampoco te obliguen
a ser del todo correcto.

Porque vivir es hermoso,
siguen los hombres viviendo,
como también los gorriones
y los alegres vencejos.

Pero vendrán golondrinas
con su jovial aleteo,
para marcar los poemas
y allí dejarnos un sello.

Quiero volver a la vida
para buscar el misterio,
ese que oculta la sangre
con gran pasión y con celo.

Tendrás soledad, si quieres,
y hasta el silencio en el pecho,
pero tendrás la alegría
en estos labios sinceros.

Entonces serán tus ojos
para los míos un verso,
y no podré resistirme
para dejarles un beso.

Así empezará un poema
como de niños sedientos,
que andan buscando en la playa
el manantial de sus juegos.

"...Dime si aprecias la vida
y mis abrazos sinceros,
para seguir cultivando
ese jardín de los sueños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/06/17

sábado, 17 de junio de 2017

AUNQUE PASEN LOS AÑOS...



Aunque pasen los años
y se acerque el invierno,
es difícil que olvides
los susurros del viento.

Esa voz admirable
que llegó desde lejos,
y rozó las mejillas
y bajó por tus senos.

¡Qué suspiros sin nombre
arrancó de tu cuerpo
y también qué pasiones
con lujuria y deseo!

Porque puede que pasen
esos años inciertos,
de febril inocencia
y repletos de sueños.

Pero nada se acaba
a pesar del silencio,
ya que hay brisa marina
y salitre en el puerto.

Deja al viento que silbe
y acaricie tu pelo,
y que así te transmita
ese tinte moreno.

Es por eso que digo
que no olvides al cielo,
ese azul tan celeste
y que auyenta los miedos.

Esa luz que transmite
y nos manda en directo,
hasta el soplo divino
y el abrazo sincero.

Es la eterna esperanza
de encontrar a los versos,
y aspirar el perfume
de la tinta y los dedos.

"...Aunque pasen los años,
aquel roble tan viejo,
sentirá las caricias
que tatuaron tus besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/06/17

viernes, 16 de junio de 2017

PERO SIGUE BUSCANDO...



...Pero sigue buscando en el camino
la paz tan perseguida y anhelada,
la estrella que te sirva de almohada
y el faro que ilumine tu destino.

Quizás encontrarás algún molino
pendiente de la brisa tan ansiada,
también la Dulcinea enamorada
salida del Quijote y de un buen vino.

Aunque puede que alcances la manera
de rozar con tu mano el firmamento
si consigues auparte en la escalera.

¡Bella escala que aguardas el momento
de subir al poeta a la frontera
para allí sonsacar su sentimiento!

Rafael Sánchez Ortega ©
11/06/17

jueves, 15 de junio de 2017

NO SÉ SI EN LAS BODEGAS...



No sé si en las bodegas del infierno
existen los claveles de la vida,
así como la guinda prometida
y todo el sambenito sempiterno.

Es fácil adentrarse en el invierno
dejando en el otoño, confundida,
al alma que perdona y que no olvida
y todo con un toque tan fraterno.

Vivimos aspirando a la ternura
en medio de recuerdos y nostalgia
que rayan, a su vez, en la locura.

Por eso nos acosa la neuralgia
en medio de un dolor que nos tortura
sumiendo al corazón en gran cardialgia.

Rafael Sánchez Ortega ©
10/06/17

miércoles, 14 de junio de 2017

UN PÁJARO POSADO EN UNA RAMA...



Un pájaro posado en una rama
y el eco primoroso de su voz,
formaban la perfecta sinfonía
del sueño perseguido con ardor.

Llegaba su tonada a los oídos
dejando mil saludos para el sol,
venían con el viento y con la brisa
las notas plañideras de ilusión.

Afuera, entre los prados, las cigarras
sacaban sus arpegios al calor,
y un coro de preciosas margaritas
dejaba su blancura al corazón.

El bosque donde estaba nuestro árbol
guardaba los pinceles del pintor,
y el pájaro, posado en aquel roble,
así nos devolvía su emoción.

Llegados a este instante, en un momento,
no pude resistir tanto candor,
entonces recordé que las anjanas
salían a bailar con el dragón.

Volvieron torbellinos a la mente
y el mundo se quedó sin su reloj,
pararon las agujas, un instante,
y el tiempo se olvidó de la razón.

Llegaron Campanillas de otros bosques,
también los Peter Panes del amor,
y luego, Blanca Nieves, de paseo,
trataba de encontrar su Robinsón.

Pero eran entelequias de la mente,
migajas de un presente y una flor,
eternas mariposas de los sueños
volando en un presente y sin adiós.

"...Un pájaro posado en una rama
mostraba su silueta con fervor,
cantaba poesías y romances
llevando a todo el bosque su pulmón..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/06/17

martes, 13 de junio de 2017

PASAMOS POR LA VIDA...



Pasamos por la vida
y somos un momento,
fracciones de un segundo,
cual mácula del tiempo.

Pasamos y vivimos
beodos de recuerdos,
pensando en el pasado
y ajenos a lo eterno.

Vivir es algo hermoso
en medio del misterio,
que emana de la vida
y vuela por los cielos.

Se van las ilusiones,
las risas y los versos,
se corren primaveras
y llegan los inviernos.

Un día, en el camino,
los pasos detenemos,
miramos adelante,
la meta está muy lejos.

Atrás están las huellas,
los pasos tan inciertos,
las risas infantiles
y muchos de los sueños.

Ahora, en este instante,
es paz lo que prefiero,
la brisa inmaculada
que alivie mis anhelos.

Se quedan los poemas
anclados con mil besos,
y en ellos, los mensajes,
salidos de mis dedos.

"...No puedo remediarlo,
y es todo lo que tengo
vivir la poesía
y amarla, es lo que quiero..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/06/17

lunes, 12 de junio de 2017

RECONOZCO...



Reconozco que estaba equivocado
al buscar, en la vida, mi camino,
ya que un día nací, con el destino
extendiendo en la tierra su cayado.

Es por eso que ahora me he quedado,
silencioso y un tanto sorprendido,
por haberme fijado y comprendido
que la senda era el fruto del pecado.

No te ofendas lector ni te sonrías
al leer la palabra, malsonante,
que trasforma las noches por los días.

Ten en cuenta que soy un caminante
que buscaba en la vida su "mesías",
sin saber que era ya mi acompañante.

Rafael Sánchez Ortega ©
07/06/17

domingo, 11 de junio de 2017

QUIZÁS...


Quizás por lo que sigue
cesaron las visitas,
la casa abandonada,
balcones sin cortinas...

Recuerdo, en otro tiempo,
con gracia esas visitas,
pasteles en la mesa,
cafés y mantequilla.

Por eso quiero hablaros
del tiempo de visitas,
aquellas que de niños
llenaban de alegría.

Las rosas en la mano,
(regalo de visita),
dos besos en la frente
y luego unas caricias.

¡Qué tiempo el de los niños
buscando las visitas,
y en ellas los encuentros
de juegos en pandilla!

Visita a los abuelos
que pronto repetías,
también a tíos ricos
que daban calderilla.

Visita a primos bordes
mostrando chulería,
y hermanos y cuñados
del padre de mi vida.

Por eso yo renuncio
ahora, a las visitas,
no quiero más agobios
ni usar tantas mentiras.

"...Quizás por la experiencia
prescindo de visitas,
y vivo en el silencio
pasando de puntillas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/06/17

sábado, 10 de junio de 2017

ES DE DÍA...


Es de día y ya tengo que marcharme,
levantar a mi cuerpo de este lecho
y dejar en el mismo los temblores,
la pasión y el sudor con los recuerdos. 

Porque llega la luz de la mañana
y la noche abandona los deseos,
aunque sea en la piel adormecida
y en sudor, por los poros ya bien secos.

Es de día me digo en un segundo
recogiendo los gotas del silencio,
rebañando los últimos suspiros
y el susurro del labio tan hambriento.

Porque quiero llevarte en mi costado
y que seas la esencia de mi pecho,
esa llama que gime y que palpita
y que corra, en mis venas, con su fuego.

Es de día princesa tan preciosa
y no quiero alejarte de mis sueños,
ni romper ese manto, inmaculado,
que conduce tus pasos hacia el cielo.

Porque tienes la gracia de tus ojos
y también la batuta entre tus dedos,
para dar ese toque tan divino
y la luz que desvele los misterios.

Es de día, me digo nuevamente,
mientras pongo las piernas en el suelo,
avanzando, sin prisa, a la ventana
a mirar a las barcas en el puerto.

Porque sé que es el tiempo de avanzar,
de marchar de tu lado como el viento,
y buscar las raíces de mi tierra
y en la misma otra mano y embeleso.

"...Es de día y de pronto ya amanece,
la alborada nos deja su lamento,
y las almas, vencidas las pasiones,
volverán a la vida sin sus besos...·

Rafael Sánchez Ortega ©
05/06/17

viernes, 9 de junio de 2017

SERÁS...


Serás la quinta esencia de mi vida,
el beso recibido sin rubor,
la tinta de la pluma de mis versos
la llama que me excite la pasión.

Serás esos latidos de mi sangre
el pétalo y la rosa del crisol,
la perla que recoja de tus ojos,
la piel enfebrecida y, con razón.

Serás esa saliva de mi boca
la miel y fantasías del amor,
serás ese galope en las arterias,
que llega como hermosa tentación.

Serás esos océanos sin nombre,
la espuma y el salitre con rumor,
el labio que me deje la sonrisa
la piel estremecida bajo el sol.

Serás la musa eterna de mis letras,
el eco que me lea con tu voz,
el néctar con el verso de tus labios,
la lluvia que me traiga tu sudor.

Serás la peregrina de mis sueños,
el viaje en una barca y sin patrón,
serás en ese viaje la amazona
buscando entre mis brazos el candor.

Serás cuando la noche nos embriague
el sueño con la nana y la canción,
la mano que desnude mis sentidos,
la estrella contenida en una flor.

Serás en el silencio de los cuerpos
el viento huracanado y el ciclón,
serás ese gemido y el suspiro
que cambie las agujas del reloj.

"...Serás la quintaesencia de mi vida,
la seda y el perfume de mi olor,
serás esa memoria irreverente
que siempre guardaré en mi corazón..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/06/17

jueves, 8 de junio de 2017

HOY ME ENCUENTRO DIVAGANDO...



Hoy me encuentro divagando en el silencio
de una tarde que se muestra torticera,
es por eso que no alcanzo la escalera
y sin ella no distingo ni conciencio.

La escalera, de verdad, que reverencio,
es la misma que me dijo que corriera,
que avistara tus pisadas y dijera,
a tus ojos, el amor que reverencio.

Pero puede que cegara la tontuna
a un humilde corazón desamparado
y le diese por buscar solo a la luna.

Cuando vuelves, sin querer, a ese pasado
te das cuenta que has perdido la fortuna
y el valor de compartir lo que has soñado.

Rafael Sánchez Ortega ©
03/06/17

miércoles, 7 de junio de 2017

PASÉ...



Pasé junto a tu lado, en un instante,
volviste en un segundo la cabeza,
vi un halo de ilusión, quizás tristeza,
saliendo con rubor de tu semblante.

Fue un dulce resplandor, tan deslumbrante,
que el mismo me privó de tu belleza,
la nota de ternura y de pureza
quedó, de esa manera, vacilante.

Me fui sin preguntarte qué pasaba,
y así me consumía en la tortura
tratando de indagar qué te faltaba.

Pensaba, sin pensar, en mi locura,
y el loco corazón, que a ti te amaba,
perdía, sin querer, la compostura.

Rafael Sánchez Ortega ©
02/06/17

martes, 6 de junio de 2017

QUISE BUSCARTE...



Quise buscarte, pero era tarde,
tus pasos se perdían en la distancia
y solo unas huellas me hablaban de tu marcha,
de aquel paseo incierto por la orilla de la vida
haciendo marionetas y cabriolas en el tiempo,
mientras sorteaba baches y badenes 
y hasta pisaba baldosas que salpicaban a las almas 
con las gotas de lluvia.

Un violín rasgaba el aire 
y dejaba unas notas lastimeras,
como ayes arrancados del ayer
y del mañana.

Detuve mi paso y seguí tu imagen invisible
tras la niebla.
Habías estado allí y ahora no estabas,
y aunque sabía el rumbo y el lugar
hacia el que ibas, no pude seguirte:
¡no podía ir tras tus pasos...!

La música llegaba mezclada
con aquel otro sonido escapado
de la lluvia del alma. 
El violín se encargaba de ello
y volcaba la tristeza en el corazón
que escuchaba en silencio.

A lo lejos volaban las gaviotas
mientras las olas llegaban a besar la arena 
de la playa.
Unos niños jugaban con los cubos y las palas
intentando sacar el agua de un pozo 
que la mar había dejado 
e intentaban llenar, con ella, 
el pozo de un castillo construído
con sus manos.
¡Qué ironía de la infancia...!

Los acordes del violín parecían
esas ondas, que las olas, nos ofrecen
cuando llegan a la orilla
coronando con su estela blanca y amarilla
que parece que adormece los sentidos.

Y allí estaba yo, mirando al infinito,
buscando entre el silencio roto, 
por la música y la resaca, 
esas huellas imposibles,
esa figura desvanecida ya, aunque cercana,
que había pasado por aquí,
que habría mirado como jugaban los niños,
que escucharía, con atención, el violín con sus gemidos
y el rumor de las resacas,
y que quizás hubiera tenido la tentación
de cerrar los ojos y tomar el"viejo cometa"
de sus sueños para hacerlo volar, 
y que subiera al cielo,
llevando la sonrisa y los besos multicolores
de un corazón inocente y enamorado...

...Quise buscarte, pero la música seguía sonando
y solo me hablaban de ti aquellas marcas en la arena
y unos pasos;
esos pasos ya difusos,
en los que estaba y se encontraba
tu retrato y mi reflejo.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/06/17

lunes, 5 de junio de 2017

ME ROZARON TUS LABIOS...



Me rozaron tus labios
con un beso de plata,
y, a la vez, tus pupilas,
me dejaron sin habla.

Fue un instante, tan solo,
un suspiro sin pausa,
que creí que tenía
una rosa en el alma.

Pero aquellos momentos,
hoy, quizás con nostalgia,
se renuevan y vuelven
en la eterna distancia.

Eres tú con el néctar,
la princesa soñada,
y también Blanca Nieves
en el bosque de hadas.

Es hermosa la vida
que se bebe y se pasa,
como un vino sin nombre
y que dentro se guarda.

Porque calma rencores
y los odios aguanta,
a pesar de la envidia
y mentiras amargas.

Es, tal vez, en los versos
donde está la esperanza,
donde late la vida
y su tinta se explaya.

Y es así que, en los campos,
volverán las cigarras,
a lanzar sus canciones
cual preciosas tonadas.

"...Me rozaron tus labios
y quedé sin palabras,
porque allí me robaste
la canción de una nana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
31/05/17

domingo, 4 de junio de 2017

SOY UN BORRÓN...



Soy un borrón en medio del poema,
un tragaluz en medio de un candil,
un altavoz que espera la palabra,
y un orador mascando regaliz.

Pero también soy hombre que confiesa,
el alazán que corre muy feliz,
un cormorán secándose sus alas
y el tulipán que tiembla en su vivir.

Y a más y más soy hombre vagabundo
un ajedrez sin dama y con alfil,
el capataz que baja del andamio
y el fiel rufián que sube a su rocín.

Sigamos pues la lista preceptiva
y el carrusel que debo de cumplir,
soy el que soy, lo digo sin tapujos,
desde el magenta al verde tan añil.

Soy un Don Juan envuelto en la sotana,
un mazapán pasado y siempre gris,
el alcanfor que ahuyenta la polilla
y aquel baúl que vino un mes de abril.

No dejo atrás la prueba de los nueve
con la lección que debo definir,
soy, como tal, un vago sempiterno
y soy doncel leyendo en un atril.

Soy una flor perdida en la espesura,
un gavilán buscando codorniz,
y soy así, veleta, sin saberlo,
del mirador oscuro del jardín.

Pero, al final, soy uno más cualquiera,
y como el tren que marcha a ralentí,
el capitán sin barco ni navío,
y un coronel sin patria a quien servir.

"...Soy un borrón en medio de las letras
que sin dudar no llega ni al latín,
pero sí soy el verso enfebrecido
de un corazón que intenta sonreír..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/05/17