viernes, 23 de noviembre de 2012

CUANDO LOS GORRIONES SE HAYAN IDO...


Cuando los gorriones se hayan ido
y enmudezca el bullicio de la casa,
entonces sentiré lo que he perdido,
el fuego y el calor junto a la brasa.

Es fácil emitir hasta un gemido
como hace el esqueleto y su carcasa,
del viejo galeón que yace hundido,
ajeno al aparejo y a la nasa.

Necesito un abrazo fuertemente,
dejando su caricia en mi costado.
Preciso que mi amor irreverente
se junte con el tuyo desbocado.
Entonces sentiré como el torrente
se mezcla con el río enamorado.

Rafael Sánchez Ortega ©
23/11/12

12 comentarios:

  1. Unos gorriones que han traído a la mente del poeta la nostalgia de unos brazos que rodeen su cintura.Bella tambioén la imagen del galeón hundido.

    Saludos Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jerónimo por tus certeras apreciaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Siempre es un placer leerte amigo Rafael...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digo lo mismo India Rebelde.
      Besos también para ti.

      Eliminar
  3. Hace falta la otra persona para llenar los rincones vacíos de alma y del cuerpo.

    Buenas noches y buen fin de semana.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánta razón tienes Ana, seguro que sí...!
      Besos también para ti y feliz fin de semana.

      Eliminar
  4. HOLA RAFAEL
    PRECIOSO POEMA, ES DE LOS QUE TANTO ME GUSTAN: LOS CLÁSICOS. UN SONETO PERFECTO.
    UN BESITO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luján. El soneto es siempre clásico y permite encerrar en sus catorce versos, todo lo hermoso de nuestros sentimientos.
      Un beso y feliz fin de semana.

      Eliminar
  5. Preciosos símbolos,que nos abocan a ese tiempo de madurez y nostalgia...a esa necesidad de calor y cariño...Cuando los gorriones se hayan ido,vendrán otros,que anunciarán la primavera y el espíritu volará de nuevo...renacido.
    Mi gratitud y mi abrazo por compartir esta belleza,Rafael.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, M.Jesús, porque los gorriones, precisamente ellos, son eternos, no suelen mudarse, de ahí la metáfora.
      Un abrazo en la noche querida amiga.

      Eliminar
  6. Excelente soneto, Rafael, envuelto en el abrazo acariciador, protector y tierno de tus versos
    Feliz tarde

    FINA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la sombra protectora de los gorriones, Fina, esos que inmortalizó el poeta sevillano que leímos en nuestra infancia.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar