jueves, 10 de enero de 2013

NO PIENSES, TAN SIQUIERA, QUE ENVEJECES...


No pienses, tan siquiera, que envejeces,
la vida es un absurdo, una entelequia,
un puente entre el ayer y entre el mañana
y el paso tan sutil de las esperas.

Porque esa interrogante de la vida
nos marca con un hierro en sus promesas,
nos dice con suspiros vacilantes
los hitos a seguir tras unas huellas.

Y vamos convencidos al destino
marcando nuestros pasos por las sendas,
ajenos al aroma del salitre
del mar embravecido que despierta.

Seguimos a pesar de temporales
en medio de bonanzas y tormentas,
si acaso, manteniendo la esperanza
del pan que nos aguarda en la despensa.

Despega ya la arruga de tu frente
y busca en los confines de la ciencia,
la voz que te susurre unas palabras,
y el alma que se altere ante su oferta.

Verás que los procesos de la vida
contienen realidades muy auténticas,
la marca inconfundible de una mano,
la tinta con profunda transparencia.

Verás en los cuadernos esos gritos
dejados por los dedos del poeta,
el puente entre el pasado y el futuro
y el hoy que nos regala tantas perlas.

Es fácil que te ciegue la avaricie
y pienses en laureles y prebendas,
en seres e ideales que trazaron
los sueños que cegaron tu conciencia.

"...No pienses, te repito, que envejeces,
y vive el día a día cuanto puedas,
la vida es este instante, este segundo,
y siempre será así, aunque no quieras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/01/13

32 comentarios:

  1. Sera siempre así. Nada podemos cambiar, los años pasan y no regresan, sólo nos queda la ilusión, los sueños y la esperanza de envejecer dignamente.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que nada podemos cambiar, (o sí), pero debemos vivir intensamente cada segundo que pasa.
      Un abrazo María Rosa.

      Eliminar
  2. es mejor vivir sin pensar y sin mirarte en el espejo
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se puede vivir sin pensar, Recomenzar...?. Si es así dime la fórmula, porque el pensamiento creo que es inherente a nuestra forma de vida.
      Un beso y feliz día.

      Eliminar
  3. Here and now is all you've got!
    Me encanta que alguien me recuerde que no piense en envejecer. A veces uno siente, como dice la cancion, que la vida es un soplo...
    Bello Rafael
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces tenemos que decírnoslo a nosotgros mismos Natalia y esa es la mejor manera de vivir con más fuerzas y más ganas en cada momento.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  4. Oye, pues eso. Nada de pensar en envejecer, que eso no es posible para quiénes la vida tiene siempre algún aliciente, alguna meta.
    Bueno, ahora resulta que te nos has vuelto filósofo. Está muy bien. No está mal recordarnos de vez en cuando que somos aves de paso y que hay que mirar las estrellas sin perder de vista los caminos.
    Un abrazo, miguiño, creo que es el poema que más me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me hacen sonreír tus comentarios y no, no me he metido filósofo, ya que no es lo mío, aunque en su tiempo leyera a Kant, Nietzsche, Platón, y un largo etcétera.
      Este poema salió así, quizás, porque en Navidades leí una novela de un escritor canadiense con un alto contenido filosófico y debió quedar guardado ese poso en el subconsciente.
      Un abrazo Aurora y feliz día también para ti.

      Eliminar
  5. El tiempo no existe parea el Alma. Por eso, no importa la arruga.
    Has escrito un precioso poema, con mucha musicalidad. Con palabras que cantan el leerlas en voz alta.
    Precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, en que el tiempo no existe para el alma, Celia y así debe de ser.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  6. Envejecer en cuerpo pero nunca,nunca en alma,Rafael.Eso es lo más importante.
    Una delicia leerte.
    Besos inmensos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se envejece físicamente, Morgana, y eso es inevitable, pero no debemos dejar que espiritualmente envejezca el corazón.
      Besos también para ti.

      Eliminar
  7. ¡Qué gran consigna esa de vivir el momento, Rafael! me encanta este poema, y aunque es difícil no pensar en las evidencias, estos versos son todo un canto a la vida y a sus "procesos tan auténticos"

    Mil gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te la han dicho alguna vez, María, como a mi y a tantos de nosotros.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo y feliz tarde querida amiga.

      Eliminar
  8. Es mejor pensar en el dia a dia, simplemente. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Alicia, es mucho mejor.
      Besos en la tarde.

      Eliminar
  9. Que otra cosa es la vida sino una eterna batalla contra el olvido...
    Pero de los años y las arrugas... Mejor olvidarse!!!!!!
    Es muy, muy bueno!!!

    Beso
    Ivo

    ResponderEliminar
  10. La vida es un beso y un suspiro, fugaz o eterno, depende de quién y de dónde, pero estoy contigo acerca de los años y las arrugas, mejor olvidarse y más de las del alma.
    Besos para ti.

    ResponderEliminar
  11. Vivir el día a día, el presente, los instantes, sin pensar en el futuro ni lo que vendrá, porque aunque la piel se arrugue el alma queda intacta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso deberíamos hacer para dar más intensidad a la propia vida María.
      Un beso en la noche.

      Eliminar
  12. el día a día es el mejor regalo que nos ofrece la vida

    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. La vida es como un sueño, tal vez un abrir y cerrar de ojos, por ello es importante no dejarla pasar de largo.

    Lindo mensaje, Rafael!

    Besitos de mariposa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un aleteo de mariposas, Diana.
      Besitos para ti.

      Eliminar
  14. El tiempo es algo relativo,es cierto.El pasado ya no tiene remedio.Y el futuro ya llegará él sólo,sin llamarlo.
    Lo que cuenta es el momento actual.Es un buen consejo el que nos dejas con este buen poema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Jerónimo, siempre tan positivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Envejecemos cuando empiezaa doler la memoria, o cuando dejan de importarnos las cosas y las personas, pero mientras tengamos la capacidad de sonreir y de amar, somos jóvenes.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces Ana, no perdamos nunca esa "capacidad de sonreír y de amar", para seguir siendo siempre jóvenes.
      "Besicos" también para ti.

      Eliminar
  16. Rafa me cres que lograste emocionarme no sabes lo que me llegó tus letras han sido un bálsamo para mi alma a pesar de que me siento vieja a mis 49 años pero jooo no importa si aparento 40 como dice la gente yo me sient a vece suufffffffffff bueno nada no sigo hablando amigo solo graciasssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss, besos desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes hablar y escribir lo que quieras Beatriz, pero estoy contigo en lo de la edad. Hay personas jóvenes que se sienten mayores y hay ancianos que siguen siendo niños, todo es una cuestión de como uno se sienta, como tú dices, por ello debemos seguir en esa infancia dorada, con los sueños a flor de piel y sintiendo el latir de la vida.
      Un abrazo desde mi cantábrico.

      Eliminar
  17. Rafael,cuando hemos sido conscientes de ese espíritu,que necesitaba belleza,cultura,sentimientos...vida y le hemos ido dando lo mejor...El corazón no envejece se siente fuerte,sincero y generoso...El espejo nos prueba siempre y nos va contando el paso del tiempo...pero eso no importa tanto,mientras estemos lúcidos e intentemos el vuelo con las alas del sentimiento.
    Me gusta tu poema por su madurez y sentimiento.
    Mi abrazo inmenso y sé feliz,Rafael.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  18. Eso es lo que debemos intentar siempre, M.Jesús que el corazón no envejezca a pesar de la edad.
    Gracias por tus comentarios, siempre tan agradables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar