domingo, 2 de febrero de 2014

DE NIÑOS NOS LLEVABAN A LA IGLESIA...


De niños nos llevaban a la iglesia
a rezar en los bancos silenciosos,
y lo hicimos siguiendo la rutina
a pesar de sentirnos ya muy solos.

Eran años de angustia y de penumbra
de atizar en la lumbre los rescoldos,
de buscar en las calles calderilla
e ilusiones perdidas por los otros.

Esos hombres de rostro impenetrable,
corazones de duro soliloquio,
intentaban llegar a una esperanza
y una luz que alumbrara bien sus ojos.

Yo viví esos tiempos que ahora narro
y recuerdo momentos angustiosos,
junto a otros cargados de alegrías
y tan llenos de música en el fondo.

Resonaba la música en la bóveda
que escapaba de nieblas en el coro,
y formaba ese cántico celeste
que llegaba cual brisa hasta nosotros.

Recorría la piel y los sentidos
y temblaban las hojas de los olmos,
mientras yo proseguía en el silencio
ante el eco impaciente de los locos.

Era el hambre, sin duda, lo que hacía
que sintiera esa voz y esos antojos,
esa dulce promesa imaginaria
de obtener las migajas y el socorro.

Pero el hambre acuciaba los sentidos
y era igual al aullido de los lobos,
ese duro gemido que a lo lejos
taladraba los huesos sin decoro.

"...De niños nos llevaban a la iglesia
a rezar y expresarnos como loros,
pero yo rescaté, de ese silencio,
al Amor que buscaba tan hermoso..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/01/14

26 comentarios:

  1. Que lindo todo, pero el final me capturo los sentidos unidos en uno amigo!!!

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esa visión que me dejas Paty.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  2. Parece que vuelvan esos años...ojalá que no.
    Me ha encantado.
    Buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque sea un contrasentido, a veces se añoran Carmen y quizás por lo que tenía de especiales y mágicos, a pesar de todo.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  3. Gracias Rafael por tus bellos versos...pasa que ahora ya no somos tan niños,todo lo dejamos atras menos el amor que nunca muere.
    feliz domingo
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto Marina por suerte y desgracias, pero así es la vida.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  4. Qué bellos recuerdos los de la niñez... Aunque en ocasiones se pudiera pasar mal...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Amigo Rafael, tienes el don de sorprenderme siempre, y esta vez compones un poema sobre un tiempo que conozco muy bien, además como bien te dice Paty Carvajal -con mucho acierto- el final es la guinda. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco. Sabía que reviria ese "tiempo pasado".
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  6. Recuerdo esos tiempos, Rafael. Las sábanas frias de algodón, las interrogantes sin respuesta,las manos callosas de los adultos, la temprana risa, etc.
    Yo no los añoro, ciertamente.
    Me encantó, muy especial para mi.
    Un abrazuco, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero independientemente de su parte oscura fueron unos tiempos mágicos galleguiña, o al menos eso creímos, ¿no es cierto?
      Un "abrazuco" querida amiga.

      Eliminar
  7. costumbres heredadas
    el templo , los ritos, la memoria

    buen domingo Rafael
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempos pasados Ely, eso es todo.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  8. ¡¡¡Hola -Rafael!!!

    Tú eres una mina con un manantial que emana bellísimos versos. Que, además van contando bellamente la realidad vivida de antaño. Nos llevaban si, nos llevaban a la Iglesia a rezar... Cero que no era nada malo! Al contrario, nos enseñaban a hacer el bien no a robar. Hoy los llevan a la taberna a enseñarles a beber, es una herencia poco o nada grata.
    Pero que bueno que rescataste o rescatamos muchos, del silencio, el Amor bello que se buscaba.

    Ha sido un placer.
    Te dejo mi gratitud y mi estima.
    Un beso y feliz domingo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marina y creo que es bueno rescatar esos retales que marcaron nuestras vidas, para bien o para mal, hoy, en un tiempo, felizmente superado.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  9. Había algo espectral desde luego.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Rafael que bello si y bien hiciste rescatar lo hermoso poema lleno de añoranzas que nos invita a reflexionar y recordar muy bello amigo un abrazo fuerte desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustaran esos versos Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un evocador poema para quienes vivimos aquellos tiempos.Vemos ahora su dureza, pero en la infancia, la inocencia lo teñía de ilusiones.
    Si has rescatado el Amor, es algo grande, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así debemos verlo Fanny, como unas vivencias que permanecen en el recuerdo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Vivencias duras que pasastes,
    pero que dejaron una enseñanaza que solo tú
    puedes conservar, esos rostros frios que
    muchas veses molestan porque para mi
    eso no es vocasión, es más obligación.
    Pero algo de alegría provocaba ese coro con sus voses celestiales.
    No soy de las iglesias, si de rezar, es bueno
    y alivia el alma...
    Sigue con lo que rescatastes, el amor
    que te inculcaron con cariño esos
    seres que solian llevarte a rezar
    pero no como loros sino como algo maravilloso.
    Me gusto esta entrada Rafael,
    te dejo un beso enorme..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo se pudo aprender Mary, y eso es lo interesante, como bien dices.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  13. Aquellos tiempos dejaron su huella, que aún vuelve de vez en cuando en el recuerdo...Lo importante es que ese niño no muera y renueve continuamente su fé, su esperanza y su amor por la vida, Rafael.
    Mi felicitación y un beso.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente que así es M.ªJesús.
      Un abrazo.

      Eliminar