viernes, 30 de marzo de 2018

UN ÁRBOL SE NOS MUERE...



Un árbol se nos muere
en medio de este campo,
sus ramas hoy vacías
mil frutos nos brindaron;
recuerdo las manzanas
con un sabor amargo,
preludio de la sidra
brindada con el vaso,
recuerdo que de niño
buscaba este manzano,
subiendo por sus ramas
muy ágil, como un gato,
pero ahora, en el otoño,
es justo lo contrario,
las ramas ya se doblan
sin frutos y con daño.

Un árbol se nos muere
y no quiero llorarlo,
prefiero su recuerdo
al paso de los años,
y vivo aquel instante
de siega, en el verano,
la sed nos acuciaba
los cuerpos muy sudados,
y al árbol acudíamos
tal vez, de rato en rato,
su sombra refrescaba
lo cual era un milagro,
los dedos, temblorosos,
hurgaban por el alto
buscando entre las ramas
el fruto tan preciado.

"...Un árbol se nos muere
y quiero denunciarlo,
se va con él la vida
y un verso inacabado..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/03/18

2 comentarios:

  1. Hermoso poema. Y dice tanta verdad, como duele los árboles que se mueren y con ellos los gratos momentos vividos a su sombra.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, María Rosa, aunque es ley de vida.
      Un abrazo.

      Eliminar