martes, 5 de junio de 2018

EL VIEJO CAPITÁN...



El viejo capitán está dormido
y sueña, en esta tarde, con sirenas,
con olas y con mares muy revueltos
y noches persiguiendo a las estrellas,
los ojos soñolientos se han cerrado
y acusan un poquito de tristeza,
quizás por el cansancio de los días
pescando y tripulando su trainera,
el pulso del besugo, intermitente,
el pancho y la lubina tan inquieta,
y puede que elevando el aparejo
un bello salmonete apareciera,
también esa merluza, con el congrio,
sacados de las playas y las nieblas,
las cuerdas con anzuelos bien cebados
con restos de bocarte y de sal muera...

El viejo capitán está viviendo
recuerdos de este tiempo que se cierra,
instantes compartidos día a día,
con otros compañeros en la pesca,
por eso ya descansa en esta tarde
y trata de subir por la escalera,
la misma que le lleva hasta los cielos
en busca de las nubes y cometas,
sencillas ilusiones, con su magia,
en niños, y con hombres que las crean,
de seres con las almas muy sensibles
que buscan su destino en las mareas,
y en esto el capitán duerme tranquilo,
navega por el mar, como él quisiera,
ajeno a los dictados de los faros,
sin brumas, temporales y galernas...

"...El viejo capitán está presente
y vive intensamente lo que sueña,
el mar, con su velero y el salitre,
la pesca, sin cesar, y las costeras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/06/18

20 comentarios:

  1. Es una lluvia de emociones y pasados... un cofre de tesoros que brillan al destaparlo.

    "Vive intensamente lo que sueña" me ha encantado, amigo Rafael.

    Mil besitos para tu día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por fijarte en ese verso, Auroratris.
      Besos y feliz noche.

      Eliminar
  2. Y qué bendito tesoro vivir y sentir esos sueños que nos hacen sentir dichosos y plenos…

    Precioso poema, mi querido Rafael… Bellamente melodioso y rebosante de luz…

    Bsoss y abrazos enormes, y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Ginebra-
      Abrazos en la tarde-noche también para ti.

      Eliminar
  3. Quien pudiera vivir los sueños... Besos al alma, muak... Pau

    ResponderEliminar
  4. Que poema más apropiado para ese capitán en su velero , viviendo sus sueños de esas faenas en su mar , bonita forma de contarlo .
    Felices sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campirela.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  5. bBlla melodía en tus versos....saludos

    ResponderEliminar
  6. Entre su memoria reviviendo su historia como escenas por su cabeza, llenos de magia tus versos y de hazañas , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La vida en el mar, claro, debe tener grandes sacrificios a la vez de preciosas recompensas. Yo amo el mar, pero pisando la tierra, aunque a veces dar una vuelta me atrae.
    Bonitas expresiones y evocaciones en tus versos amigo. Bello amor por el mar!
    Besos azules para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Paty.
      Besos con salitre en la tarde.

      Eliminar
  8. Ese viejo capitán, navegando en el bajel de su propia vida, como cáscara de nuez con timón y timonel. Ese capitán que evoca los mares ya surcados, los polizones descubiertos, las velas que desplegaron en los viajes de antaño, que siguen transcurriendo en él. Ese capitán de su vida, sin bitácora ni anclas, para aterrizar el las playas de un pasado que tejer. Sin despreciar horizonte pequeño, sabiéndose dueño de su propio ayer.

    Precioso, siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Albada Dos, lo has dibujado perfectamente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Yo creo que tú tienes mucho que ver con ese viejo capitán, que sueña entre romances los recuerdos y vivencias propios de su vida.
    Y como soñar es vivir, yo también me subo a ese barco para pescar versos y peces.
    Bueno Rafael, gracias por tu comentario; esta semana estaré en Ajo, soñando con las musas, las olas, la ría y el cielo.
    Algún día ¡quién sabe! igual nos encontramos por casualidad por ahí cerca, ya que suelo ir a San Vicente pero no a pescar, sino a comer y pasear por el puerto.
    Un bello romance marinero y de ensueño

    Te envío un abrazo poeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Juan y espero y deseo lo pases bien por esta tierra que tan bien conoces. Ya sabes que en San Vicente tienes las puertas abiertas y es posible que coincidamos en algún momento.
      Un abrazo Juan.

      Eliminar
  10. Nos gastamos la vida , pero aún quedan mares de recuerdos ¿Verdad Rafael?

    ResponderEliminar