jueves, 8 de septiembre de 2011

NO ES PRECISO...


No es preciso que repiquen las campanas,
ni que griten las estrellas buenos días,
ni que apaguen las farolas las linternas,
ni que jueguen las sirenas con la brisa.

No es preciso que soñemos hoy despiertos,
que manchemos nuestras manos con la tiza,
que busquemos Dulcineas en la Mancha
ni que corran Rocinantes sin la silla.

No es preciso que libremos hoy batallas,
que mezclemos nuestros llantos con sonrisas,
que contemos mil secretos a los cielos
ni que queden marchitadas tantas vidas.

No es preciso que reniegues del pasado,
ni que temas a la sombra de la encina,
ni que busques un septiembre muy florido
cuando pides la limosna en una ermita.

No es preciso que te mientas como antaño,
ni que sufras y que sangres por tu herida,
ni que sientas el susurro de las hayas
cuando cantan a las Hadas tan bonitas.

No es preciso que se fundan dos pasiones,
ni que crezcan en el campo margaritas,
ni que vuelen por el aire las alondras,
ni que queden las miradas embebidas.

No es preciso renunciar a ser amado,
ni que dejen en tus labios mil caricias,
esos labios que te buscan y te encuentran,
deseosos de tu sangre compartirla.

No es preciso que se tracen estos versos
y con ellos lo que siento se transmita;
sólo quiero que el silencio los acoja
y que alegren tu mirada y tu pupila...

...No es posible contener tantos suspiros
sin que el alma del poeta esté dolida,
y quizás por eso mismo se confiesa
y nos deja en el dolor, su poesía.

Rafael Sánchez Ortega ©
10/09/11

1 comentario:

  1. ¡Este me ha encantado!¡Transmite mucho! Un abrazo :)

    ResponderEliminar