domingo, 15 de noviembre de 2015

BUSQUÉ EN SILENCIO SUS MANOS...


Busqué, en silencio, sus manos
y volví con su sonrisa,
labios finos, transparentes
como un verso en la pupila.

Porque sus dedos de seda
eran pura poesía,
eran palabras y letras,
que salpicaban la vida.

Eran la luz y el misterio
de la más pura alegría,
para dejar en las almas
unos claveles con rimas.

Dicen los sabios, ancianos,
que lo que importa es la brisa,
para acercar el nordeste
con su ternura y caricias.

Busqué, en silencio, unas manos
y me encontré con las mías,
manos que ofrecen reflejos
de las batallas perdidas.

Pero el temblor, en el alma,
es una cosa sencilla,
dedos que curan y cosen
un corazón que palpita.

Un corazón, simplemente,
que se desangra y te mira,
mientras espera con ansia
una mirada tranquila.

Y así le rozan, tus dedos,
con la paciencia infinita,
para llevarle el cariño
y esa palabra precisa.

"...Busqué, en silencio, tus manos
para besarlas, mi vida,
y tú me diste mil besos,
para alegrarme, así, el día..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/10/15

24 comentarios:

  1. Rafael ...no pueden ser mas sublimes y hermosos tus versos...quizas es que hoy todos estamos tristes...Francia llora en poesia...
    abrazos fuertes a este domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces es una coincidencia, Marina.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  2. ¡Cúantas sensaciones maravillosas nos pueden regalar esas manos del ser amado...!

    Feliz domingo, Rafael.

    Fina

    ResponderEliminar
  3. Benditas manos protagonistas de todos nuestros sueños.
    Un poema muy romántico Rafael.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que todos hemos soñado y escrito sobre ellas, Joaquín.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Precioso poema, Rafael, delicado y elegante.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Verónica.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Buscaste sus labios su sonrisa,
    y su corazón se desplomó.
    Buscaste en silencio sus manos para besarlas y encontraste sus besos... su corazón...
    Y para siempre quedaste en él.

    ¡Belleza y poesía pura!!!

    Besos Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que veas así mis versos, Daphnelaluna.
      Besos en la noche.

      Eliminar
  6. Buscaste sus manos y te encontraste con sus letras, con sus sonrisa, con las acuarelas de sus dedos pintándote caricias.

    Un beso de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, María.
      Un "beso de seda" también para ti.

      Eliminar
  7. las manos tienen su propio y preciso lenguaje
    una delicia de quien sepa interpretarles

    abrazos

    ResponderEliminar
  8. Un canto a la ternura de unas manos enamoradas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hay en el fondo de este romance algo más que poesía delicada y profunda. Y creo no equivocarme,

    Te envío un saludo Rafael-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esa visión tan acertada, Juan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. uuuff me gustaría que esa manos me encontraran este duro y obligado silencio jope me dolió lo que dije uuff profundo y hermoso poma amigo un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Bea.
      Un abrazo desde el Cantábrico.

      Eliminar
  11. Rafael, todo un homenaje a las manos de los seres queridos y las manos de la vida, que cada día nos acarician con sus brisas, sus colores y sus elementos naturales...Mi felicitación y mi abrazo madrileño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, María Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar