miércoles, 6 de abril de 2016

UN DÍA AMANECÍ...


Un día amanecí con la sonrisa
ausente de mis labios y mi cara,
y entonces pregunté: "a dónde has ido
eterna compañera de mi alma".

No obtuve la respuesta a mi pregunta,
tampoco supe bien, donde lograrla,
así que me marché por esos mundos
un poco entristecido por su causa.

Buscaba la sonrisa, en todas partes,
por calles, por senderos y cañadas,
incluso pregunté a los peregrinos
si habían compartido aquella gracia.

Sus rostros cenicientos respondían,
cansados, sudorosos, sin palabras,
y entonces les dejaba, en el silencio,
siguiendo otros caminos para hallarla.

De pronto apareciste, en mi destino,
preciosa Cenicienta reencarnada,
llevabas la sonrisa entre tus labios,
la misma que mi pecho preguntaba.

No supe qué decirte, en ese instante,
y entonces te seguí, mientras andabas,
veía tus caderas sugerentes
tus piernas cimbreantes, descaradas.

Miraba tu melena estremecida,
bailando por tu cuello y por tu espalda,
la brisa, del nordeste, y su misterio
besaban tus mejillas y tu cara.

Y entonces te detuve, sin pensarlo,
quería tu sonrisa y tu mirada,
trataba de robarte, con mis labios,
el beso y la pasión que me embargaba.

"...Un día amanecí, con la sonrisa,
perdida entre sopores y legañas,
y tú me devolviste su hermosura
dejando en mis oídos una nana..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/03/16

20 comentarios:

  1. Buenos días desde clase...románticos tus versos de amor...
    Un abrazo en este miércoles.
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Marina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. una nana tan bonita que ahí va mi sonrisa :)

    ResponderEliminar
  3. Parece un bello cuento...
    Un abrazo y linda tarde de miércoles, Rafael
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias sinceras, Fina.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  4. Qué bueno encontrar la sonrisa de manera inesperada,feliz y tan poética.
    Me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que así sea, Marinel.
      Besos.

      Eliminar
  5. Amanecer con esa sonrisa es una bendición celestial.

    ResponderEliminar
  6. No hay mejor despertar que el encontrarse de frente con la sonrisa del ser amado.
    Dulce despertar que no nos podemos permitir cuando es e despertador el que nos llama.
    Qué vida esta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Tecla, aunque también me dejas una sonrisa con tus letras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hablo mucho en poesía... pero tus versos me arrullan en llanto...a tu lado leyendo con ternura.
    abrazos

    ResponderEliminar
  8. Existirá un gesto mas universal que una sonrisa,perderla es marchitarse pero encontrarla de esa manera pone color a la vida.
    Abrazos Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que así lo veas, América.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. sabes algo ? bueno mejor no uufffff, solo decirte que la sonrisa es mi arma, es el arma de todos los que aman la vida la sonrisa siempre es un regalo así en el dolor, siempre es un regalo , precioso amigo un abrazote desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que esa sonrisa continúe siempre en tus labios y corazón, Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar