domingo, 23 de octubre de 2016

AUNQUE NO LO SEPAS...


Aunque no lo sepas
te estaré esperando,
en aquella plaza
junto al banco blanco.

Llevo en mi recuerdo
siempre tu retrato,
con tu cara dulce
y ese pelo largo.

Luego tengo el néctar
rico de tus labios,
y aquel beso eterno
que te di al sellarlos.

Eres fantasía,
como un sueño claro
y por eso quiero
sentir tu regazo.

Sentir tus pupilas
cuando estés mirando,
buscando a los ojos
que te quieren tanto.

Por eso repito
que estaré al cuidado,
de que vengas pronto
hasta el dulce banco.

Tendrás lo que quieras,
te daré mi mano,
y una rosa roja
con violeta y nardo.

Serás la princesa
que estoy esperando,
de esa novelita
del vecino rancio.

"...Aunque no lo sepas
te quiero y te amo,
mariposa linda,
que llegas volando..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/10/16

16 comentarios:

  1. hermoso el amor y la poesía. Feliz domingo
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marina.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  2. Bonita declaración de amor.
    Que la lea!

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tu poema si que es una lindeza.
    Feliz tarde de domingo Rafael.
    Abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. No me había dado cuenta de este interés que sentías por mí, Rafael.
    Me acercaré a esa plaza y buscaré ese banco blanco que dices para ver si es verdad lo que sospecho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonrío y te doy las gracias Tecla.
      Un beso en la noche.

      Eliminar
  5. Bonito, verdaderamente bonito estimado Rafael, es una hermosa oda al amor... dan ganas de hacer una balada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te inspire así, Rafael.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Rafael: Divino poema que llegan al corazón, palabras simples pero profundas. Que siempres conserves ese aire enamorado. Un abrazo, amigo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así mis versos Mercedes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Un poema lleno de ternura y romanticismo

    Abrazo, Rafael

    Fina

    ResponderEliminar