miércoles, 9 de noviembre de 2016

LA VIDA...


La vida es un instante entre dos sombras.
Se nace de una noche de misterio,
se parte hacia otra noche insobornable
y en medio está la vida con sus miedos.

Pero es en este tiempo donde vives,
temblando, muchas veces, por ser ciego,
el puente que transcurre de tu vida
que pasa lentamente y ya es recuerdo.

Rebosas de sonrisas muy diversas
y quieres ofrecerlas con tus besos,
sabiendo que la vida es un instante
un hilo, sin color, del viejo péndulo.

Te miras y remiras cada día
y clavas tu pupila en el espejo,
tratando de encontrar otra figura
y no la que refleja bien tu cuerpo.

Quisieras ser el centro de las sombras
y ser el cancerbero de ese cielo,
por ser protagonista de tu vida,
y el hombre que mesaba sus cabellos.

Pero algo te refrena en los impulsos
y nubla tu mirada con recelo,
no sabes el origen ni el destino,
y viajas por un puente, ya en su centro.

Te olvidas de que existen mariposas
y manos que te buscan con sus dedos,
las mismas que besabas hace poco
y aquellas que salían a tu encuentro.

Te olvidas que la vida es poesía,
que todo lo que nace ya está muerto,
y sigue renaciendo en cada letra
por medio del poeta en el cuaderno.

"...La vida es un instante entre dos sombras,
surgiendo, en la primera, como el viento,
se pasa por un puente con mil pautas
que lleva a la segunda, sin remedio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
31/10/16

6 comentarios:

  1. Profundo poema, Rafael, toda una reflexión poetizada.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así mis versos Verónica.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Rafael no hay nada mas hermoso que el don de la vida por ello con risas y llantos hay que vivirla en profundidad precioso amigo , dulces sueños he disfrutado de tu trabajo

    ResponderEliminar
  3. Pues que nos siga llevando por ese puente, Rafael... y sin remedio.
    Un abrazo y feliz miércoles.

    ResponderEliminar