domingo, 21 de enero de 2018

BEBÍ LA COPA...



Bebí la copa de sabor amargo
y entonces supe que marchabas lejos;
era un iluso por quererte tanto,
era un idiota por ansiar tus besos.

Pero no importa, me dije a mí mismo,
la vida pasa, el temporal acecha,
siente la brisa que mueve a los lirios,
siente la sangre que llevan tus venas.

De todas formas si buscas la luna
observa en el cielo y mira la noche,
verás su cara sin niebla ni bruma
verás, si quieres, su cuello y escote.

Si notas que el cuerpo está muy cansado
regresa a tu casa y vuelve a la cama,
es fácil que encuentres allí el descanso,
es fácil que sueñes y duerma tu alma.

Rafael Sánchez Ortega ©
21/01/18

12 comentarios:

  1. Un poema muy apropiado para ver lo que realmente importa , y dejar de lado lo banal , mejor dejarlo y regresar al hogar.
    Un abrazo y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el fondo del mensaje Campirela.
      Un abrazo y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  2. Creo que en el amor no hay ningún iluso:Se ama"sólo eso
    Si luego sale adelante,bien,si no,al menos has sabido lo que es ese sentimiento
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. uuufff tu último verso pos si mejor regreso a mi cama, gracias por lograr que siempre, tus melodías tan tuyas , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Bea.
      Un abrazo desde el cantábrico.

      Eliminar
  4. La vida pasa y como dices, es mejor regresar y descansar. Abrazosa

    ResponderEliminar
  5. La magia del amor siempre ahí, en el pecho.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Impresionante la fotografía!
    Ese veneno del que habla el poema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carmen, una casualidad la imagen.
      Un abrazo.

      Eliminar