martes, 24 de abril de 2018

SE VA LA TARDE...



Se va la tarde y te pido perdón. 

Lo sé, 
me da verguenza decirlo
pero quisiera poder parar el tiempo
para poder rectificar y olvidar el pasado.
Sí, olvidar el pasado y dejar esa página
limpia en mi conciencia
que pueda recibir la brisa del nordeste
y cubrir la alfombra dorada
de tus pasos en una nueva primavera. 

Te pido perdón con sinceridad
y con tristeza, por la alegría perdida,
y lo hago sabiendo lo mucho que recibí
de ti, 
sin pedir nada.
Hoy veo aquello que me diste 
y entiendo que no fue una limosna,
ni unas migajas para apagar 
el hambre y la sed de un alma sedienta,
ya que la verdad venía con tu entrega,
con aquellos detalles que tenías
hacia mi persona,
con las palabras, las caricias,
los sueños y el amor.

Pero en aquel entonces, 
yo quería la verdad,
necesitaba la verdad,
buscaba mi verdad,
y creí que, la verdad, no estaba ahí, 
en ti y en tu persona;
confundí tu entrega con esa limosna
que se da al necesitado
y sentí lástima de mí mismo,
ya que tus palabras no me llegaban
de la manera que yo quería
y sí las imágenes distorsionadas
en un caleidoscopio irreal
que salía de mi fantasía.

¡Qué pequeño puede ser el hombre
cuando le ponemos al lado de una montaña,
y qué grande si le comparamos 
con una hormiga!
y así mismo puede ser grande 
el amor egoísta, cuando no cabe
en el alma,
cuando la desborda,
y es pequeño cuando está contenido
en un suspiro 
y un poema.

Pero creo que me dejo atrás
algo importante,
algo de lo que te pido perdón
nuevamente,
y quisiera leer en tus ojos que sí,
que me perdonas,
ya que aquellos días, 
en que creí estar enamorado, 
pensé en mí, quizás en demasía,
y soñé como nunca he soñado
metiéndote a ti, en mi vida,
en las fantasías juveniles
de aquellos años,
y aunque luego te lo contaba,
te estaba forzando, sin darme cuenta,
a que fueras partícipe,
a que compartieras aquellos sueños,
a que los hicieras tuyos
y eso es algo que, hoy creo, 
no fue justo.

Entonces vivía al día, 
casi diría que lo hacía segundo
a segundo,
y en mi egoísmo, quería que tú
estuvieras conmigo, 
en mis latidos,
en mis suspiros,
en mis sueños...

¿Y tú?, 
me digo hoy,
¿acaso pensabas igual?
...No te lo pregunté 
y nunca te di la oportunidad
de que me dieras tu respuesta,
dando por sentado que era así,
que aceptabas mis sueños
y compartías mis ilusiones
y fantasías.

Por eso ahora te pido perdón,
cuando se va la tarde, 
cuando el día se acaba,
cuando el tren ha pasado
y el último vagón se pierde
en la distancia
y entre las sombras;
y me digo,
que no fue justo querer imponerte
un sentimiento que nunca debió llegarte 
de esa manera
y que si existía, 
como yo pensaba y creía,
tú debías analizar y valorar
en sus justos términos
y nunca bajo la presión emocional
de un soñador.

Espero que me entiendas y perdones,
en esta tarde que acaba,
cuando las estrellas tiritan en el cielo,
como mi alma lo hace ahora,
y unas lágrimas afloran, 
sin querer, en las pupilas.

Rafael Sánchez Ortega ©
21/04/18

12 comentarios:

  1. Si algo parecido, así fuera en unas pocas palabras me lo dijeran ahora, es seguro que a mi corazón volvería la calma robada.
    A veces amamos de una forma total pero somos radicales y buscamos que la otra persona lo haga igual y quizás nos quiere, pero lo hace a sus formas.
    Duele, Rafael, cuando el amor es tan grande que termina sofocando el tuyo y a ti con él.
    No estoy segura si lo he interpretado bien, pero ha sido como una radiografía para el alma.

    Mi beso y mi abrazo, te cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ame, has interpretado el fondo que subyace en el poema. Gracias por ello.
      Un beso y cuídate tú también.

      Eliminar
  2. Hola Rafael, este poema es producto de tu imaginación creativa, pero siento que es muy personal, y muy hermoso por cierto... cualquier humano lo puede sentir como suyo, esos sentimientos son muy humanos, cuantas veces se nos ha ido la tarde sin pedir perdón...
    Un placer leerte.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Carmen, es la ventaja de la poesía, que podemos escribir y cualquiera puede sentirse identificado con los versos, como bien dices.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Rafael, ahora cuando la tarde se acaba, tus palabras nos llegan a todos como una oración, que asciende al cielo pidiendo clemencia...Desde este presente miras el pasado y comprendes aquel momento y aquellos sentimientos...La madurez es evidente y te hace grande y generoso en tus versos.
    Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos, o casi todos, tenemos alguna parte de esta escena reflejada en el escrito María Jesús. Gracias por tus palabras tan sinceras.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  4. Bella poesía y concuerdo con tu comentario anterior, te dejo un saludo.
    Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Paula.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Amigo hoy tu poema carta ha reflejado muchos sentimientos y verdades , cuando el amor es tan fuerte nos olvidamos de la otra persona no pq no la amemos al contrario es tal el amor que damos por hecho que siente los mismo que uno y no dejamos a veces respirar ...darse cuenta es importante pq si de ama lo entenderá ..me gusto mucho ese perdón pq salió de adentro con toda la sinceridad de querer ser perdonado ..
    Muy bueno gracias por compartirlo ..Un abrazo y felices sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Campirela.
      Un abrazo y linda noche.

      Eliminar
  6. Tremendo, emocionante, tu poesía es una de esas declaraciones que así como rasgan las palabras y los versos por sus verdades, también sanan heridas aunque sean muy antiguas. Doy fe que así es!!!
    Tu intensidad me embargó amigo. Mucha vida en tus letras.
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así estos versos Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar