viernes, 20 de julio de 2018

HAY DÍAS...



Hay días en que veo en el espejo
una cara que no es la mía,
una imagen, que es extraña,
y sin embargo me saluda,
como si me conociera de siempre,
unos ojos que interrogan el cristal
intentando darle forma y contenido,
y unos labios que se estiran y se encogen
deseando balbucear unas palabras.

Pero yo, plantado ante el espejo,
no sé qué responder ni que decirle,
así que me enjuago la boca,
tomo el cepillo de dientes,
abro la pasta
y doy comienzo a ese proceso
de limpieza.
Luego vuelvo a buscar el espejo
y, poco a poco, parece que la cara
toma forma,
y en ese rostro que ya me es un poco familiar,
puedo adivinar una peca
que se esconde en su mejilla,
aunque si miro fijamente 
seguro que no la veo.
Pero es igual.
Puede ser la miopía de mis ojos
que, sin gafas, 
se desplazan, vagabundos,
por el mundo de los sueños, todavía.

Es inútil intentar que la razón
me devuelva al nuevo día,
que salude al personaje imaginario
que se esconde en el espejo
y que salga del sopor
y las legañas de la noche.

Como un ciego, sin bastón,
voy andando hasta la ropa,
que me pongo,
para andar en la mañana,
y lo hago de una forma controlada
e instintiva.

Tras calzar mis zapatillas deportivas
salgo afuera de la casa
y recibo la caricia de la vida,
con los cantos de las aves
y la brisa que acaricia mis mejillas.

Hay un "hola" que se escapa
de mis labios, 
respondiendo a tanto halago,
y esa misma sensación acelera
los latidos de mi pecho.

Doy mil gracias a la vida
y también a cada instante
que me deja,
y es entonces que recuerdo
a la persona del espejo,
a ese rostro, en apariencia,
tan extraño,
y sonrío al recordarlo.

Es la sombra de ese ángel de la guarda
que camina a nuestro lado
y no lo vemos, 
que despierta con nosotros, 
que se mira en el espejo,
que bosteza y que sonríe
y hasta da "los buenos días",
en un gesto sin palabras... 

Rafael Sánchez Ortega ©
13/07/18

10 comentarios:

  1. Todos llevamos un alma pegada a la nuestra, un ángel que nos sonríe.

    Bonita manera de presentarnos al tuyo, amigo Rafael.

    Mil besitos en la noche y muy feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver a ese ángel a través de mis letras, Auroratris.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  2. Tu poema me ha sacado una sonrisa , he visto un reflejo de simpatía que creo que todos tenemos al mirarnos al espejo , que no nos identificamos jjjj y si es recien levantados ni te cuento ...esa es mi nota de humor a la primera parte ..
    La segunda es más mística y cierto es que nuestra sombra nos acompaña a allá donde vamos y ese ángel de la guarda que nos guía siempre por el buen camino ...
    Un poema muy completo y perdona pero la saque la nota de humor que ví en él.
    Buenas noches y feliz viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campirela, y además me gusta esa "nota de humor" que le has puesto a tus palabras.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  3. Que bello Rafael me has emocionado, ese ángel de la guarda sé que nos cuida aunque anda ultimante ocupado :(

    yo tambien doy mil gracias a la vida
    aunque nos muestre sus tormentas
    y se nos haga a veces la misma
    cuesta arriba ...

    Un beso y pasa buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Cora.
      Un beso y feliz fin de semana.

      Eliminar
  4. Yo creo que siempre nuestro reflejo nos habla, nos mima y consuela, pero nos hace detener y reflexionar y aveces no queremos mirar en ese espejo, precioso amigo , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ese alma gemela que nos mira desde el espejo. Un poema con enormes dosis de reflexión.

    Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar