miércoles, 18 de julio de 2018

VA PASANDO LA VIDA...



Va pasando la vida lentamente
y el niño del ayer, vive el futuro,
basado en un presente tan oscuro
que duda en caminar correctamente.

El hombre, (y niño ayer), que ve el presente,
se muestra como el ser ante un conjuro,
reniega por su fe de tanto muro
e intenta resistirse a la corriente.

Quisiera rescatar aquella mano,
surgida en una infancia, ya lejana,
tan llena de cariño y de ternura.

Quisiera en esta etapa, del verano,
vivir de una manera más cercana,
la eterna primavera, en su locura.

Rafael Sánchez Ortega ©
11/07/18

8 comentarios:

  1. tiene que tener fe y seguir adelante
    dejar de pensar en el niño, pero llevándolo dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es lo mejor, Doris.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Soneto precioso. El niño que habita en nosotros hay que dejarle que salga de paseo a menudo, por no enterrarlo

    Me gustó mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no se marche nunca ese "niño", Albada Dos.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar