viernes, 20 de septiembre de 2013

EN UNA TARDE...


En una tarde nueva,
preludio de una noche,
las luces se retiran
hurtando los colores.

Nos dejan las tinieblas,
las sombras uniformes,
los sueños de los niños,
las nanas de los hombres.

Se van las melodías
que oyeron nuestras voces,
y quedan en el aire
el eco de mil sones.

Se van ciertos testigos
ocultos en faroles,
dejándonos siluetas
en rejas de balcones.

En una tarde oscura,
con sombras muy veloces,
un hombre junto al árbol
miraba el horizonte.

Veía las tinieblas
llegando en gran desorden,
y en ellas el abrazo
de un cielo que se esconde.

Un cielo que se pierde,
que para los relojes,
que duerme con los niños
y pide sus favores.

Un cielo que a las gentes
seduce con sus dones,
y engaña con quimeras
que acaban en dolores.

Más siempre hay un respiro,
un sueño de las doce,
un beso de la brisa
y un labio que lo acoge.

"...En una tarde fría
un árbol le responde,
al hombre solitario
y al niño de las flores..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/09/13

24 comentarios:

  1. Precioso, lo describes con mucha belleza.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Misterio. Un beso también para ti en la noche.

      Eliminar
  2. las tardes frías calan, se hacen piel viva y sal en los labios
    pero aún en ellas nos sentimos vivos...

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Y eso es lo verdaderamente importante Ely.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Esa tarde fría,
    que responde al hombre
    y a ese niño, el cual
    más desee esa respuesta.
    Es lo que mantiene viva
    la esencia de esta noche.
    Muy lindo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visión y comentario Claribel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que belleza Rafael, que cadencia, que melodía. Me encantó!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que veas así estos versos Natalia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Trasladas muy bien el ambiente descrito al lector, me gustó y me dejó pensando junto a ese árbol...

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que todos, alguna vez, hayamos estado pensando junto a un árbol parecido Juan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hay tinieblas muy acogedoras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. En una tarde fría la piel busca beber en el fuego del amor.

    Bello poema, Rafael

    Feliz tarde para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Fina, supongo que es tal y como describes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Siempre hay un respiro y siempre está ahí la esperanza para que nos abracemos a ella cuando la tarde se vista de negro.

    Un placer Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debemos de perder nunca esa esperanza Jerónimo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Rafael siempre tus versos a pesar de la tristeza o melancolía lo haces con una dulzura, frescura y melodía que nos dejas dulcemente abrazado a tus versos gracias de verdad!!, un abrazo y feliz finde desde mi brillo dle mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguir mis versos Beatriz. Un abrazo y feliz fin de semana también para ti desde el cantábrico.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho la luz de esta poesía , y también la poesía que yace en la foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás me inspiré en ella Amapola. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Lástima, son las doce y cuarto, ha pasado el respiro, así es la vida...
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Amando, así es la vida y muchas veces cambiamos, sin darnos cuenta. ese respiro por un suspiro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. hasta la nostalgia se nos pierde en el tiempo, pero nos aún nos sobra vida para exprimir tantas cosas buenas y el fruto de tantos sentimientos. ¡Qué hermoso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Elisa, debemos exprimir cada segundo que reste para seguir apurando el néctar de la vida.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar