martes, 15 de octubre de 2013

TE ESCRIBO CADA NOCHE...


Te escribo cada noche en un poema
y siento que se ahogan las palabras,
se quedan reducidos a cenizas,
los sueños de unas llamas en el alma.

Se queda el corazón entristecido,
carente de esa chispa que le falta,
se muere la alegría en un instante
y se hace más lejana la distancia.

Es fácil que las flores se marchiten
y broten otras ramas de nostalgia,
aquellas que la niebla las confunde
y buscan claridad por las ventanas.

Hay casas soñolientas que rezuman
eternas sensaciones de resacas,
no hay mares en sus techos y paredes,
y faltan los salitres y las algas.

Pero hay la sensación inenarrable
de un algo que se omite y que se escapa,
quizás es la pasión de los sentidos
o puede que el abrazo y la mirada.

Rezuman emociones sin descanso
y brotan, sin querer, algunas lágrimas,
se ocultan los gemidos en los labios,
se cosen corazones con mordazas.

...Y entonces, cuando el alma está sin vida,
resurge la respuesta de la nada,
el grito enfurecido sale afuera
y surge un remolino en las entrañas.

Golpean  los timbales en los pechos
y anuncian a los hombres la batalla,
avisan del peligro de Cupido,
y quieren combatientes en las lanzas.

Más hay un generoso combatiente
que deja en las trincheras sus migajas,
los versos recogidos día a día,
las flores de unos labios marchitadas.

Y deja el corazón en sus poemas,
que escribe con la sangre que le mana,
la misma que se escapa de una herida
causada por la flecha envenenada.

Y queda en aquel campo su cuaderno
cubierto de cenizas y de escarchas,
tapado con el manto del olvido
y a salvo de rapaces y alimañas.

Quizás en otro tiempo, no lejano,
un nuevo corazón sienta esa rabia,
rescate, en los escombros y en el lodo,
los versos y poemas que allí aguardan.

"...Te escribo cada noche en un poema
y lo hago tembloroso y sin metáforas,
a ti, mi corazón, que tanto quiero,
eterno confidente de mis causas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/10/13

26 comentarios:

  1. Esa voz que salta de adentro cuando el alma esta sin vida y que a veces salva...o no...
    Un abrazo, como siempre un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Natalia. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo y feliz martes.

      Eliminar
  2. ¡Hola, Rafael!!!

    ¡Es precioso, >precioso lo que escribes! Con tan profundo sentir.
    Nos dejas unos versos exquisitos que llegan al alma con esa claridad tan bella de tu mente -rebosante de nostalgia, escribiendo cada noche a ese corazón que tanto quieres que tanto amas, siendo confidente de tus causas... Eres un pedazón de Poeta.
    ¡Y, le dedicas a tus versos tanta pasión, hay tanto amor en tus letras! Que, es siempre un inmenso placer pasar a leerte. Mi Enhorabuena, amigo.

    Te dejo mi gratitud, mi estima y abrazo afectivo.
    Que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ese comentario tan extenso que me dejas Marina.
      Te dejo un abrazo y mi amistad, deseando tengas una linda semana.

      Eliminar
  3. Estas bellas letras llegarán sin duda a su corazón e inundaran de alegría su alma.
    Un abrazo.
    efe{LL}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Siempreefe y espero que así sea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un poema que va cobrando fuerza, con ecos de esperanza, "cuando el alma está sin vida (...) y surge un remolino en las entrañas",

    un saludo y buena semana,
    Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Juan.
      Un abrazo y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  5. Un poeta en cada palabra, un poeta en todo el sentimiento; sensibilidad ... Poeta.
    Lines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Lines.
      Un abrazo y feliz día poeta.

      Eliminar
  6. Se puede tener, en lo más profundo del alma, un corazón cálido, y sin embargo, puede ser que nadie acuda a él ( Vincent Van Gogh).
    Profundo y tierno, tu sensibilidad toca mi alma, Y humildemente te regalo un fragmento de un poema que quizás algún día publique:
    Corazón perdido
    Corazón hambriento
    no lavaré mis vestiduras
    tu sangre, preciosa
    canta sólo para mí
    corazón cautivo
    corazón hambriento
    Corazón, ahora, solo mío…
    Cariños....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oriana por tu comentario y esos preciosos versos que me has dejado y que espero encuentren ese otro corazón que tanto ansían.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  7. cada noche un poema, cada noche un sentir...

    besitos Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cora. un besito también para ti.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias por verla así Amapola.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Si no fuese por esa fuerza interna que nos empuja, amigo Rafael...

    Feliz tarde

    Fina

    ResponderEliminar
  10. Y mientras sea que lo escriba sigue amando. A veces, con dolor de ausencia. Otras con gloria de presencia; pero amando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el amor debe ser el faro y el objetivo a seguir, "a pesar de las galernas..."
      Un abrazo TriniReina.

      Eliminar
  11. Es precioso...

    Triste, muy triste; pero lleno de sentimiento y de vida; porque la vida es eso, puro sentimiento.

    Son unos versos bellos y muy intensos. Llegan al alma.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Misterio por apreciar así este poema.
      Un beso infinito también para ti.

      Eliminar
  12. versos tristes y sentidos sin embargo tu ffinal es esperanzador y donde quedaron nuestros sueños uuff precios amigo un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por apreciar así mis versos Bea.
      Un abrazo desde el cantábrico.

      Eliminar
  13. escribirle al propio corazón es una forma de exorcizar los dolores del día y hacer planes para nuevas jornadas

    besitos y buena jornada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ely, seguro que es tal y como describes en tu comentario.
      Un beso en la noche.

      Eliminar