jueves, 19 de junio de 2014

CON EL PASO DEL TIEMPO...



Con el paso del tiempo vino, a mí, la paciencia,
a dejarme su gracia y su excelso primor;
y calmaron los nervios su febril inocencia
inundando mi alma con la paz y el candor.

Con el paso del tiempo aprendí muchas cosas
que los hombres sonríen, a pesar del dolor,
que hay riqueza y miseria entre lirios y rosas
y también hay otoños con brillante color.

Con el paso del tiempo pude ver la distancia
que separa a los bosques del jardín y la flor,
y también esa arruga, que con gran abundancia
nace pronto en la frente del vecino pastor.

Con el paso del tiempo fui capaz, en la vida,
de mirarla a los ojos y hasta oír su rumor,
porque todo renace y se cura, en la herida,
de los niños que sueñan con un mundo mejor.

Con el paso del tiempo se perdió la mirada
el rubor tan intenso con el brillo interior,
porque todo termina con el hombre y la azada
que camina hacia casa y se seca el sudor.

Con el paso del tiempo ya no sé lo que pienso,
si mi vida es tranquila o si voy a peor,
pero noto tu vida, y con ella el incienso,
que desprenden tus ojos, con profundo rubor.

Con el paso del tiempo se cerraron mis labios,
y lloraron los cielos sin apenas clamor,
se acabaron los besos tan cercanos y sabios
que tenían tu esencia y también tu licor.

Con el paso del tiempo vuelvo a ti, viejo roble,
doloroso y furtivo a pedirte un favor,
que me lleves contigo a ese reino tan noble,
donde un día los sueños, me entregaron su amor.

Rafael Sánchez Ortega ©
10/06/14

20 comentarios:

  1. Hay un proverbio árabe que dice: “Cuatro cosas hay que nunca vuelven más: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada” si lo analizamos, sabemos quedos de ellos no tienen solución, en cuanto a la palabra hablada, aunque deje su huella, se puede rectificar y en cuanto a la última yo diría que cuando hay amor, la distancia y el tiempo no importa, lo que importa es cuanto tiempo se está dispuesto a soportar su ausencia para ir en busca de su presencia.
    Cariños…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón igual que esos proverbios árabes que citas Oriana.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  2. Buenos dias Rafael...el roble alli sigue siempre espera ,al amor ...el no se va si no le cortan para siempre.
    Un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes bien como son los robles de nuestras tierras Marina. (Y suelen retoñar...)
      Un abrazo y feliz jueves.

      Eliminar
  3. Es una sabia petición y legítima.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Con el paso del tiempo llega la sabiduría...y nos convertimos en "viejos robles"que calla, saben y guardan dentro de si los sueños y el recuerdo mágico del cielo, amigo...Mi felicitación y mi abrazo por tu buen hacer y cercanía.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario M.Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tremendo poema! Haciendo memoria de lo que se ha perdido, pero también ganado.
    Y los robles ya sabemos que siempre atienden a lo que les pedimos, :)
    Un largo abrazo, querido Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más gracias galleguiña.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  6. El roble se quedo con el recuerdo, para cuando lo necesites.Bello ese paso del tiempo.
    Te deje un comentario ayer y no lo veo, quizás fue cosa de blogger, ayer iba muy lento.
    Un abrazo y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus letras Carmen. En cuanto al comentario que dices quizás no quedó grabado, anda mal blogger últimamente.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  7. El paso del tiempo nos va dejando huellas y lecciones...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. y tú me querido amigo con el paso del tiempo escribes mas bello , dices con el pasar del tiempo se llega la paciencia uuffff me detuve en ese verso caramba a veces yo no la tengo y me hace tanta falta y es un final mágico y lleno de esperanza por ese amor uuuu fff precioso amigo , un abrazote dulces sueños desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el paso del tiempo nos hacemos "mas viejos", eso es evidente Bea, pero quizás también aprendemos a saber dosificar nuestros sueños.
      Un abrazo y feliz día querida amiga.

      Eliminar
  9. Gracias amigo por tu visita a mi blog y dejar tu huella en letras.
    un gran abrazo
    Marina

    ResponderEliminar