lunes, 19 de octubre de 2015

SUENAN LEJANOS TAMBORES...



Suenan lejanos tambores
entre la brisa y la bruma,
y en ellos van los recuerdos
con su infinita ternura.

Si es para bien, se conservan,
como una lata de frutas,
si es para mal, se retiran,
como si fueran basura.

Porque la música suena
con el timbal y sin duda,
para decir que aquel día
ambos miramos la luna.

Luna que vas y que vienes
por esos cielos sin blusa,
nunca me excites la sangre
al pasear tan desnuda.

Suenan lejanos tambores
por la arboleda profunda,
son los suspiros sin nombre
del trovador sin fortuna.

Ese que busca las huellas
en la libreta, y  su pluma,
va destilando los versos
hasta rozar la ternura.

Porque envolver la esperanza
del corazón es, sin duda,
una actitud de valientes
donde el Amor es dulzura.

Y allí, te veo, conmigo,
en una noche de brujas,
mano con mano soñando,
mientras nos mira la luna.

"...Suenan lejanos tambores
cuando me rozas la nuca,
con esos dedos traviesos
que a mí, me traen la locura..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/09/15

29 comentarios:

  1. Me gustó y me quedé pensando que bueno sería desechar los malos recuerdos como algo que se arroja y no vuelve a molestar. Mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pudiéramos hacerlo seguro que ya estarían todos desterrados, María Rosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Exquisito romance, Rafael.
    Linda semana para tí

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina.
      Un abrazo y lo mismo te deseo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Por el título y el comienzo sí, Carmen.
      Besos.

      Eliminar
  4. Imagen muy chula...un saludo desde Murcia.

    ResponderEliminar
  5. La neblina tiene esas cosas. Y más.
    Abrazos, Rafael

    ResponderEliminar
  6. la última estrofa me resultó super simpática
    con dejos humorísticos
    cuando era niña a mi padre le "pegabamos" en su pelada de nuca jajaja

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que esa estrofa llevara una sonrisa a tus labios, Ely.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Bello romance amigo Rafael,
    Que tengas una buena semana.
    Un abrazo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, y lo mismo te deseo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Una delicia de Romance, Rafael.
    Los tambores y el corazón unidos a la amada y la luna.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. bellos versos y recuerdos a flor de piel
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Tus recuerdos son bellos, de los de guardar para siempre.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que los veas así, Misterio.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Una luna traviesa a ritmo de timbal para reavivar recuerdos.Muy romántico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así mis versos, Joaquín.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Querido amigo te comento, que viajé a esas noches de playa de mi juventud donde los locales del lugar en el medio de la alegría el ron y amigos bailaban tambor alrededor de la fogata y el cielo azul limpio con su luna plateada el mar solo tenía el vestida de su brillo y a mi me suena lejanos recuerdos casi ya olvidados en alguna playa perdida de mi tierra mmm precioso lleno de ternura tu poema un abrazo fuerte desde mi brillo dle mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás yo también haya estado en esos sitios tan bellos, Bea, aunque sea con la imaginación del niño-adulto que leía y releía relatos y poemas.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
    2. que bonito lo que dices que descanses...

      Eliminar
  13. Poder dejar sólo los recuerdos bonitos y borrar aquellos tristes, es de un alma noble, buena y seguramente, llena de poesía. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  14. Bellos tambores, que nos traen vivencias que aún laten en nuestra mente...Y es que el tiempo no existe, todo es un presente continuo, que se va sucediendo como una rueda imparable al ritmo de esos bellos tambores, Rafael.
    Mi abrazo de luz y mi ánimo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, María Jesús, coincido con esas "vivencias" que aún laten en el recuerdo.
      Un abrazo.

      Eliminar