lunes, 13 de marzo de 2017

ATRÁS QUEDABA EL PUEBLO...


Atrás quedaba el pueblo,
la fuente cantarina,
la iglesia taciturna
y el eco de tu risa.

Quedaba todo aquello
prendido en una horquilla,
sujeto por un lazo
y un verso que decía:

"Me quedan los recuerdos,
la voz y tu pupila,
me quedan las estrellas
de eterna poesía.

Me quedan los latidos
del pecho que suspira,
también me quedan besos
y el labio que acaricia".

Atrás quedaba todo
envuelto en la neblina,
los años y el pasado,
la infancia ya marchita.

Pero era inexorable
la hora de la cita,
el tren con sus vagones
llegaba por la vía.

Y a él nos acercamos
subiéndonos sin prisa,
sabiendo que el recuerdo
ya nunca resucita.

Marchamos al futuro
llevando la mochila,
repleta de ilusiones
y frescas margaritas.

"...Atrás quedó el verano,
la juventud de un día,
y ahora, en el presente,
la mar está tranquila..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/03/17

14 comentarios:

  1. Aprendí a dejar atrás todo, pero no los recuerdos.
    Tu poema es bonito, RAFAEL, me haces pensar que todavía sigo siendo una niña con ilusiones.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y nunca dejes de ser niña ya que las ilusiones van inherentes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es que con el tiempo se van nuestras vivencias, el amor que no fue, algunas primaveras... y nos queda una paz que a veces nos atormenta.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Luján, es como dices.
      Un beso en la noche.

      Eliminar
  3. Versos cargados con nostalgia

    Un Abrazo y feliz dia Rafael

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafael: hay una canción en mi país que dice: "Lindo haberlo vivido pa`poderlo contar..."

    hermoso poema.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tiene razón esa letra, María Rosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Los recuerdos tienen que estar ahí siempre, que por algo son recuerdos, lo que hay que saber es organizarlo y dar prioridad al que te endulza el alma, los otros tambien te enseñan lecciones.Me ha gustado ese mar de tranquilidad en tu poema.
    Bss, Rafael.
    Desde ayer Factoría Poética no me actualiza las entradas, algo hice mal...dejaré que se arregle solo.
    Gracias siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Carmen. Espero que pronto se solucione lo de tu Blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Marchamos al futuro con la ilusión siempre puesta por bandera.
    Y es que la vida a pesar de tantos males, siempre está también llena de cosas buenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que siempre tenemos la esperanza en nuestro horizonte Tecla, ¿no crees?
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Rafael ,me encanta la frase que dices cargas la mochila de ilusiones que bonito esa actitud relaja y disfrutas siempre ver el vaso medio lleno versos llenos de esperanza, precioso , ..... en Vzla. tenemos un árbol asi es nuestro árbol nacional se llama Araguaney es igual asi de amarillo precioso , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás es el mismo árbol Bea, ya que la imagen está tomada de la red.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar