viernes, 24 de marzo de 2017

YA PUEDE OSCURECERSE EL UNIVERSO...


Ya puede oscurecerse el firmamento
durmiendo en su burbuja de cristal,
y pueden las estrellas y la luna
salir de su escondite a pasear.

Es fácil que me duerma yo, de paso,
si bebo las delicias del champán,
pero es la condición de los poetas:
"soñar para encontrar su realidad".

Si un día las cigarras silenciaran
el canto que nos brindan con su paz,
entonces las sirenas llorarían
mil gotas de sus ojos con la sal.

¡Bendita Cenicienta, la del cuento,
que pierde su zapato y nada más,
por culpa de las doce de la noche
y un baile interrumpido a su pesar!

Espero que repiquen las campanas
y baje la escalera el sacristán,
que vuelen las gaviotas por el puerto
y remen los marinos por el mar.

En esta encrucijada de la vida
el junco ya se dobla al vendabal,
los pinos, centenarios, de la costa
doblegan, su melena, al huracán.

No busques compasión en el cuaderno,
si acaso la armadura contra el mal,
los versos van saliendo letra a letra
y escriben sus poemas al azar.

Por eso vuelve pronto para casa,
separa la invención de lo real,
comprende que la vida es importante
y entrégate, por siempre, y de verdad.

"...Ya puede oscurecerse el firmamento
robándome la luz de este fanal,
me queda un corazón enamorado
que ansía tus latidos secundar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/03/17

18 comentarios:

  1. MUY ROMANTICOS TUS VERSOS ...COMO EL ESCRITOR...
    GRACIAS POR TU COMENTARIO A PETRARCA PRIMER ESCRITOR DEL SONETO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Marina.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. Me trasladaste a mi niñez con el cuento de la Cenicienta, la de veces que me gustaba leerlo.

    Muy originales tus versos.

    Besos en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de ello, María.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  3. Pues con ese corazón enamorado escuchando el silencio de la noche y el dulce sabor de nuestra piel para qué más.
    La vida es una conjunción de estados esenciales, Rafa.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en todo Tecla.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  4. Y sigamos soñando para versar!

    Mi abrazo ☆ de luz Siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigamos Athenea.
      Un abrazo de luz también para ti.

      Eliminar
  5. uuff no busques compasión uufff... ya podrá oscurecer mi querido amigo Rafael pero tus versos siempre verán la luz del amanecer, precioso!! , un abrazote desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  6. Volver a casa y/o volver al alma, cuando ésta se ha salido de su lugar, siempre nos recompone y devuelve el equilibrio y la sonrisa, más aún si nos espera un abrazo cálido y sincero.
    Muy creativo, me encantó lo de la Cenicienta.
    Besos Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paty, me alegra de que te gustara lo de Cenicienta.
      Besos en la tarde.

      Eliminar
  7. Di, Rafael...La condición de los poetas es soñar para crear y recrear la vida...Para ir construyendo nuestra realidad y la del mundo que nos rodea...Los sueños dan luz y fortaleza al alma.
    Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdi María Jesús, es como dices.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Bien lo dices en este poema, Rafael: soñar para encontrar su realidad.
    Y al punto, pisar de nuevo tierra y seguir escribiendo y viviendo.
    Este poema tiene la reflexión del junco que no se opone al viento, se dobla y resiste para volver a enderezarse.
    Me gustó.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mención al junco es muy acertada Verónica.
      Un abrazo especial.

      Eliminar