viernes, 11 de agosto de 2017

CON EL FRAGOR DEL HUMO...



Con el fragor del humo y la pelea
los ojos, tiernamente, se alteraron,
los labios duramente se curvaron
y el corazón, miedoso, se bloquea.

La parca, crudamente, merodea,
los pájaros, alegres, se callaron,
y mientras unas armas se cruzaron
tratando de ganar en su odisea.

No sabe la razón de esta batalla,
ni sabe el sinsentido de la vida,
el alma que, impaciente, mira y calla.

Y mientras la pelea es esgrimida
como algo necesario, y que soslaya
la necia terquedad, de esta salida.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/08/17

6 comentarios:

  1. Darte los buenos días ...gracias por tu correo.
    tus versos tienen siempre voz ...y llegan al corazón
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Marina. Siempre es un placer leer buena poesía, como la que tú nos dejas.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. El alma impaciente mira , mira la belleza que el poeta recrea. Saludos Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Edith.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  3. La violencia nunca será la mejor salida. Como bien dices, el corazón se bloquea y el alma solo observa los acontecimientos. la violencia lleva al hombre, así gane la pelea... ¡a su propia desgracia!
    Un beso amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué razón tienen tus palabras, Paty...!
      Un beso y feliz día.

      Eliminar