martes, 27 de marzo de 2012

EN EL PRINCIPIO ERA LA OSCURIDAD...





En el principio era la oscuridad y llegó la luz
y la luz se hizo y dio paso a la vida,
y en la vida surgió la evolución natural
y en un momento dado nació el hombre en la tierra.

Pequeño ciclo en el tiempo
y salto enorme en la concepción del universo.
El reloj biológico de la creación
siguió su marcha imparable
y surgieron las noches y los días,
las luces y las sombras,
los cambios climáticos
y hasta el hombre empezó a balbucear
sus primeras palabras...

Así comenzó una nueva era en el proceso embrionario
mediante la gestación, por alteración natural,
de una semilla desconocida y portadora
de algo nuevo y novedoso
que iba a transformar todo lo conocido
hasta entonces.

En el principio era la oscuridad y yo no existía
ni tampoco mis antepasados,
pero llegó la luz y la luz hizo que la vida
cobrara un protagonismo que no había tenido
hasta entonces,
y con la vida florecieron y brotaron las semillas
de las cuales procedo.

Ignoro el tiempo que me queda
hasta que la luz se apague
y vuelva la oscuridad, otra vez,
a ser la dueña del universo,
la protectora con su manto negro de esa nada
indivisible del principio,
la guadaña que corte el fino hilo
que une la vida y el vacío.

Cuando esto ocurra mis ojos se cerrarán
y sellarán sus pupilas
y entrarán en un profundo sueño,
quizás sin tener tiempo a despedirme,
a decir un adiós y a dejar un beso
en esos labios ardientes de la tierra,
de la que procedo
y a donde volveré para siempre.

Rafael Sánchez Ortega ©
26/06/12

4 comentarios:

  1. Y de la oscuridad, con la sóla palabra del Creador se formó todo lo que se ve (incluso nosotros ya estábamos en su pensamiento)...
    Por eso es que hay que ser sabios en ocupar y saber vivir cada minuto que se nos regala.

    Besos, Rafael.

    ResponderEliminar
  2. Cada segundo es importante Maritza, no lo dudes, y a pesar de todo, "merece la pena vivir".
    Besos,
    Rafael

    ResponderEliminar
  3. Quizá tus ojos (y los de todos)se vuelvan a abrir en la luz (o lo que sea) y lo que vivimos sea lo oscuro, quizá lo que vivimos sea un sueño y la realidad sea el siguiente paso.. uff demasiado para un martes. En cualquier caso gracias por estar ahi. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sonrio cuando leo "demasiado para un martes". No creo que sea poco ni mucho Isabel, pero sé que has intentado ver en la oscuridad, como todos.
    Un abrazo en la noche,
    Rafael

    ResponderEliminar