sábado, 31 de marzo de 2012

SI CICATRIZA MI HERIDA...


Si cicatriza mi herida
quizás te vuelva a mirar,
quizás te pida una fresa
con un poquito de sal.

Quizás mi boca reseca
quiera tus labios besar,
mientras que tú, lo que ofreces
es un poquito de pan.

Voy mendigando senderos
entre la sed de llegar,
a la colina lejana
donde se encuentra el corral.

Casa con cuadra y comida,
dulce posada y hogar,
dulce reposo del niño
que ya no lleva pañal.

Lleva coraza y espada
y una mirada fugaz,
para evitar que su pecho
sufra de agudo puñal.

De la palabra traidora,
del comentario falaz,
que con engaños le hiera
en otra herida fatal.

Si cicatriza mi herida
quizás te vuelva a buscar.
porque preciso tus besos
y tu mirada especial.

Esos ojitos tan lindos
con su rubor para amar,
y esa boquita risueña
con su candor de cristal.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/03/12

8 comentarios:

  1. Hay un niño-hombre que busca con ansias esa paz que sólo vendrá después de curar sus heridas, sin duda con el ungüento del perdón lo logrará...

    Hermoso.

    Abrazos, Rafael.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maritza. Un abrazo en la noche para ti.
    Rafael

    ResponderEliminar
  3. Llego de mañana y encuentro este precioso poema que busca paz y amor. como Maritza se que lo encontrarás...
    Es siempre grato visitarte
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  4. "Si cicatriza la herida"...
    El caso es que a veces nos negamos a ello y claro, así nos suele ir...

    Abrazos y fresas en vez de sal

    ResponderEliminar
  5. También es grato leerte y saber de tu visita Stella. Gracias por pasar por mis letras.
    Un abrazo en la mañana,
    Rafael

    ResponderEliminar
  6. Es cierto lo que dices TriniReina, a veces somos así de testarudos. Por otra parte los abrazos van mejor que la sal y los agradezco.
    Abrazos también para ti y feliz fin de semana,
    Rafael

    ResponderEliminar
  7. Un gusto leerte siempre Rafael. Abrazos andaluces

    ResponderEliminar
  8. Gracias Isabel. Que lo pases bien en esas tierras tan lindas.
    Un abrazo en la noche,
    Rafael

    ResponderEliminar