domingo, 18 de enero de 2015

LA NOVICIA...


La novicia Fortunata
rezumaba pataletas,
era lista y pecosilla
y podía ser abeja.

Aprendía que las sumas
eran fruto de las restas
si sisaba a las hermanas
aumentando su despensa.

Con el cálculo no iba,
prefería estar atenta,
a cocientes reductores
de los postres y reservas.

Sí soñaba, como niña,
y lo hacía en hamburguesas,
en helados mantecados
relamiéndose su lengua.

Pero el fruto del colegio
era el rezo y la clemencia,
consiguiendo las virtudes
de la orden y las siervas.

Fortunata, con buen tino,
ya soñaba con revueltas,
con azañas infantiles
en su mundo de inocencia.

Y abusando de su estado
era niña y era estrella,
una niña abandonada
con la estrella en su mollera.

Avanzaba en los estudios,
paso a paso y letra a letra,
aunque odiaba los latines
y quería ser maestra.

Sin embargo, ya sabía,
que sería cocinera,
la del cuento y el relato
con sus ropas harapientas.

Una hermana quisquillosa
la insultaba con largueza,
pellizcaba sus carrillos
y decía que era lela.

Fortunata no lloraba,
no quería que la vieran,
ni quería ser la escoba
de una triste Cenicienta.

Es por eso, que una tarde,
decidiera ser princesa,
olvidándose de hábitos
y de toca en su cabeza.

Rompió libros, saltó tapias,
y emprendió veloz carrera,
con los sueños infantiles
hacia un mundo sin fronteras.

Se libró de cumplimientos,
de maitines y novenas,
de los rezos y rosarios
por los santos y profetas.

Y así fue, sin proponerlo,
aquel cambio que hoy se observa,
de novicia en un convento
a ser musa de un poeta.

"...La novicia Fortunata
era hermosa y era bella,
era el rostro arrebolado
y era el verso de un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/01/15

28 comentarios:

  1. No se que decir, estoy anonada con tu poesía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. preciosos versos...sin dudarlo...
    gracias Rafael por tu comentario en mi blog ...no escribo como Cervantes lo mio se parece mas a Calderón ...o Quevedo,pero me gusta la poesia ...gracias amigo...un abrazo.
    Marina

    ResponderEliminar
  3. Bien por Fortunata! Se libró de esa vida gris.

    Buen domingo y besos

    ResponderEliminar
  4. lindo poema Rafael, pero cámbiale el nombre a la pobre novicia ...Fortunata es del terror jajaja

    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Ely...!, pero si es un nombre bonito...
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  5. ¡Que tierno...!, me encantó.

    Besos en la tarde, Rafael

    Fina

    ResponderEliminar
  6. Una poesía muy simpática, llena de fantasía :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. gracias por tu nuevo comentario ...tambien te deseo feliz domingo ...un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Lindísimo el poema, juguetón y tierno.
    Un abrazo Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por verle así Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ya casi no existen las novicias, por eso se agradece que las tengas entre tus musas.

    Saludos domingueros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier detalle de la vida puede inspirar un verso Beatriz, ¿no crees?
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Rafael: Poesía dulce, inocente y chispeante, me encanta que salió a un mundo sin frontera y tu la hayas encontrado para dedicarle estas bellas letras. Muy buena semana. Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Mercedes.
      Abrazos.

      Eliminar
  11. Una dulce poesía para una novicia. Una musa diferente.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por verlo así Maduixeta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Una historia preciosa, que nos llega a todos y nos emociona, Rafael...Mi felicitación y un beso madrileño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  13. Tienes el talento maravilloso de relatar historias increíbles con versos perfectos.
    Mis felicidades para ti y tu espléndido don.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay! esa novicia pizpireta, que bien lo pasaría...
    Bonito sainete , para representarlo.

    Besos

    ResponderEliminar