martes, 13 de enero de 2015

SE VUELVE LA CONCIENCIA...


Se vuelve la conciencia una resaca,
un cúmulo de anclajes y mareas,
que llenan y te inundan de recuerdos
y luego te enloquecen la conciencia.

Es duro definir a las resacas
y más cuando las miras desde cerca,
en esa playa dulce de tu vida
y a veces caminando por la arena.

Entonces se apoderan de tu cuerpo
y llegan con jaranas y con fiestas,
quizás porque emborrachan los sentidos
haciendo que perdamos la cabeza.

Un manto de neblina nos abraza
e impide que veamos con certeza
las notas que la vida nos transmite,
difusas y carentes de su esencia.

Se vuelve el corazón una coraza
y traza en sus latidos la frontera,
la raya indivisible de lo eterno
y el verso tembloroso de un poema.

Se queda una canción entre los labios
ahogada por el grito que no espera,
la voz de la resaca va en aumento
y surge en un abrazo de la tierra.

Entiendo al corazón acobardado
y pienso, ¡cómo no!, en su paciencia,
me admiran el tic-tac de los latidos
y el dulce cosquilleo de sus venas.

Aflora la resaca hasta los ojos
que miran y suplican a la estrella,
le piden por favor una limosna
y un beso de la luna tan traviesa.

"...Devuelvo la conciencia a su destino,
al verso y a la pluma del poeta,
prefiero dormitar con las resacas
a ser la marioneta de unas letras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/01/15

26 comentarios:

  1. Buena elección la tuya :)

    Nunca es bueno ser marioneta...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Las resacas de mar, son imprevisibles, nunca se sabe como vendrán, al igual lo somos las personas que nunca sabemos como vamos a reaccionar...
    Interesante poema Rafael.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo Esencia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. En ese trance es mejor recapacitar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A nadie le gusta ser la marioneta .. me sono muy dolorido

    Un Abrazo Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Slave.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tus versos muy bonitos y acertados a los 4 ultimos versos tambien...
    un abrazo para ti
    Marina

    ResponderEliminar
  6. Hay que descansar muy profundo, Un beso , Rafael.

    ResponderEliminar
  7. Rafael, a veces no podemos hacer caso de la conciencia y poner pies en tierra.
    Unos versos muy conseguidos.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Rosario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Son horas bajas que todos hemos padecido alguna vez.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que se haga debe salir del corazón, para no ser marioneta...pero te entiendo perfectamente Rafael, mañana sale el Sol de nuevo.
    Un fuerte abrazo amigo poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Carmen, cada día amanece de nuevo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. uuuff vine a verte y juraría que te escribí anoche pero o no lo envié o no se colgó uuffff aiissss pos te decía que magistral y profundo nos invita a reflexionar yo creo que todos hemos vivido esa sensación menos mal que solo son momentos pero volvemos en si y regresamos el poema de contenido profundo amigo un abrazote Rafael desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Bea.
      Un abrazo desde el Cantábrico.

      Eliminar
  11. La resaca de las horas bajas, a veces, inunda al poeta y a su poesía.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el mundo tiene horas bajas Maduixeta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Así es.
    Tantas veces tenemos resaca en el interior.

    Me gusta este poema, Rafael.

    Saludos

    ResponderEliminar