lunes, 4 de enero de 2016

AL FINAL DEL CAMINO...


Al final del camino
se comparten las huellas,
unas vienen pesadas
otras son más ligeras.

Pero todas convergen
donde el hombre se encuentra,
porque allí, en sus entrañas,
hay un niño que sueña.

Huellas vienen del norte
y del sur que está cerca,
de las tierras de lluvia
y de estepas sedientas.

Como antes decía,
en un punto cualquiera,
se entrecruzan y unen
esas huellas diversas.

Al final del camino
hay praderas extensas,
donde el cielo se junta
al final con la tierra.

Poesía sin nombre,
que carece de letras,
y tampoco de versos
ni palabras señeras.

Es allí, en ese punto,
donde el alma flaquea,
cuando el cuerpo descansa
de fatigas extremas.

Porque dar otros pasos
y volver a la senda,
es quizás algo fácil
si se buscan respuestas.

"...Al final del camino,
te amaré, si me dejas,
caminando a tu lado
corazón y poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/01/16

20 comentarios:

  1. Todos tenemos ese hermoso niño dentro soñandonos hasta has endiduras mas profundas. Cada dia es una nueba pagina por escribir. Ojala tus dias esten plagados de lo mejor Rafael, un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario Demian.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una combinación perfecta para seguir caminando.
    Juntar el amor con los poemas.
    Feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Efe, es tal y como señalas.
      Un abrazo y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  3. Hermosos versos a un triste relato...
    feliz semana para ti
    abrazoz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Marina.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  4. nNo hay final del camino ya que caminando vamos creando el caminar un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso decía Machado, pero yo hablaba de otro cruce de caminos, MuCha.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Huellas que van y vienen, que se encuentran y se desencuentran.
    Las que verdaderamente quedan son las del amor que damos y que recibimos.

    Gran poema, Rafael.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Huellas que se dejan en el camino, huellas al caminar.

    Un beso de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, María, esas son las verdaderas huellas.
      Un "beso de seda", también para ti.

      Eliminar
  7. Y vemos que el final es solo otro inicio.
    Me gustó la imagen que proyectaste en mí, del cielo y la tierra es ese punto de unión.
    Mi beso, Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegran tus palabras y que te gustara esa imagen, Ame.
      Un beso en la tarde.

      Eliminar
  8. Es difícil imaginar un final, siempre pienso que cuando el cuerpo no esté, el camino lo seguirá el alma. Mientras exista sentimiento, debe existir la poesía.
    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece muy sensata esa idea, Paty.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar