viernes, 15 de enero de 2016

POR AQUELLA PUERTA...


Por aquella puerta,
de humilde ventana,
salieron tus pasos
buscando la fama.

Marchabas a un mundo,
de cimas preciadas,
tesoros, sin nombre,
que allí se encontraban.

Y el sueño dorado
duró una mañana,
tal vez el momento
que tú no esperabas.

Callaron las calles,
las fuentes paganas,
se hicieron silencios
los parques y plazas.

Y tú, entretenida,
buscabas el alma,
la tierna corriente
de luz y de magia.

¡Qué pena me diste
al verte descalza,
desnuda y sin ropa,
carente de nada...!

Sentí que tu mano
la mía buscaba,
tus ojos mis ojos
ansiaban mis lágrimas.

Y yo, enmudecido,
quedé sin palabras,
temblando, a tu lado,
carente de gracia.

Dos almas perdidas
así se miraban,
ansiando cariño
y un beso de plata.

Dos niños inquietos,
traviesos, sin patria,
con sangre en las venas
pidiendo batalla.

Quisieran ser libres,
bogar sobre el agua,
surcando las olas
que suben y bajan.

También, por el cielo,
quisieran sus alas,
para ir a otros mundos
sin guerras extrañas.

"...Por aquella puerta
voló tu esperanza,
y yo, tras tus pasos,
corrí a rescatarla..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/01/16

22 comentarios:

  1. buenos dias que preciosidad de poema felicitaciones por ello saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario, Pedacitos.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Que bueno debe ser tener a quien nos rescate de sueños imposibles y dolorosos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Marinel, no lo dudes.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Esa necesidad de volar, en el caso de la protagonista de tu poema seguramente no era el mejor.

    Que tengas lindo día, Rafael
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que así fuera, Fina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una suerte ser rescatada!

    Buen finde y besos.

    ResponderEliminar
  5. Esa puerta, la de la esperanza que nunca se cierra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no se cierre nunca, Efe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Aquí... conversando con tus versos...ya sabes que los poetas en silencio hablamos con las letras...feliz viernesRafael.
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Marina, algo sé al respecto.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  7. El poema es precioso
    creo que hay que luchar por los sueños, siempre aunque salgas mal parada, aunque te humillen en una plaza, porque si se hace con dignidad esa nadie te la quita, aunque en un principio lo parezca Y como en tu poema , siempre hay un hombro, una mano amiga que llega desde el amor , a rescatarnos cuando el sueño se rompió y nos dejó mal parados

    un abrazo y buen viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo todas tus palabras, María y pienso como tú, que la lucha por mantener los sueños no debemos cejarla nunca.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  8. uuff me hiciste recordar a mi patria y puede ser que que se escape la esperanza pero voy tras sus pasos a intentar rescaralas hermosas y profundos versos un abrazo grande desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Una triste historia que es las muchas historias de tantas personas que emigran buscando una vida mejor, o la realización de un sueño. Pero a veces los destinos son ingratos.
    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Paty, así es.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  10. Siempre debemos acompañarlos y luchar por hacerlos realidad , los sueños nos abrazan y dan luz al alma.

    Un abrazo de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Athenea, y que no se apaguen nunca.
      Un abrazo de luz también para ti.

      Eliminar
  11. Espero que si, hayas rescatado su esperanza. Son unos verso preciosos de un Poeta con mayúscula sin precedentes.

    Te dejo mi felicitación y mi estima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Marina.
      Un abrazo.

      Eliminar