lunes, 25 de julio de 2016

NO SÉ SI FUE TU CARTA...


No sé si fue tu carta
la causa del olvido,
o fueron tus palabras,
heladas como el frío.

Mas sé que aquellas letras
cambiaron mi destino,
haciendo que temblaran
los dedos de aquel niño.

La carta, entre las manos,
los signos sin sentido,
la brisa y la galerna
dejando su castigo.

Y en medio del infierno
yo estaba como un lirio,
llorando en la ribera
y el cauce de aquel río.

Por eso con mis dudas
hoy vuelvo con mi sino,
legañas en los ojos
y el corazón partido.

Me miran los cipreses
y emiten un suspiro,
yo solo los saludo
y sigo mi camino.

Camino en el presente
buscando los latidos,
del día y de la noche
que siempre van conmigo.

La sangre, por las venas,
consigue el equilibrio,
del niño con sus sueños
y el corazón dormido.

"...No sé si fue tu carta
la fuerza y el motivo
que hicieron que tus ojos
quedaran en los míos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/07/16

14 comentarios:

  1. buenos días amigo...buena conclusión las letras pueden unir o separar niños o mayores ...las letras son la voz dichas por la mente.
    un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Marina.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  2. Una carta que nunca querríamos recibir!
    Espero que sea una creación poética.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la poesía admite todas las variantes de la vida Carmen.
      Besos.

      Eliminar
  3. Muy bonito como lo has bordado, a veces llegan cartas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. hola Rafael: Como siempre muy poetica tu carta, engalanas todos los hechos de la vida con tus sentidas palabras. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así mis versos, Mercedes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. uuffff me llegó me vi yo llorando en la rivera entre esa carta jope Poeta !! que haces sentir unas cosas Precioso !!! , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea, me alegro de que así sea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Quizás fuese la indiferencia...
    El poeta ya solo lee otras letras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario Julieta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me enternece totalmente tu poema Rafael. Y más aún esa sinceridad del niño o niña que todos llevamos en el alma. Precioso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que nunca debemos perder esa "sinceridad" que mencionas Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar