jueves, 21 de julio de 2016

POR AQUELLA CASA...



Por aquella casa
pasaron mil sueños,
con niños hermosos
de rubios cabellos.

Las viejas ventanas
tenían remiendos,
cristales ajados
por frío y por hielos.

Sus tejas movidas,
quizás por el viento,
mandaban la lluvia
al piso y al suelo.

Y aquellas goteras
hoy son un recuerdo,
quizás cicatrices
del paso del tiempo.

A veces me paro
sonrío y regreso,
buscando la casa,
su puerta y mi lecho.

No sé que persigo,
si el labio o el beso,
la mano de plata
tomando mis dedos.

Porque es de mi madre
la mano que espero,
calmando mi fiebre
con fe y con un rezo.

¡Ay Virgen María
anímale el ceño,
y ayuda a este niño
que vive con miedo!

"...En aquella casa,
mil sueños nacieron,
con risas y llantos
que guardo en mi pecho..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/07/16

12 comentarios:

  1. ¡que recuerdos Rafael!
    preciosas palabras hilando los versos.
    abrazos
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marina. Supongo que todos tenemos algunos parecidos sobre este particular.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Guaŕdalos bien. Un abrazo.

    Bello poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que si Amapola.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  3. La casa que fue hogar nunca se olvida...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que bello!!!! me hace recordar a mi madre y dulces recuerdos que melodía tan linda gracias !!! por estos versos un abrazote mi querido amigo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gracias Rafael por tu visita y el cariñoso comentario.
    buenas noches un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer Marina.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  6. Existen lugares que guardamos en lo más íntimo del alma. El otro día pasamos con una de mis hermanas por nuestra casa de niñas hasta que falleció mi papá en que yo tenía 11 años. Es lindo ver y recordar. Besos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú acerca de esos recuerdos imborrables Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar