domingo, 23 de julio de 2017

AQUELLA TARDE...



Aquella tarde busqué tus ojos,
desesperadamente;
quería ver en ellos la alegría sin nubes 
y sin brumas
y ese brillo especial de los niños
cuando son felices y ajenos
al mundo que les rodea.

Tú mirabas las gaviotas
que estaban sobre los acantilados
de la costa y trataban de recibir
el abrazo del nordeste
y el salitre de las aguas.

El mar invitaba a que desnudáramos
las almas,
a que te confiara mis sentimientos
y mis miedos,
y a que tú me hablaras de tus sueños.

Tomé tu mano y empecé a decirte
todo aquello que esperabas.
Tú sonreías y te sonrojabas,
incluso, de vez en cuando,
un suspiro se escapaba de tus labios.

Luego llegó el silencio y apoyaste
tu cabeza en mi  hombro
mientras tus cabellos
me rozaban la cara.

Al cabo de un rato fuiste tú
la que comenzó a desgranar un monólogo
y a contarme tus sueños y proyectos.

Con la mirada baja y jugando con mis dedos
me hablaste de ti, de tus estudios,
del trabajo que deseabas conseguir,
de aquella familia que ambicionabas
y de los niños. 
¡Esos niños maravillosos que nuestro
sentimiento intentaría hacer realidad
y dar vida!

Sentí tu mirada, la que buscaba
unos minutos antes, 
y vi en ella la luz y la ilusión,
el sueño llevado a la realidad
y el temblor de tus labios
que pedían todo aquello.

Lo curioso es que en ese diálogo,
en aquella charla tan intensa,
donde nos dijimos todo aquello,
y nuestros ojos y nuestras manos
hablaron,
y donde nuestros corazones latieron con fuerza, 
las palabras brillaron por su ausencia,
ya que no hicieron falta,
porque estaban ahí, 
en la esencia de la vida y nuestras vidas,
y en aquel verso final de un poema 
que vino a mis labios y decía:

"...Sin palabras, mi niña, solo mira mis ojos
para leer yo en los tuyos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/07/17

18 comentarios:

  1. Qué ternura de poema, a veces no hacen falta palabras porque los ojos expresan lo que el alma siente.

    Bellísimos versos, amigo Rafael.

    Besos en la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así mis letras, María.
      Besos en la noche.

      Eliminar
  2. Que nunca decaiga el romanticismo... ha sido un placer y una caricia leerte en esta tarde, amigo Rafael.

    Mil besitos y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras Auroratris.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  3. Hola, Rafael, te devuelvo la visita, pero no será la última vez, me han cautivado tus letras.
    Gracias a Pilar, que me ha dado el nombre de tu blog he podido encontrarte.
    Un abrazo y hasta pronto.
    Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Javier, gracias a Edith yo también pude conoceros y es algo que le agradezco profundamente ya que sois un grupo maravilloso con la poesía como centro.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  4. Hay miradas que son marea y calan hondo en alma y corazón.
    Hay miradas que nos enseñan y alzan , sin decir una sola palabra, la voz.

    Mi abraz☆ siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miradas que han dejado huella, Athenea.
      Un abrazo de luz.

      Eliminar
  5. Hermosa tarde

    sin duda


    abrazos Rafa

    ResponderEliminar
  6. Siempre tus bellos y esperanzadores versos
    se realizan-
    Te deseo una feliz semana
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marina.
      Yo también te deseo una feliz semana.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias Carmen.
      Un abrazo y feliz martes.

      Eliminar
  8. Sublime momento que acaricia el alma, precioso que enamora.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que así sea María del Rosario.
      Un abrazo.

      Eliminar