lunes, 31 de julio de 2017

TOMARÉ DE LOS NIÑOS...



Tomaré de los niños la sonrisa
y del campo, también, la primavera,
para ver esa linda pitonisa
desde el tiempo, remoto, en que naciera.

Es posible que sea muy imprecisa
la actitud de abordar de esta manera
y, a la vez, que se pierda en la repisa,
este noble jarrón con su solera.

Pero quiero del niño la alegría
y del campo la tierra y el pecado
como néctar feraz del día a día.

Porque siempre se logra lo añorado,
con paciencia que el hombre sentiría
si, en verdad, estuviera enamorado.

Rafael Sánchez Ortega ©
24/07/17

8 comentarios:

  1. La sonrisa de un niño y el poder del Amor...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. En los niños se encuentra la pureza mas bella y perfecta.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto María del Rosario, pienso igual.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Todo es actitud.
    En este soneto has dicho grandes verdades, sobre todo en la última estrofa.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Verónica.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Preciosa elección, la sonrisa de un niño y la primavera.
    Besos.

    ResponderEliminar