domingo, 5 de octubre de 2014

LA PUERTA ESTABA ENTORNADA...


La puerta estaba entornada
y yo la quise cruzar,
con dos rosas para darte
y mis sueños de cristal.

Pero no vi, tras la puerta,
la careta y antifaz,
de otros sueños olvidados
que se dejaron atrás.

Sueños bellos, sueños nobles,
sueños de niños en paz,
con el rocío en sus notas
y una esperanza detrás.

Así que pasé la puerta
y me azotó el vendaval,
la galerna tan furiosa
no se hizo de rogar.

Hubo besos traicioneros
y hasta abrazos y un puñal
y los sueños de aquel niño
se quedaron más allá.

Se encogieron con el miedo
y sus lágrimas de mar,
se fundieron con la brisa,
el salitre y alquitrán.

Unas lágrimas sinceras
le bajaron por su faz,
y los ojos temblorosos
no cesaban de llorar.

Dos pupilas soñadoras
y dos versos nada más,
que querían ver los labios
y posarse en un rosal.

...Dicen que todo se pasa
que el amor es "saciedad",
que se agotan los suspiros
y la brisa sabe a sal.

Pero la puerta entreabierta
yo la quiero recordar,
con los sueños infantiles
que durmieron con la edad.

Rafael Sánchez Ortega ©
24/09/14

4 comentarios:

  1. uuuff que belleza de poema ah? dulce, duro , profundo reflexivo joooooo la caniidad de contenido que hay tan tiernas melodías las van cantando no? pero son duras uufffff esos sueños nuestros sueños por ello a veces me hago la loca y no quiero despertar yo también a veces a solas dejo la puerta sin cerrar a ver que pasa en fin amigo qué te puedo nada ajajaja Precioso!!!!, dulces sueños desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Bea que se agradecen.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  2. ...pero creo que la puerta del amor verdadero nunca se cierra ,se entorna y deja paso ...siempre
    un abrazo Rafael.
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Marina, así es en realidad.
      Un abrazo.

      Eliminar