sábado, 11 de octubre de 2014

ME ENAMORÉ DE TUS LABIOS...


Me enamoré de tus labios
y tu carita de fresa,
de tu figura elegante
y del candor de tus piernas.

Porque dejabas ternura
yo te seguía las huellas,
y tú marchabas sin rumbo
junto a las olas inquietas.

Ellas llegaban cansadas
para dormir en la arena,
pero dejaban un beso
para tus pies y melena.

Tú, indiferente seguías,
por esa orilla secreta,
entre el rumor de resacas
para tus ojos sin pena.

Me enamoré de tus ojos
y su mirada tan tierna,
que recordaban los cielos
con ese azul que embelesa.

Pero sin duda, en la noche,
ellos buscaban estrellas,
y aquella luna brillante,
tan perezosa y señera.

Luna, lunita de plata,
y ojos de azul cenicienta,
¿por qué robáis mis suspiros
en cuanto asomo a la puerta?

¿Por qué me besa la brisa
de este nordeste, con fuerza,
si solo sigo sus pasos
y hasta me muerdo la lengua...?

"...Me enamoré de tu risa
y de tu voz tan sincera,
cuando leíste mis versos
y me miraste serena..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/10/14

14 comentarios:

  1. Un poema precioso amigo, así como esos ojos llenos de vida e ilusiones........ así como esa sonrisa dueña de todas las miradas del cielo. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cuando uno está enamorado todo le parece bello: la risa, los labios, el pelo, la mirada...Solo somos perfectas cuando nos mira nuestro enamorado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Rafael, uuuufff ahh el amor cuando se enamora todo es hermoso, dulce mágico preciosos versos desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  4. preciosos versos ...lastima que to no tengo los ojos azules ...un abrazo Rafael...Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Marina, le diremos al protagonista que piense en otro color de los ojos. (Sonrío...)
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ya noto yo que los ojos azules te inspiran mucho...por algo será...
    ; )

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había una escena de una película en la que el protagonista ante algo que le decía se ponía a silbar y miraba a la luna... ¿La recuerdas...?
      Un abrazo Carmen.

      Eliminar
  6. Una canción, que parece una nana para dormir felices y en paz...Muy bello y romántico, Rafael. Mi abrazo grande y mi cariño, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que así lo veas M.Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar