lunes, 24 de agosto de 2015

BAJO EL VIEJO ROBLE...


Bajo el viejo roble,
tendido en la yerba,
un niño jugaba
ajeno a las guerras.

Vivía en su mundo
de guiños y estrellas,
buscando a los elfos
de tiernas leyendas.

Su vida, precisa,
renace y renueva,
los dulces tesoros
del alma que vela.

Así son los niños
que viven y sueñan,
extraños a un mundo
que sangra y pelea.

Afuera, en el campo,
las hayas protestan,
pues quieren cariño
del hombre y la tierra.

Y no lo consiguen,
el hombre se aleja,
ignora el lamento
del haya coqueta.

Y pasan los días,
semanas enteras,
avanzan los meses,
septiembre se acerca.

El niño del roble
ya vuelve a la escuela,
con  él su pizarra,
cuaderno y carpeta.

Y suenan las voces
de aquella maestra,
dictando lecciones,
con gracia suprema.

Hoy habla de historia,
describe sus huellas,
de enormes imperios
con bellas princesas.

El niño la escucha
atento y se prenda,
ya sueña con hadas
oyendo esas letras.

Los versos sacados
con magia y paciencia,
la voz encantada,
que vibra con fuerza.

Hay unas pupilas
que emiten dos perlas,
también un suspiro
renace en la escena.

Y trazan castillos,
y vuelan cometas,
y van de la mano
con tiernas sirenas.

Por eso los niños
prefieren la seda,
las olas sin nombre
del mar y la arena.

Y así se resume,
por hoy el poema,
del niño y el roble,
que vuelve a la escuela.

"...Bajo el viejo roble,
temblaba un poeta,
buscaba un tatuaje,
allí, en su corteza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/08/15

22 comentarios:

  1. Bajo ese roble están aún las hadas dando vueltas, sólo que nadie las ve, sólo el poeta con alma de niño las puede descubrir.

    Muy bello poema.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces sucede como dices, María Rosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Quizás salió así, porque es algo que la propia naturaleza se encarga de transmitir, Carmen.
      Besos.

      Eliminar
  3. Unos versos siempre hermosos. Feliz día !

    ResponderEliminar
  4. Casi dos meses sin escribir ni comentar, pero aquí estoy de nuevo, Rafael, leyendo este poema todo ternura, esa palabra que nos convierte en mejores personas cuando aflora a nosotros.

    Un gran abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que hayas disfrutado de este tiempo y vuelvas con muchas ganas de escribir y leer, Fina.
      Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  5. Hay una corriente de ideas y críticas a los sistemas educativos donde, de alguna manera, se acusa la poca importancia que, con frecuencia, le otorgamos a la creatividad libre del niño. En resumidas cuentas, si los estamos deformando hacia un mundo ajeno a ellos en realidad. Guerras, daños a la naturaleza, etc. Tu poema describe de alguna manera este pensamiento y, no sé si intencionado o no, se inicia con la creatividad de un niño y acaba (¿sucumbiendo?) en la escuela. Quizás no haya sido esa la intención pero me ha traído a este pensamiento. Gracias por publicarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás por haber vivido esas dos etapas, o corrientes, es por lo que subyace en mi alma, esa especie de duda y de pregunta, Pepe, la misma que tú tan correctamente has planteado en tu comentario y que comparto.
      Supongo que "todos" tenemos y debemos mejorar mucho y lograr que la "sensibilidad" de esos niños no se pierda nunca, o al menos tratar de poner nuestro granito de arena.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  6. Me recuerda a mí en el campo bajo el viejo sauce.
    Hermoso poema, tierno.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que estos versos te lleven ese recuerdo, Luján.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Preciosa poesía, me gusta mucho la naturaleza y el roble...

    Montón de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Misterio, en verdad es que hay sitios muy lindos.
      Un beso.

      Eliminar
  8. robles , sobrevivientes
    cuántas historias bajo su copa
    entre sus ramas
    cuántos mañanas ilusionados

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Ely, es una gran historia la que ocultan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. mucha ternura mucha inocencia , me acordé de mi escuela me acordé de mi apache bueno de mi hermano ajjajaja pero siempre siempre queria ganar siempre me ponía de indios y el de vaqueros en fin.... tanta inoencia precioso!!!!, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea, porque mis versos te recordaran todo eso que dices.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Buenos días querido amigo no sé sí lo envié pero anoche te comenté sobre lo que estepoema me haía recordar mi infancia sobre un apache que tuve, , pero por si no déjame decirte que son muy sentidos tus versos lindos y profundos me acorde de mí , Feliz día !!!! un abrazo grande desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves que sí, Bea.
      Un abrazo nuevamente.

      Eliminar
  11. Precioso, Rafael...Tiene la claridad, inocencia y encanto de la infancia...Nos deja mucha fuerza y luz, amigo.
    Mi felicitación y mi abrazo madrileño cálido y cercano.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, M. Jesús.
      Un abrazo desde Cantabria.

      Eliminar