miércoles, 1 de junio de 2016

AQUELLAS MARGARITAS...


Aquellas margaritas,
de eterna primavera,
dejaban sensaciones
de forma muy diversa.

Llegaban a los ojos
los cuentos y leyendas,
leídos en la infancia,
contados por la abuela.

Venían con la brisa
los pétalos violetas,
las risas y los llantos
con lágrimas de cera.

Pequeños saltamontes
poblaban las veredas,
ansiosos, como niños,
de estar en las praderas.

Aquellas margaritas,
preludio de mil fiestas,
mostraban sus encantos
a fuer de ser princesas.

Benditas sensaciones
dejaban las estrellas,
los niños las miraban,
buscando los cometas.

Coquetas mariposas,
audaces y traviesas,
venían a los campos
a ser sus pimpinelas.

Un mundo de contrastes
de luz y de paciencia,
llegaba hasta las almas
sin rima ni poemas.

"...Aquellas margaritas
estaban muy despiertas,
igual que nuestros sueños
marchando tras de ellas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/05/16

16 comentarios:

  1. Tu espacio es un eterno paraíso, Rafael
    Besitos, te cuidas

    ResponderEliminar
  2. Las imágenes y los cuentos de la infancia no se olvidan, hoy se transforman en poemas.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno que eso suceda, María Rosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me quiero, no me quiere...siempre tras de ellas.Precioso Rafael.
    Feliz miércoles.
    Gracias por venir a él nuevo bloc.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la eterna pregunta, Carmen.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  4. Creo que mi comentario no entró en casilla ...
    Tus versos hoy bellísimos y llenos de recuerdos
    abrazos
    perdona ...un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Marina.
      Un abrazo y feliz tarde.

      Eliminar
  5. Sabes que me acabas de recordar con las margaritas cuando de niña adolescente las deshojaba diciendo: Me quiere... no me quiere...

    Feliz día, Rafael.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así dicen los cuentos y relatos, María.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Aquellas margaritas siguen presentes en el alma de los que amamos la naturaleza, Rafael...Me has traído recuerdos de mi niñez. Mi padre me traía del campo margaritas y zapatitos, que me encantaban y nunca olvido...Mi felicitación por tan entrañable poema.
    Mi abrazo madrileño y mi ánimo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que mis versos te recordaran aquellas margaritas y zapatitos que tu padre te traía del campo, María Jesús.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  7. Los sueños son como flores que nos envuelven en su esencia y cada pétalo nos llena de emociones.

    Mi abrazo a tu luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así los sueños, Athenea.
      Un abrazo.

      Eliminar