lunes, 13 de junio de 2016

TRAS AQUELLA PUERTA...


Tras aquella puerta,
de finos relieves,
estaba la luna
en cuarto creciente.

Tenía su encanto,
sonrisa de nieve,
la linda figura
que el cielo la mece.

Estaba en un techo
de estrellas celestes,
mirando a los mares
con ceño silente.

Y yo la veía
que iba y que viene,
llevando los sueños
al niño que duerme.

Cantaba canciones,
poemas muy breves,
sus labios de plata
con gestos prudentes.

Abajo, en la tierra,
pasaban los trenes,
cruzaban las vías
mil sombras candentes.

Las flores del campo
cuidaban el césped,
sus pétalos suaves
cerraban sus sienes.

Y arriba, la luna,
seguía en sus trece,
cantando y mimando
al niño que duerme.

"...Tras aquella puerta
hay lindos claveles
y un rostro de plata
pidiendo le besen..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/05/16

8 comentarios:

  1. La Luna siempre dispuesta a que se le verse.
    Lindo poema en honor a este astro.
    Feliz semana Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se podría estar escribiendo siempre sobre la luna y seguro de que nos daría mil temas diversos, Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué bonito,yo estos días estoy siguiendo a la luna cada noche desde mi ventana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Igual que una dulce nana...
    Un abrazo, Rafael
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así estos versos, Fina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. lleno de dulzura esa melodía que llena de magia el ambiente eres un gran poeta mi querido amigo un abrazo fuerte desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar