martes, 30 de mayo de 2017

SI PUDIERA...



Si pudiera robarte una sonrisa
la pondría, corriendo, en mi costado,
y sería ese lazo venerado
que, orgulloso, despunte en la camisa.

Si tuviera las alas de la brisa
volaría, sin miedo, hasta tu lado,
para hacer, de tu nombre, mi cayado
y, a la vez, el blasón de mi divisa.

...Pero tengo el ardor y la inocencia,
el sentido sublime de la duda
y, también, mucho miedo en mi conciencia.

Necesito que el alma se sacuda
y que vuelvas a mí, con tu presencia,
escanciando el regalo de tu ayuda.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/05/17

14 comentarios:

  1. Apreciado Rafael, tus poemas siempre me tocan el corazón .Gracias por con partir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer hacerlo Amparo.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. La duda y el miedo nos detienen muchas veces antes de hablar y actuar...Mas tarde la vida nos saca de dudas, pero el tiempo ha pasado y ya no somos los mismos, no tenemos el ardor y la inocencia que necesitamos...
    Mi felicitación y mi abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón María Jesús.
      Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. Precioso Soneto, tiene musicalidad y bella lírica . Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafael: Tus poemas hacen vibrar el corazón, aunque aveces tienen un toque de melancolía, asi es el alma hay momentos felices y otros no tanto, pero al leerlos nos dejan siempre melodiosas. Un abrazo amigo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Mercedes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. MUCHAS GRACIAS POR TU VISITA A MI PESÍA .
    Y HOY LEO CON TRISTEZA TUS VERSOS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita Marina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. La nostalgia tiñe tus versos, Rafael

    Un abrazo y linda tarde de miércoles

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina.
      Un abrazo también para ti en esta tarde.

      Eliminar
  7. Un soneto pura poesía, la melancolía siempre fluye, y eso es bueno para el corazón, es como una musa de músculos y color.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así estos versos, María del Rosario.
      Abrazos.

      Eliminar