miércoles, 28 de febrero de 2018

TE MARCHABAS...



Te marchabas y perdías en las sombras
y quedaba tu figura en el recuerdo,
sin embargo no sonaban campanillas
ni volvían margaritas con el eco,
las razones se quedaban olvidadas
y surgían los rescoldos y lamentos,
como llamas que perdían su hermosura
condenadas a pudrirse en el infierno;
era extraño que la brisa no soplara
y que fuera aquel nordeste tan perverso,
el causante de la herida intencionada
y la sangre que se helaba por el pecho,
porque el lirio se quedaba estremecido 
en la orilla de algún río, quizás seco,
y sonaban los tambores de la guerra,
y lloraban unos ojos sin saberlo.

Te marchabas con tus lágrimas saladas
y perdías el control del universo,
no sabiendo que lloraban las estrellas
y buscaban a tus huellas con el viento;
las buscaban con la sangre enfebrecida,
añorando tantas noches y paseos,
y también aquellos ratos singulares
en que tú les susurrabas tus secretos,
porque fuiste la inocencia preferida
que leía y que entregaba sus deseos
a través de poesías entrañables
que salían de tus manos y tus versos, 
y era así, porque querías presentarte
desnudada y entregada por entero,
a la vida que con fuerza te llamaba
y al amor que precisabas con denuedo.

"...Te marchabas para siempre, en esa noche,
y unos ojos te lloraron y siguieron,
esos ojos que tan bien tú conocías
y aceptaban tu partida en el silencio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/02/18

18 comentarios:

  1. Unos ojos que lloran, triste y bello poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Todas las marchas son muy tristes. 😘

    ResponderEliminar
  3. Será porque estoy hoy sensible, pero me ha causado tristeza el poema...esos ojos llorando aceptando en silencio la partida de un sueño de un amor.
    Aún así es un placer leerte.
    Un abrazo, feliz noche Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Carmen, y ánimo, es simplemente un poema.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  4. Cuando se va , siempre nos produce esa sensación de vacío , hasta que con el paso del tiempo nos vamos acomodando a esa realidad aunque siempre la ausencia estará.
    Un abrazo y buen descanso .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así sucede Campirela.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  5. Muy dura la partida y además en silencio escrito que llega profundo al alma es intenso esa vivencia precioso Rafael un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Describes con desnudez y arte, ese duro momento, uno de los más dolorosos: ver irse de nuestro lado a un ser amado.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Paty.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. El poema está lleno de recursos poéticos.
    Me ha gustado mucho, Rafael.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás es la magia del "dodecasilabo", ¿no crees, Verónica!...
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Llega un tiempo de adiós, y los ojos se secan y desbordan los ríos cuando naufragamos de dolor, muy bello.
    Abrazo

    ResponderEliminar