sábado, 22 de abril de 2017

SE DURMIERON...


Se durmieron tus besos
con la helada y rocío,
y también la alborada
se tiñó de amarillo.

Ahora yo los reclamo
con pasión y sigilo,
y te mando mis besos
recogiendo un suspiro.

Es bonito mirarte,
compartir tu cariño,
para luego, muy juntos,
caminar hacia el río.

Buscaremos las aguas
con su avance tranquilo,
y también los remansos
con algún remolino.

Se durmieron los elfos
y la magia no quiso
continuar con las hadas
por el bosque infinito.

Eran todo leyendas,
vaguedades de niños,
retahila de ancianos
que tomaron de libros.

Porque en ellos los ciervos
se mostraban altivos,
y los lobos audaces
con sus grandes colmillos.

Fueron días de sueños,
de susurros benditos,
con aroma en las almas
y recuerdos prendidos.

"...Se durmieron los hombres
tras la copa de vino,
embriagados de esencia
por un sueño vivido..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/04/17

8 comentarios:

  1. Con tantos besos dormidos entre mis sábanas no es extraño que no tuviera ganas de despertarme esta mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tecla, me haces sonreír en la tarde y eso no tiene precio.
      Un abrazo y feliz domingo.

      Eliminar
  2. Los versos durmientes despiertan algún día y vuelven a ser cantados con renovada alegría.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Reclamar besos dormidos y que el mundo despierte con ellos en toda su magia y esplendor.

    Abrazos, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por verlo así Verónica.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Sueños breves pero duraderos en el recuerdo, porque son todo lo que anhelamos. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Paty, así deben de ser.
      Un abrazo.

      Eliminar