jueves, 13 de abril de 2017

UNA PUERTA SE CIERRA...


Una puerta se cierra
y otra puerta se abre,
mientras pasa la vida
y también las edades.

Es el día tras día,
la mañana y la tarde,
con las horas que corren
y que mueren y nacen.

Las semanas transcurren
y los meses se parten,
hay binomios de cifras
y silencios tenaces.

Mas también las ventanas
ya reclaman su traje,
la cortina coqueta
y el cordón de su talle.

Unos ojos vigilan,
sin cesar, a la calle,
y otros ojos, dormidos,
no vigilan a nadie.

Pero, al fin, nada importa,
ya que son mil detalles,
que desgrana la vida
y nos deja saudades.

Sensación de suspiros
y de lágrimas graves,
con los labios temblando
y buscando a la Madre.

Ha cruzado la reja
un susurro muy suave,
y los ojos divinos
han devuelto la Salve.

"...Una puerta se cierra
sin candado y sin llaves
y otra puerta te invita
a cruzar sus umbrales..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/04/17

12 comentarios:

  1. Cuando una puerta se cierra deja pena en el alma pero siempre al abrir otra entra alegría y felicidad nueva.
    efe

    ResponderEliminar
  2. Como la vida misma... Cada puerta que se cierra, abre otras nuevas. Siempre hay algo a lo que aferrarse y siempre hay esperanza.
    Un abrazo enorme y agradecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus letras Laura.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  3. Siempre habrá una puerta abierta, y más luz para ver más allá que nos guie.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, María del Rosario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. uuffff jajaja y tanto que pasa la vida y las edades pero siempre nos queda leer tus versos para abrir siempre puertas hermoso y muy dulce un abrazo mi querido amigo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que lo veas así Bea, con la sonrisa siempre en el alma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Cada día un nuevo sol y otro atardecer...Todo empieza y acaba, como bien dices...Lo importante es que la vida empieza cada día, Rafael...
    Mi abrazo y feliz semana, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto María Jesús y debemos ser conscientes de ello.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar