jueves, 6 de abril de 2017

TRAS LA PUERTA CERRADA...


Tras la puerta cerrada
duermen hoy los recuerdos,
poesía de nieve
y latidos eternos.

Dicen ya los mayores
que reposan los sueños,
y descansan por siempre
los recuerdos añejos.

Pues la vida se vive
en presente y directo,
que su pulso se toma
del reloj de los cielos.

Yo no sé si dormitan
los recuerdos eternos,
pero sé de sus luchas
a través de los tiempos.

Una puerta cerrada
es un cáliz reseco,
sin licor y sin sangre
para el labio sediento.

Pero el hombre vacila
entre dudas y miedos,
y al pasado se vuelve
a mirar a su espejo.

Un instante imantado
hoy nos causa tormento,
tiene llanto y sonrisa
de inquietud y sosiego.

Es el tiempo pasado,
el recuerdo ya muerto,
o quizás dormitando
por el sueño en el lecho.

"...Mas la puerta cerrada
es quizás lo que tengo,
la nostalgia infinita
de vivir sin saberlo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/04/17

10 comentarios:

  1. Hay puertas que hay que volver a abrir y pasar para ojear algún recuerdo añejo... de los que dejan sonrisas y el corazón el Do sostenido.
    Hay otras puertas donde la llave ha de desaparecer.

    Nostálgico y bello, amigo Rafael.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por este resumen de mis versos Auroratris.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  2. Hay recuerdos eternos Rafael, como ha instantes eternos que nunca olvidaremos.

    ResponderEliminar
  3. Si tuviéramos la llave de esa puerta...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. La vida y los misterios del tiempo humano. Lo que ya fue que nunca fue. Lo que se borra, lo que permanece en los pensamientos y el alma. Ufff... tocaste una temática inmensa y profunda. Poesía que me envuelve y fascina amigo. Gracias por tu arte. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver todo eso en mis versos Paty.
      Besos.

      Eliminar
  5. La historia humana comienza en cada ser, algunos no desean recordar, solo, que siempre vienen a la mente dejándonos un gran vacío.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es el recuerdo que perdura, María del Rosario.
      Un abrazo.

      Eliminar