jueves, 24 de abril de 2014

REMINISCENCIAS II



II

Espero, como siempre, la luz
que me ilumine entre la niebla,
el faro con sus rayos parpadeantes
rompiendo las oscuras telarañas

y la voz de la campana de su torre
haciendo que palpite mi esperanza.

Pero sé que son los restos 
de un naufragio,
las carencias y cadenas
que me arrastran al abismo,
al infierno en que mi alma se debate
entre la duda y la pasión
por ver la vida.

"...Es por eso que suspiro brevemente
y saboreo tu recuerdo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/04/14

24 comentarios:

  1. El recuerdo siempre existe, es nuestra historia personal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A veces los recuerdos sustituyen a los ausentes... y sentimos esa compañía... es el viaje del corazón a través de la memoria para sentarse una rato "en el presente del pasado" (esta frase la he leído hoy en un magnífico relato de Humberto Dib, y me ha gustado, por eso la utilizo aquí)

    Todo lo que puede ser pensado puede ser realizado, a si que...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante tu comentario Impersonem.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué bueno, maestro, siempre me dicen, y con razón, que no termino bien mis poemas y precisamente lo que más me gusta de los tuyos es la definición final. Me encanta. Muchas gracias por tus comentarios, son un verdadero acicate para mí. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco, lo mismo digo de tus comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hermosa la forma con la que has plasmado ese recuerdo, que supura tristeza pero también belleza.
    Dichosos los que atesoren esos recuerdos.
    Un abrazo
    Buenas noche Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que así lo veas Carmen, aunque todo va en un poemario del que este poema es una pequeña parte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que venza en esa lucha la pasión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues a veces los recuerdos bastan para endulzar el momento, como este tuyo que en breve nos tiende sus gotas de miel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final hay miel ni tan malo Beatriz.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Saborear los recuerdos viene bien, pero que sean los buenos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Que belleza la verdad precioso profundo e intenso la verdad a veces se disfruta de recordar uufffff me encantó!!! dulces sueños y un abrazo grande desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea por tu comentario.
      Un abrazo desde esta orilla del cantábrico.

      Eliminar
  9. Te vuelve la sonrisa, y el alma vuelve a disfrutar, es intenso recordar.
    Un beso Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Ame, así es, tal y como dices en tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  10. A veces recordando muerde la melancolía,verdad?

    Hermoso en su tristeza lo que has escrito.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. muy hermosos tus versos...un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  12. Describes maravillosamente bien esta reminiscencia que deja el amor...

    Un beso amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por apreciarla querida Paty.
      Un beso en la tarde.

      Eliminar