miércoles, 2 de julio de 2014

HUBO UNA VEZ UN NIÑO DISTRAÍDO...



Hubo una vez un niño distraído
que intentaba jugar con las estrellas,
y en sus sueños hablaba con los mares
y también con los peces y sirenas.

Le creían un loco sus mayores
pero él perseguía las leyendas,
que dejaron poetas singulares
a través de la tinta de sus letras.

Y nacieron así mil fantasías
en el alma del niño, y los poemas
consiguieron llevar hasta sus labios
las sonrisas perdidas en la arena.

Pero nada sabía de batallas
y tampoco de envidias y peleas,
por latidos pidiendo una caricia
y susurros perdiéndose en la niebla.

Le llegaban tan solo las migajas
de aquel pan, revenido y con avena,
que tomaba en los bancos de los parques
a pesar de sus lágrimas sinceras.

Él quería la paz de la campiña,
el perfume sesgado de las fresas,
la dorada pasión de los ocasos
y el perfil singular de las cerezas.

Pero algo en su alma le gritaba
y le ardía la sangre de sus venas,
una daga llegaba a su costado
y cortaba sus sueños con presteza.

Y quedaban sus juegos detenidos
y sus dedos perdían el cometa,
que volaba, en lo alto, hacia los cielos,
sin que él, tras sus pasos, le siguiera.

"...Hubo, una vez, un niño distraído
que intentaba jugar con las mareas,
sin saber que las olas y el salitre
lograrían quebrar su fortaleza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/06/14

22 comentarios:

  1. Hay caminos que no se logran concretar por más que uno lo quiera. Tal vez porque simplemente no debía ser...Es triste ver y saber que muchos sueños infantiles quedan anulados también...

    Hermosos, como siempre, tus versos, bañados de una nostalgia acostumbrada y profunda, que en el alma del poeta siempre es fecunda.

    Abrazo grande y bendiciones siempre, querido Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Maritza, siempre tan cordiales y generosas.
      Un abrazo y feliz miércoles.

      Eliminar
  2. Las estrellas le harán recuperar su fortaleza. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que así sea Amapola.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Los niños tienen la particularidad de abstraerse del mundo cuando juegan, lo peligroso comienza cuando se deja a ese niño pero se pretende seguir jugando. Porque ni la vida ni el amor son juegos y si pretendemos jugar con ellos, tarde o temprano nos quedamos atrapados en ese juego que finalmente pagamos con creces.
    Parece que la experiencia de nuestros protagonistas ha pagado el mismo precio.
    Cariños…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo y hago mía tu frase de que ni la vida ni el amor son juegos, porque evidentemente así es Oriana y quien pretenda jugar con estos dones y sentimientos merece nuestro desprecio.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  4. Conmovedor este poema.
    Si hay algo que me arruga el corazón es el sufrimiento de un niño.
    Espero que Amapola tenga razón.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen y supongo que nadie quiere ver sufrir a un niño.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Como siempre tus poenas son preciosos ,este es como un cuento de hadas,de un hombre niño( que los hay) yo como casi Asturiana llamo ...nenu a ese niño grande.
    Rafael feliz dia y siempre a tu lado se aprende mucho
    un gran abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Marina y esas palabras de ánimo en este día gris y lluvioso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Es la gran tristeza de la vida, que un niño pierda sus sueños, y que nosotros dejemos de ser niños, así sea solo en nuestra alma buena.
    Es un poema precioso amigo.
    Besos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso debemos evitarlo a toda costa Paty.
      Un abrazo y feliz día querida amiga.

      Eliminar
  7. Un niño precioso :) Me ha gustado mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. El niño siempre existirá en nuestro interior... y mientras exista, nosotros existiremos, pues nos valemos del recuerdo para vivir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ..."Hubo una vez", un niño dulce,
    que disfrutaba correr en la arena,
    descalzos sus pies se mojaban
    en el mar y marcaban sus huellas...

    Delicioso poema! Un placer!

    Abrazo en la mañana azul...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer recibir tus versos Algamarina.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  10. Ese niño sigue vivo, Rafael, y aunque dolido y apaleado por las olas y el salitre de la vida, siempre se recupera y comienza de nuevo...El corazón de un niño tiene la fortaleza y la magia del cielo, que lo protege siempre.Mi felicitación y mi abrazo grande por tu inspiración prolífica y fecunda, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esa visión de mis versos M.Jesús.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  11. Rafael ojala que nunca dejemos de ser niños para que en los momentos de tristeza y flaqueza tengamos la sensación de frescura e inocencia , triste pero escribiendo bello gran poeta llenos de sentimientos desnudando tu alma, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Bea, ojalá nunca dejemos de ser esos niños que tú dices.
      Un abrazo y feliz jueves.

      Eliminar