miércoles, 2 de marzo de 2016

SUPONGAMOS...



Supongamos que la vida es un instante,
un rincón donde se rifan carcajadas,
ese pozo irreverente de los sueños
y ese paso que conduce hacia la nada.

Supongamos que me escribes y te leo
y que luego te diviso en la ventana,
que te miro, que te hablo, que me escuchas,
y que luego me respondes sin palabras.

Supongamos que yo soy un nuevo rico
y que compro los caprichos que te faltan,
las pequeñas mariposas de colores,
las estrellas que desprenden mil guirnaldas.

Supongamos que es invierno, todavía,
que ha nevado y que blanquean las montañas,
que tus pasos y mis pasos van parejos
y caminan por senderos y cañadas.

Supongamos que te quiero y soy cobarde,
que me guardo el sentimiento en las entrañas,
que no sé como decirte que te amo
y me pierdo en tus pupilas y miradas.

Supongamos que me miras y te miro,
que vagamos por el bosque de las hadas,
que escuchamos la canción de los flamencos
que en el río y en el lago nos aguardan.

Supongamos que ya somos mayorcitos
y queremos las caricias de la infancia,
y quizás las carantoñas juveniles
de unos labios que rezaban y que hablaban.

Supongamos que no somos marionetas,
que pensamos y sentimos lo que pasa,
que nos duele las mentiras de los otros
cuando ofrecen y te venden mil patrañas.

"...Supongamos que la vida es un poema
y tú tienes esa rima tan soñada,
eres verso y poesía, en un instante,
y yo soy el prisionero de tu alma..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/02/16

24 comentarios:

  1. uufff Rafael tu último verso me enamoró muy dulce romántico precioso dulces versos para mis dulces sueños un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Escribes como los dioses, si los dioses escribieran. Un poema encantador.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces sonrojar, María Rosa y sí, seguro de que los dioses escriben, aunque no los leamos casi nunca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hermosas suposiciones Amigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Efe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Supongamos que tus versos
    Siempre nos llegan al alma
    Son testigos día a día
    De tu pluma que nos llama.
    besos
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Marina, supongamos todo eso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Me alegro de que así sea, Rita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Le encantará suponer toda esa hermosura que has escrito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Escribes muy bien Como pocos lo hacen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Recomenzar, pero hay muchos compañeros que lo hacen infinitamente mejor que yo.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  8. En ese suponer nacen los sueños, que nos elevan el espíritu y nos hacen grandes, Rafael...Bravo por esa poesía, que avanza hacia adelante en cadencia, ritmo y belleza.
    Mi abrazo y mi cariño siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por ver así mis versos, María Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Supongamos que tu eres mi lienzo y yo tu pluma y escribo versos que se graben en tu piel.

    Un beso de seda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongamos lo que dices María, porque sería precioso...
      Un "beso de seda" también para ti, querida amiga.

      Eliminar
  10. Todo, es un poema precioso, pero su final, lo condecora con honores. Bellísimo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por fijarte en esos versos finales, Paty.
      Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  11. Supongamos que sueñan las estrellas
    y en los sueños nos llevan a sus cielos;
    supongamos que somos de sus luces
    un misterio encarnado de su anhelo.

    Un saludo Poeta. Hoy me encuentro uno más de tus bellos poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa, me alegro de que te guste.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar