sábado, 4 de febrero de 2023

5.373 - UNA PIZARRA...



Una pizarra 

al frente de la clase

y una tarima.


El encerado,

me llega en el recuerdo

con viejas fórmulas.


Unos dictados,

algunas matemáticas

con ecuaciones.


También la frase,

"no pidas imposibles

a tu futuro".


Hoy me sonrío

y pienso en esos tiempos

y en esa edad.


Éramos niños,

un poco adolescentes,

barlibampiños.


Por eso busco

la paz y la sonrisa

de aquellos tiempos.


Era la brisa,

del norte y el nordeste

y el mar cantábrico.


Viejos cantares

que añoran, en mi alma,

ver hoy la luz.


Rafael Sánchez Ortega ©

05/02/23

viernes, 3 de febrero de 2023

5.372 - PRONTO AMANECE...



Pronto amanece

y entonces, las estrellas

ya se retiran.


Van a dormir,

apagan sus linternas

y así descansan.


El cielo negro

y oscuro, de la noche,

cambia de pronto.


Sale el vestido

del alba mañanera

luciendo galas.


Su claridad

aumenta poco a poco

y nos abraza.


Atrás se quedan

los sueños y la noche

que ya es pasado.


Un nuevo día

ofrece sus primicias

a nuestros ojos.


Llama a la puerta,

se sube a las ventanas,

besa cristales.


Y tú despiertas,

te subes a la vida

con un café.


Una sonrisa

te llega hasta los labios

y no la evitas.


Rafael Sánchez Ortega ©

04/02/23

5.371 - ES LA GALERNA...



Es la galerna,

quien gime cuando pasa

entre los árboles.


El temporal

golpea fuertemente

sobre la costa.


Saltan las olas

que muestran, desbocadas.

blancas melenas.


Luego, con furia,

se abaten en la costa

y los cantiles.


Los alcatraces

están sobre las playas

a buen recaudo.


Y tú, lector,

poeta impenitente,

¿qué es lo que piensas?


Acaso dudas,

en medio de la bruma

y te confundes.


Puede que sientas

la música sin nombre

de la galerna.


Y hasta sus notas

se mezclen, en tu pecho,

con tus latidos.


Rafael Sánchez Ortega ©

03/02/23

jueves, 2 de febrero de 2023

5.370 - UN RATONCITO...



Un ratoncito,

miraba, ensimismado,

a un elefante.


Éste quería

volar como las aves

durante un rato.


Nuestro ratón

pensaba mil argucias

para lograrlo.


Se le ocurrió

hablarle al buen maestro

de ceremonias.


Y así lograron,

que Dumbo, el elefante,

fuera a la torre.


Y desde ella

saltara y sus orejas

le dieran fuerza.


Porque volar

es cosa de las aves

y de los sueños.


Así un ratón,

nombrado como Timothy,

logró esta hazaña.


Y nuestro Dumbo,

voló con los gorriones

por todo el circo.


(Cuentos de niños,

que son para mayores,

en estos versos).


Rafael Sánchez Ortega ©

02/02/23

miércoles, 1 de febrero de 2023

5.369 - UNA SONRISA...



Una sonrisa

me mandas con tus letras

en un poema.


Y yo suspiro.

El alma se me ensancha

y soy feliz.


Te veo en ellas,

las letras que han brotado,

desde tus dedos.


Y te imagino,

viviendo intensamente

otros momentos.


En una playa,

andando por la arena,

tras las gaviotas.


En una senda,

cruzando por el bosque

a la laguna.


En el jardín,

hablando con los árboles

en una tarde.


Y, ¡cómo no!,

también, junto a mi lado,

en un abrazo.


Y es que ya está

la esencia de tus versos

entre mis labios.


En ese beso

que viene con tus versos

y sabe a ti.


Rafael Sánchez Ortega ©

01/02/23

martes, 31 de enero de 2023

5.368 - VUELA GORRIÓN...



Vuela gorrión

y escapa de las garras

del padre invierno.


Vuelve al jardín,

sin flores y sin hojas

pero sé libre.


Busca las plazas,

las fuentes cantarinas

de la alameda.


Sal de este porche

que es cárcel, sin barrotes,

y con cristales.


Abro la puerta,

te invito a que te marches

y vueles lejos.


Porque contigo

irán mis ilusiones

entre tus alas.


Y mi sonrisa

se fundirá en tu pico

y en tus ojitos.


Deja al invierno

que siga descargando

sus temporales.


Busca balcones

y aleros descubiertos

donde posarse.


Yo te daré

comida, si tú quieres,

y compartimos.


Rafael Sánchez Ortega ©

31/01/23

lunes, 30 de enero de 2023

5.367 - SIGO BUSCÁNDOTE...



Sigo buscándote

en medio de la noche

y no te encuentro.


¿Dónde te escondes

y dónde están tus huellas,

que no las veo?


Llevo en la mano

la luz y la linterna

de los poetas.


Sigo las dudas

que surgen de la bruma

junto a las olas.


¿Dónde te metes

que, incluso la resaca,

no da razón?


Tengo una lágrima

que rueda por mi cara

y va a la playa.


Sigo en silencio

buscando tu sonrisa

tan seductora.


Porque tu risa,

tan dulce y cantarina,

me está llamando.


¿Dónde la guardas

y dónde están tus ojos,

mi lazarillo?


Rafael Sánchez Ortega ©

30/01/23