viernes, 26 de febrero de 2021

4.474 - ABRE LA PUERTA...



Abre la puerta

y deja que entre el viento.

Quiere charlar.


Él, como siempre,

recita letanías

y soliloquios.


Finge recuerdos,

de tiempos ya pasados,

en el presente.


Habla de días,

vividos con los hombres

entre las olas.


También de horas

gozadas en el campo

y en los trigales.


Dice de ratos

de siestas y reposos

junto a la iglesia.


Aquella boina,

nos dice, de un marino,

cosiendo el arte.


Surge el encanto

de voces y corales

en las tabernas


Y del silencio,

también rescata el viento

bellos instantes.


Por todo esto,

invítale y que pase,

"si llama el viento"...


Rafael Sánchez Ortega ©

10/10/20


El viento habla y gime, llora y sonríe. ¿Quién de nosotros no habrá, en algún momento, sido testigo de estas charlas?... Seguramente todos habremos escuchado al viento. Quizás hayamos estimulado el oído a su paso ante ese susurro que hemos creído oír. Quizás también hayamos escuchado el lamento y los gemidos en la tarde y hasta la sonrisa en los días calurosos del verano, ¡y qué decir de los suspiros que acompañan a los nuestros, tantas veces!

Es cierto lo que han dicho siempre muchas gentes y es que el "viento habla" y nos deja y nos confía sus mensajes.

jueves, 25 de febrero de 2021

4.473 - SOMBRAS Y SOL...

 


Sombras y sol,

caricias encubiertas

de ¡buenos días!


Tardes de otoño

con cielos muy plomizos

tras las ventanas.


Noches de brumas

que cubren las aceras

y los paseos.


Ratos sin nombre,

suspiros retenidos

en las entrañas.


Horas perdidas

mirando el horizonte,

sin verte a ti.


Minutos breves

siguiendo las resacas

hasta las playas.


Y aquel segundo

de amor, junto a tu cuerpo,

que eternicé.


Porque vivimos

de un modo tan intenso,

sigues conmigo.


Vas a mi lado,

palpitas en mi pecho,

y así te amo.


Rafael Sánchez Ortega ©

09/10/20

miércoles, 24 de febrero de 2021

4.472 - CARAS MUY SERIAS...



Caras muy serias
desfilan por las calles
y las aceras.

Existe miedo,
el virus continúa
con la pandemia.

Se anuncian fechas
que invitan a permisos
y a desplazarse.

Cambian las caras.
Asoman las sonrisas.
¿Se pierde el miedo?...

Quizás se ignora
Se mira hacia otro lado,
y esto no es bueno.

Somos prudentes,
te dicen, si preguntas,
no pasa nada.

Caras de asombro,
de dudas sin respuestas,
a lo que ocurre.

Pasan los días,
en largo cuentagotas
de un calendario.

Y así conviven
el miedo y esas caras
con este virus.

Rafael Sánchez Ortega ©
08/10/20


No sé si somos conscientes de que hay un virus descontrolado suelto y de que depende de nosotros el poder parar y mitigar su efecto, con nuestra conducta, con nuestro proceder y defendiéndonos, como sea, ante un enemigo que no sabe de países ni de banderas, ni de credos y de razas. A veces me siento triste cuando veo tanta pereza en algunas personas ante lo que está pasando. Me pregunto si no llegan los mensajes de lo que realmente está ocurriendo, de que nos estamos enfrentando a un enemigo poderoso y muy sutil al que no se le puede engañar y que llega y contagia de la forma más insospechada. 

martes, 23 de febrero de 2021

4.471 - LA LUZ DEL MUNDO...



La luz del mundo
se enciende cada noche
con las estrellas.

Son como velas,
luciérnagas pequeñas,
en la distancia.

Por eso el sol
se marcha y nos regala
su compañía.

Pero la luna
también quiere, en la noche
estar presente.

Deja su imagen
en un marco de plata,
subyugador.

Con luz potente,
repleta de sonrisas
y de caricias.

Luz para el mundo,
pregonan las estrellas,
como la luna.

Y mientras tanto,
el mundo, sorprendido,
no reacciona.

Sigue perdido.
Su Torre de Babel
se desmorona.

Rafael Sánchez Ortega ©
07/10/20

Hoy el tema intenta ser sobre la luz del cielo, las estrellas y la luna, todas en su estilo y fuerza, como velitas escapadas de algún cuento las primeras, y como esa fanal con cara de plata la segunda, siempre tan cercana y llena de cariño. Abajo la tierra con su luz azulada, quizás carente y caduca, como la del sol que se escapa al terminar el día. Sin embargo es posible que la luz del mundo esté ensombrecida porque aún siga pensando en cómo solucionar su eterno problema en aquella Torre de Babel que intentó construír para llegar hasta el cielo y se quedó, como no podía ser de otra forma, en un "maldito sueño", del que le cuesta despertar.

lunes, 22 de febrero de 2021

4.470 - HOY, LAS PALOMAS...



Hoy, las palomas,

pasean por el parque

y por la plaza.


Unos gorriones

se acercan a la fuente

para beber.


Día de otoño

con tarde soleada

y noche azul.


Sopla el nordeste

haciendo que los árboles

tiemblen de sed.


En el castillo

ondean las banderas

muy silenciosas.


Puertas abiertas

delante de murallas

hoy centenarias.


¡Qué bella tarde,

de otoño en el recuerdo,

contigo mismo!


Porque viviste

la escena que ahora escribes

algunas veces.


Lo sabes bien.

Es fruto de los sueños

y tu niñez.


Rafael Sánchez Ortega ©

06/10/20


Puede ser un momento de un día de otoño o de varios instantes de esa jornada. Quizás el reflejo de un sueño vivido en la infancia de la persona mayor que ahora dormita en la tarde, con su edad a cuestas, mientras sonríen sus labios y sus ojos se cierran perezosamente.

También el otoño tiene bonitas estampas que todos recordamos con cariño.

domingo, 21 de febrero de 2021

4.469 - JUEGAN LOS NIÑOS...



Juegan los niños,

regalan su inocencia

a los mayores.


En esos juegos

la magia y los colores

se multiplican.


¡Bendita infancia,

tan lejos del otoño

y la añoranza!


Hay en los juegos

miradas divertidas

con inocencia.


Porque los ojos,

las manos y las voces

hacen milagros.


Calman al alma

de amigos y mayores

como un sedante.


Deja que jueguen

y sigan con sus risas

tan inocentes.


Tú fuiste niño.

Jugaste de otra forma

y te reíste.


Por eso, nunca

olvides, que aquel niño, 

lo llevas dentro..


Rafael Sánchez Ortega ©

05/10/20


Es posible que a todos nos haya pasado por la cabeza esa sensación de "envidia sana" al ver jugar a los niños pequeños. También es posible que hayamos cerrado los ojos y nos traslademos a ese tiempo de la niñez, e incluso, nos decidamos a jugar, como ellos, en la plaza, en unos columpios, en la playa... ¡En tantos sitios!.

Como digo en unos versos, "¡Bendita niñez!... Quizás porque todos hemos sido niños y, algunos, en el fondo, todavía no hemos despertado de aquel sueño.

sábado, 20 de febrero de 2021

4.468 - DI, CORAZÓN...



Di, corazón,

aquello que se esconde

tras tus latidos.


Di lo que guardas.

No temas nos asuste

su contenido.


Si así lo hicieras

veríamos el mundo

de otra manera.


Porque los niños

precisan de respuestas

a sus preguntas.


También los hombres

precisan a los niños

que un día fueron.


De esta manera

serán los corazones

como unos lazos.


Ellos reúnen

edades y recuerdos

celosamente.


Igual que guardan

el néctar de la vida

que hemos vivido.


¡Di, corazón...!

Despeja nuestras dudas

y abre tu puerta.


Rafael Sánchez Ortega ©

04/10/20


Esta vez es la pregunta que muchas veces le hemos realizado al corazón que llevamos dentro, para que nos aclare alguna duda existencial o sentimental que podemos tener. Lo que ocurre es que el corazón no habla y si lo hace es de una manera tan silente y callada que solamente le puede escuchar el alma. Así, entre los dos, se intercambian mensajes, ríen y lloran, y solo nos dejan ver un poquito de ese néctar delicioso que guardan en el pecho.