viernes, 14 de diciembre de 2018

PARASTE CORAZÓN...



Paraste corazón, como el reloj, 
que antaño contemplaban los poetas
dejando en una torre tantos sueños
que duermen al amparo de las piedras.

Un día volverás con tus latidos
a ser ese reloj que el hombre espera,
la dulce sinfonía de la vida
vibrando en libertad y sin cadenas.

Serás la referencia de los niños,
el brillo que se busca en las leyendas,
la brisa y la resaca de la playa
que impulsa por el aire los cometas.

Serás ese segundo tan ansiado
que pide el comprador de luz eterna,
la tierna Campanilla renovada
la rosa singular de otro poema.

Se quedan en la torre, reflejados,
los trazos singulares y las huellas,
del tiempo en que dictaba tu figura
la furia y la pasión a esa silueta.

Se quedan los suspiros contenidos
las lágrimas de tantas primaveras,
las noches de lujuria incandescente
y el llanto, singular, de las estrellas.

Y vuelas, corazón, hacia otros puertos,
a brazos de marinos y sirenas,
aquellos que soñabas con los niños
en ratos de fervor en la escollera.

Seguro que el volcán que llevas dentro
dará a nuestro reloj algo de cuerda,
haciendo que su lava se derrita
surgiendo, la pasión, desde tus venas.

"...Paraste, corazón, en un momento
e hiciste que el reloj se detuviera,
así te curarías las heridas
y un día volarías de tu celda..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/11/18

jueves, 13 de diciembre de 2018

PASAN LOS DÍAS...



Pasan los días y la vida continúa,
amanece y anochece, nuevamente,
dejando en el aire una sensación de
eterna primavera.

Así vuelven las ilusiones, 
la tierra grita y las flores 
amanecen temblorosas en los campos;
cantan las aves y también las fuentes,
y hasta el alma canta y los labios vibran.

Los corazones heridos vuelven a latir 
de una manera renovada,
y las cicatrices se cierran, lentamente,
dejando, solo, su tatuaje en las almas.

Los ojos, doloridos y cansados,
se alegran con la luz y la esperanza
que adivinan;
quieren sentir todo esto que ven, 
¡quieren amar a la vida!

Rafael Sánchez Ortega ©
21/11/18

miércoles, 12 de diciembre de 2018

EN UNA FUENTE TRANQUILA...



En una fuente tranquila
se bañaban las estrellas
que mandaban desde el cielo
un reflejo de violetas,
y llegaba hasta las aguas
el desnudo de su esencia
esa imagen sinuosa
y lujuria de poetas.
En la noche silenciosa,
con suspiros y cometas,
las estrellas, en la fuente,
se estiraban cual sirenas,
y cantaban las cigarras
y soñaban las abuelas,
con los hombres que eran niños
y que estaban en escena...

Esos hombres que luchaban
y morían en las guerras,
eran niños, en el fondo,
que buscaban la respuesta
de la vida y de las gentes,
de palabras y de letras,
que enseñaran lo correcto
olvidando las monsergas,
de palabras melodiosas
con mentiras y promesas
que confunden los sentidos
y los cubren con la niebla,
terminando con los dramas,
y los llantos y tragedias,
donde el hombre mata al niño
y con él a su inocencia...

"...Cambió el viento, en un momento,
anunciando la galerna,
las estrellas, en la fuente,
recobraron su conciencia,
y se vieron tan desnudas
que se hicieron prisioneras,
de los besos de los niños
y sus risas tan sinceras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/11/18

martes, 11 de diciembre de 2018

MELODÍA SIN IGUAL...



Melodía sin igual
la que ofrecen las estrellas
a través del gran silencio
de las sombras satisfechas,
así escapan de las arpas
los sonidos de trompetas
y la música sin nombre
que recogen las aceras,
es por eso que los ojos
en la noche cobran fuerza,
se dilatan las pupilas
para verlas más de cerca,
se congelan los suspiros
vislumbrando algún cometa
y esa música sublime
llega y roza las orejas...

No sé bien lo que me pasa
y la sangre se me altera,
al sentir fuertes latidos
que transitan por mis venas,
el adagio va surgiendo,
toma vida y da mil vueltas,
alterando los sentidos
con pasiones muy secretas,
es un canto inenarrable,
un susurro sin respuesta,
una brasa de las llamas
y el remedio de las penas,
mientras tanto el tiempo corre,
hay guirnaldas y centellas
que se cruzan en el cielo
con palomas mensajeras...

"¡...Melodía sin igual
que analizas y chequeas,
tantas almas de los niños
a través de sus poemas...!"

Rafael Sánchez Ortega ©
20/11/18

lunes, 10 de diciembre de 2018

FUE UN DÍA...



Fue un día gris y triste, 
con lluvia en los tejados y las calles,
y el agua que llegaba de los cielos
buscaba, en las aceras,
la figura de los hombres.

Fue un día gris, repito,
y el alma se encogía tratando de volver
a su refugio en el recuerdo,
a ese desván oscuro y polvoriento
de mi alma.

Fue un día que pasó, y atrás quedó,
quemando tentaciones 
y mil ganas de caer y abandonar 
en la batalla 
por causa de esas fuerzas que no tengo 
y que me faltan.

Pero pude acabar, cansado y sudoroso,
esta primera etapa.

Rafael Sánchez Ortega ©
20/11/18

domingo, 9 de diciembre de 2018

HE...



He vuelto a navegar por la bahía
desplegando la vela
y tomando los remos de mi barca.

He intentado ser yo mismo, nuevamente,
al fundir mis ojos con la inmensidad del cielo
y de las aguas.

He vuelto a ver las olas cantarinas,
vestidas con su blanco inmaculado,
pasar bajo la quilla, al ser cortadas por la proa, 
de mi barca.

He intentado sonreír a las gaviotas
y buscar en las estrellas los suspiros
que le mandan, en la noche,
al universo.

He vuelto a escuchar el tic-tac
acelerado de mi pecho,
cuando intenté tomar
estos versos con mis labios.

Rafael Sánchez Ortega ©
19/11/18 

sábado, 8 de diciembre de 2018

EL ROBLE DESNUDO...



El roble desnudo
despliega sus ramas
buscando en el cielo
la luz que le falta,
la eterna sonrisa
del día y el alba,
haciendo del bosque
un sitio con magia,
un marco precioso
que buscan las hadas,
también los poetas
que escriben en calma,
así, en esa alfombra,
hermosa y dorada,
los pasos se pierden
y sueñan las almas...

Los versos de otoño
son letras que guardan
los sueños sinceros
de noches e infancias,
con cuentos sublimes,
leyendas extrañas,
surcando los mares
a tierras lejanas,
y en otros, por contra,
volviendo a la campa,
con gesto cansino
y polvo en la cara,
y en estos poemas
no sobran palabras,
si acaso silencios
que no dicen nada...

"...El roble desnudo
espera que vayas,
a él con tus sueños
y no con tus lágrimas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/11/18

viernes, 7 de diciembre de 2018

ES PRECISO...



Es preciso que recojas el mensaje
que, el nordeste, te regala con la brisa;
él te dice que tus pasos continúen,
que prosigas avanzando al infinito
y que debes defenderte en esa lucha.

Para ello nunca vuelvas la mirada,
no remuevas las cenizas esparcidas,
ni te inclines a buscar unas marchitas amapolas
que quedaron por el suelo.

Es preciso que te enfrentes al destino
y que empuñes bien los remos de tu barca,
porque, cerca, el temporal está al acecho
y te aguardan sus zarpazos criminales.

Para ello recupera tus latidos y no dudes
de luchar por lo que quieres.

Rafael Sánchez Ortega ©
18/11/18

jueves, 6 de diciembre de 2018

HOY DEBO...



Hoy debo comenzar, salir,
y dar los pasos necesarios 
para intentar llegar a puerto.

Hoy debo saludar a la vida,
al compañero del trabajo,
al anciano del parque,
al niño que va al colegio,
al limpiabotas de la esquina
al mendigo del supermercado…

Hoy debo repartir sonrisas 
a las personas que encuentre, 
a las gaviotas que están en el puerto,
a los cormoranes que secan sus alas en la playa,
a los barcos que, en bajamar, sestean, sobre la arena,
a la vida misma…

Hoy debo vivir, intentar ver la luz,
y que la misma se quede en mis pupilas.

Rafael Sánchez Ortega ©
17/11/18

miércoles, 5 de diciembre de 2018

DE NUEVO...



De nuevo vuelve la noche
y se asoman las estrellas
en el cielo que florece
con lucecitas pequeñas,
diminutas, solitarias
que parece que se acercan,
y otras veces, nuestros ojos,
observan como se alejan,
una amalgama de luces
y de sombras encubiertas,
una adagio sostenido
que da el cielo con su orquesta,
y el director, sin batuta,
es un ángel de novela,
ese juglar encantado
dando vida a tantas letras...

De nuevo busco en la tarde
a la noche tan diversa,
con sus manteles de plata
y los turbantes de seda,
en ellos cubre su cara
nuestra lunita lunera,
para guiar desde el cielo
a las humildes traineras,
éstas que van en las almas
tienen deshechas las velas,
y hasta precisan cuidados
y carantoñas diversas,
pero la noche que busco
llega y me abraza con fuerza,
para dejarme un susurro,
cual colofón de respuesta...

"...No tengas miedo a la noche
ni a las sombras traicioneras,
porque si buscas la vida
la tienes ya, en tu poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/11/18

martes, 4 de diciembre de 2018

VAN A VENIR...



Van a venir nuevos días cargados de ilusiones
y también de miedos y recuerdos.
No será fácil el camino 
y debes ser consciente de ello.

Van a volver momentos llenos de tentaciones
por abandonar esta empresa 
y regresar al mundo del pasado del que huyes.

Van a dar las dos de la mañana 
y buscarás, inútilmente,
el sueño que no llega,  
escucharás el reloj dando las horas
y quizás, te desesperes por la vigilia.

Vas a estar solo en ese instante 
y es, seguro, de que maldecirás 
aquello que te propones…

Pero debes intentarlo. 
Si no luchas no hay victoria.

Rafael Sánchez Ortega ©
16/11/18

lunes, 3 de diciembre de 2018

MALDITA LA GRACIA...



Maldita la gracia
que tienen las sombras,
maldigo la noche
que tiende su ropa,
decía un marino
sudando, en la boga,
llevando los remos
de proa hasta popa,
y en esta aventura,
tan fuera de horas,
gastaba sus fuerzas
en pos de su esposa,
la tierna figura,
la madre piadosa,
la dueña de casa
que pasa la escoba,
pero es más que eso,
el ángel que asoma,
que espera y ansía
que lleguen las olas;
y así la chiquilla,
paciente que llora,
se enjuaga los ojos
y limpia sus gotas;
avistan la barra
siluetas curiosas 
que son vampiresas
sirenas sin forma,
y entonces se escucha
la Salve gloriosas
que canta el marino,
susurra su boca,
el mar se detiene
y el remo y la estopa,
son tiernas batutas
cambiadas por rosas,
y así, en un instante
la barca, tan loca,
llegó hasta su puerto
burlando la costa;
buscó el marinero
la voz de su moza,
la hermosa chiquilla
temblando, tan sola,
"ya llego a tu lado,
no temas preciosa,
la pesca que traigo
valdrá nuestra boda"

"...Maldita la gracia
que llega y que roba,
y en ella esta espera
tan larga, que ahoga..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/11/18

domingo, 2 de diciembre de 2018

PERO HAY...



Pero hay que romper viejos tabúes,
dar un paso adelante,
decirte que es posible olvidar,
sin hacer daño.

Es probable que vuelvas la vista atrás,
a ese pasado,
pero no importa. 
Debes vencer y vencerte, 
la tentación seguirá
y eres tú el que debes estar
por encima de ella.

Ya sé que no va a ser fácil la tarea,
Que maldecirás mil veces su nombre.
Te culparás de tantas cosas 
que hasta verás borrosa
esa encrucijada en que te encuentras
y hasta no sabrás el camino de salida.

Pero debes luchar, creer en ti.
No importan las heridas,
importas tú.

Rafael Sánchez Ortega ©
14/11/18

sábado, 1 de diciembre de 2018

YO NO QUIERO A LA NIEBLA...



Yo no quiero a la niebla en el alma
ni tampoco sus labios resecos,
ya que siento la sed en los labios
y una llama que quema mi pecho
es por eso que busco en la tarde
una luz que me lleve hasta el puerto
allí esperan hambrientas gaviotas
desperdicios de pesca y anzuelos,
una sombra se acerca a la barca,
un altivo y precoz marinero,
en los ojos hay cierta nostalgia
y en su boca la pipa de enebro,
me estremezco al mirarle en la noche
y no sé, soledad, lo que siento,
una angustia que sale y me atrapa,
un dolor impaciente en los huesos...

Yo no quiero sembrar la discordia
escribiendo poemas y versos,
pues quisiera el descanso del día
a través de la pluma y mis dedos,
y es por ello que busco en la noche
los colores tan grises y negros
penetrando en la densa cortina
y llegando al ciprés de los muertos,
no me asustan abrazos silentes
ni el sutil embarazo del miedo,
aunque trote la sangre en las venas
y mis ojos anhelen el fuego,
notaré los aullidos del lobo,
en el grito furioso y tan seco,
que desgranan mezquinas gargantas
reclamando la luz de los ciegos...

"...Yo quisiera que tú me miraras
y volvieras conmigo, un momento,
a los tiempos de ayer que pasamos,
entre risas, caricias y sueños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/11/18

viernes, 30 de noviembre de 2018

HAY QUE...



Hay que caminar y levantarse,
abrir los ojos, nuevamente, 
y sentir las caricias del alba.

Hay que contestar a la vida
que nos llama en la ventana,
al corazón que late presuroso,
a la sangre que bombea el corazón,
a la risa congelada entre los labios,
al amor que nos grita que adelante.

Hay que volver a caminar
recogiendo los cristales rotos,
devolver a las nubes hacia el cielo
y evitar el cigarro que nos quema
entre los dedos.

Hay que gritar y llorar, correr si acaso,
para evitar mirar atrás,
porque la vida está llamando
y debemos vivirla intensamente.

Rafael Sánchez Ortega ©
13/11/18

jueves, 29 de noviembre de 2018

HOY VI LAS ROSAS...



Hoy vi las rosas, temblando, en los rosales
y vi, también, volando mariposas;
luego escuché cantar a las cigarras
y hasta sentí la brisa del nordeste
con sus besos.

¡Qué gran placer, con forma de poema!
¡Cuánta ilusión llenando los sentidos!

Hoy vi la vida de un modo diferente
y vi, también, tu rostro y tu silueta,
luego noté que estabas a mi lado,
y hasta sentí tus labios en los míos
con tus besos.

¡Qué sensación tan llena de ternura!
¡Cuánta pasión llegando hasta las venas!

...Hoy comprendí que todo es diferente
y que la vida, es su poema... 

Rafael Sánchez Ortega ©
12/11/18

miércoles, 28 de noviembre de 2018

ENTRE LA NIEBLA Y LA BRUMA...



Entre la niebla y la bruma
despertaba la alborada
y con ella los latidos
de los hombres y las almas,
pero, entre tanto, los niños
continuaban en las camas
con los cuentos y el silencio
que les dejaban las hadas,
así sus ojos menudos
con ternura descansaban
alejados del presente
las envidias y batallas,
y esa inocencia precoz
con dulzura se quedaba
en las pupilas divinas
de los niños y su magia...

Entonces abrió los ojos
un poeta en la mañana,
para escuchar el susurro
de la luna que se marcha,
"aquí te dejo las rosas
y el estanque lleno de agua,
para que busques la imagen
que amaneció con el alba",
eso le dijo la luna
al poeta con nostalgia
y se perdió por el cielo
con su carita de plata,
y estremecido el poeta
quiso escribir sin tardanza,
y soñar, como los niños,
para encontrar a su amada...

"...Entre las piedras del suelo
hay algunas que me hablan
y me dicen que tus pasos
están cerca en la distancia..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/11/18

martes, 27 de noviembre de 2018

ERES...



Eres vida que amanece y que palpita,
desde el alba hasta el ocaso,
ya que estás en todas partes.

Eres parte de la vida y mis sentidos
que te ofreces dulcemente para darme
todo aquello que destilas cada día.

Eres polvo en la distancia,
sangre ardiente del presente,
y una rosa de esperanza
cuando pienso en el futuro.

Pero eres mucho más que todo esto
ya que vas en el silencio de mis pasos,
en la sombra que me sigue lentamente
y en la luz de la mirada que te busca 
en la distancia.

¡Eres verso de un poema inacabado!

Rafael Sánchez Ortega ©
11/11/18

lunes, 26 de noviembre de 2018

ESTÁN ARDIENDO MIS OJOS...



Están ardiendo mis ojos
por los celos y la envidia,
ya que al tenerte tan lejos
se me borra la sonrisa,
puede que sean las dudas
por saber donde caminas
o de entender que compartes
una parte de tu vida,
y lo haces, sin pensarlo,
de una manera instintiva,
logrando así, que el vacío,
te de siempre compañía,
pero me encuentro temblando
en la maraña bendita
de comprender los motivos
de tu anhelada partida...

Están ardiendo mis ojos
por el llanto y pesadillas
que va creando la mente
en mi cabeza maldita,
y se mojan las pestañas
con la lluvia que destilan 
ese agua de unas nubes
que rebasan las pupilas
y es la pena y la nostalgia,
es el alma que así grita,
sin saber si estás despierta
o embriagada por la risa,
y si estás en otros brazos
recibiendo sus caricias,
mientras aquí, yo perezco,
entre las llamas y brisas...

"...Están ardiendo mis ojos
al entender que la dicha,
está muy lejos, contigo,
y ya es, batalla perdida..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/11/18

domingo, 25 de noviembre de 2018

AMANECIÓ EL DÍA GRIS...



Amaneció el día, gris y triste, 
quizás como anunciando el otoño 
que estaba a la vuelta de la esquina. 

Salí a pasear y a caminar un poquito. 
Caían unas gotas de lluvia, que se agradecían,
mientras resbalaban del cielo 
para besar las mejillas.

Hoy no vi mariposas ni pude saludarlas, 
aunque había otras, que eran las hojas de los árboles, 
que volaban y caían a mis pies 
con ese tono dorado y ocre del otoño. 
Pasé entre ellas y las fui sonriendo 
mientras pensaba en ti, 
en tu nombre, 
en el mar cercano y lejano 
y hasta pensé en Salamanca.

Recuerdo que un día el mar abrió sus olas 
y me dejó caminar por entre ellas 
en una playa preciosa e interminable. 

Entré y caminé, con mis sueños y fantasía, 
por aquel mundo mágico de las hadas. 
En él vi a los peces que, como en una enorme pecera, 
me saludaban al pasar;
luego me detuve un rato con las sirenas 
que tropezaba en el camino 
y me contaban leyendas y relatos 
de viejos marinos, 
de viajes y de amores en las dunas
de la playa.

Fue un rato muy agradable 
y pensé en dos niños, en su infancia,
caminando juntos y sorteando los pozos 
que el mar había dejado entre la arena, 
y aspirando el salitre y el yodo del mar, 
que les llegaba con su aroma.

Cuando regresé y volví a casa 
abrí los ojos nuevamente. 
La playa había desaparecido 
y las olas solamente eran recuerdo. 
Miré a ver si entre la lluvia que caía 
veía alguna mariposa 
pero solo el viento, invisible, 
daba muestras de estar cerca, con su abrazo, 
y sus caricias 
para emular a la lluvia con sus besos.

Rafael Sánchez Ortega ©
10/11/18

sábado, 24 de noviembre de 2018

YA VA LLEGANDO LA NOCHE...



Ya va llegando la noche
y las sombras con sus velos,
los pajarillos se marchan
quedando todo en silencio;
se va pasando noviembre
y el otoño soñoliento
nos regala sus colores
que son variados y eternos,
¡qué ternura se percibe,
y recibimos del viento,
qué cantidad de caricias
con sinónimos de besos...!
y es que el otoño y la noche
son dos mundos paralelos
en la mente del poeta
y en las letras de sus versos...

Tanta magia derramada,
recogida con esmero,
por la frente del artista
y que plasma con sus dedos,
por eso en estos instantes
de nostalgias y recuerdos,
hay que acudir a la esencia
de lo escrito en otros tiempos,
y volver a los poetas,
a los versos tan diversos,
a estaciones y personas
que susurran sus deseos,
y lo hacen sin cuartillas
en el libro de los cielos,
junto a las hadas del bosque,
como decían los cuentos...

"...Ya va llegando la noche
y con ella me estremezco,
cuando pienso que este otoño
es preludio de mi invierno..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/11/18

viernes, 23 de noviembre de 2018

OTRO DÍA...



Otro día me dije que ya estaba bien, 
que si había un culpable ese era yo, 
por mi manera de ser. 

Porque ¡claro que me gustaría saber de ti
y de la vida,
es más, me gustarían tantas cosas...! 
Pero me conformo con cerrar los ojos y pensar, 
sentirlas así, en silencio. 

Sería bonito compartirlas, pero tengo miedo. 
Inmenso miedo a poder hacer daño con ello 
y por eso lo dejo todo en los silencios,
en los suspiros, 
en los susurros del viento que recojo,
y en los poemas. 

Sé que es muy bonito amar, pero ¿cómo y a quién? 

Yo siempre he creído en el amor. 
De suyo es la "eterna búsqueda" 
de toda persona romántica
que nunca se puede alcanzar y realizar. 
Quizás es como esa quimera que ves, 
que tienes en la mente, que sueñas, 
que persigues incansablemente 
y que se te escapa una y otra vez de las manos 
sin que puedas hacer nada por retenerla...

Un día, se abrieron mis ojos, nuevamente,
y el alma volvió a latir y a vivir.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/11/18

jueves, 22 de noviembre de 2018

ME SENTÍA...



Me sentía renacer entre la bruma
aunque, a veces, 
parecía que la luz se disipaba 
y veía la ternura de la vida.

Me sentía encadenado, entre el pasado y el presente,
y sufría, soportando, 
esa carga tan pesada.

Me sentía agarrotado, por el peso del recuerdo,
por las garras que robaban mis latidos, 
y lograban que mis pasos se pararan.

Me sentía, en otros ratos, 
como el niño que despierta,
como el hombre que camina por el parque,
como el joven que musita unas palabras
mientras busca en el futuro, tan cercano, 
la respuesta y la verdad a sus problemas.

Rafael Sánchez Ortega ©
08/11/18

miércoles, 21 de noviembre de 2018

UN DÍA...



Un día desperté, en medio de la bruma,
y me sentí desnudo y solitario;
quise levantarme, dar dos pasos,
buscar en el espejo tu figura.

Un día pronuncié tu nombre varias veces
y al repetir el mismo, entre mis labios,
le encontré distante y alejado.

Un día comprendí que ya no estabas
al observar el lecho, que vacío, 
decía tantas cosas con su silencio.

Un día salió el sol por la mañana
y sus rayos, tibios, 
se posaron en mi cara con ternura.

Un día miré al cielo y vi a mi alma 
que me hablaba
y decía que adelante.

Rafael Sánchez Ortega ©
07/11/18

martes, 20 de noviembre de 2018

LLEGÓ EL OTOÑO...



Llegó él otoño, y me encontró desnudo 
y en silencio, abandonado en una soledad 
llamada vida.

Llegaron y volvieron los días cortos y grises, 
los amaneceres tardíos, 
las tardes cortas y presurosas,
con sus telarañas y brumas.

Llegó el frío del tiempo 
para juntarse a ese otro frío del alma, 
que tú dejaste, entre tinieblas,
cubierto con una máscara de carnaval. 

Llegó aquel momento en que me vi solitario
ante el espejo, y me incliné ante sus cristales,
esparcidos y rotos, por el suelo…

Llegó la soledad y el silencio, con tu ausencia, 
y traté de consolarme con los recuerdos.

Rafael Sánchez Ortega ©
06/11/18

lunes, 19 de noviembre de 2018

ENTENDÍ TU MENSAJE EN EL SILENCIO...



Entendí tu mensaje en el silencio
y marché, con el mismo, hacia la nada,
quería refugiarme en las tinieblas
y ser un Peter Pan con telarañas,
quería ser la rosa de los vientos
que un día sorprendió la marejada,
cubiertas sus espinas por las olas
dejando entre las aguas su nostalgia,
quería emborracharme en el salitre
y ser el cisne gris de la mañana,
que marcha en un estanque abandonado
en pos de la silueta de las hadas,
es fácil que renazcan del silencio
los gritos inaudibles de fantasmas,
aquellos que surgieron en las noches
por medio de cadenas y campanas...

Entendí que quisieras liberarte
y marchar por el mundo con tus alas,
a beber en las fuentes misteriosas
que ofrecían mil sueños y esperanzas,
pero yo me quedé con una duda
y pensaba en un tiempo y las palabras,
cuando tú me ofrecías tu cariño
y, también, me decías que "me amabas",
pudo ser una frase irreflexiva
para hacer de mi vida una metáfora,
un oasis de paz, un espejismo
y lograr embriagar, así, tu alma,
pero atrás me quedé con el silencio,
compañero de guerras y batallas,
él bien sabe de heridas y lamentos
y de sangre, tinieblas y de lágrimas...

"...Entendí que los hombres nacen libres
y que tú, en el fondo, eso buscabas,
a pesar de sumirme en el silencio
y negar lo que un día proclamaras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/11/18

domingo, 18 de noviembre de 2018

SE AMONTONAN...



Se amontonan las esquirlas
y las arrugas del tiempo,
mientras trotan los caballos
por polvorientos senderos,
y sus huellas se diluyen
y se estremecen los truenos,
y muchas nubes llorosas
cubren con agua los cielos,
pero aquí abajo, en la tierra,
hay ese olor de los muertos,
con las campiñas perdidas
y con sangre por los suelos,
hoy el sudor se ha perdido
y no existe ya el esfuerzo,
por alcanzar esa rosa
de la batalla y su premio...

Se ha perdido la esperanza
por la tenaza del miedo,
y se mira, sin palabras,
en la noche, y al silencio,
esperando que nos diga
una frase de consuelo,
para romper el suspense
que atenaza tantos nervios,
y se busca día y noche,
y se mira el universo,
se suplica y se mendiga
esa respuesta y deseo,
"que los hombres sean libres
para vivir el momento,
para sentir que la vida
es como el soplo de un beso..."

"...Se amontona la nostalgia,
y los puñales y el hielo,
mientras las lágrimas surgen
y se congelan los sueños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/11/18

sábado, 17 de noviembre de 2018

DE ANTES...



De antes contaba los días y semanas
que, iban pasando y, transcurrían 
desde que me quedé absorto 
escuchando el silencio de tus pasos.

De antes miraba al cielo durante el día 
y también le miraba en la tarde,
y en la noche, esperando el paso de las estrellas
que nunca llegaban.

De antes suspiraba al sentir tu presencia,
caminando por la alameda y, bajando 
con paso firme, para llegar a mi lado.

De antes rezaba por llegar a la hora concertada
a nuestra cita y resarcirme besando tus labios 
y robando tu sonrisa.

…Pero hoy, simplemente me enjuago una lágrima.

Rafael Sánchez Ortega ©
02/11/18