viernes, 6 de marzo de 2020

4.131 - HAY VENTANAS...


Hay ventanas que están cerradas 
y son un motivo de miradas pensativas,
de añoranzas y reflexiones. 

A veces significan ausencias,
otras veces tardanza en levantarse.
También nos llevan a buscar metáforas, 
y vemos situaciones y sueños 
de las personas que vivían 
y habitaban aquella casa
y que se han podido marchar,
para buscar otro destino, otro rumbo,
y dar un nuevo sentido a sus vidas...

Las ventanas del poeta suelen tener 
un poco de estos ingredientes, 
aunque tendremos que buscar en su alma 
para saber lo que realmente pasa por su cabeza,
y los motivos de tener las cortinas,
cerrando las ventanas de su alma.

Quizás, de esa manera, 
podamos acercarnos un poco
a lo que le dictaba el corazón 
cuando escribía unos versos...

En cuanto a los latidos 
y suspiros de sus labios
esos merecen una sonrisa aparte. 

Quizás porque los latidos son como una campana 
que llama y conmueve, 
en ese reloj invisible, 
que todos llevamos dentro
y que nos acompaña, 
y nos hace reír y llorar, al mismo tiempo, 
y es que es ese mismo reloj,
quien nos avisa de que ya es la hora 
y de que hay que parar o seguir, 
y es el que duerme los sentidos
y vigila los sueños 
con ese ritmo, dulce, 
intenso e invariable, 
que envuelve los cuerpos
como el susurro nocturno de una nana
cantada por la luna...

...Pero los días pasan y el silencio sigue. 
La ventana no se mueve 
ni tampoco se abren las contraventanas. 

El día y la noche no parecen importar 
y los latidos van menguando, 
van recortando la voz infantil 
que desgranaba ese tic-tac,
tan entrañable y cercano,
hasta convertirse en silencio...

Rafael Sánchez Ortega ©
06/02/20

18 comentarios:

  1. Dejemos las ventanas abiertas que entre el aire renovado en nuestros días.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada mas hermoso y que brille tanto como el amor ,la luna lo sabe con su brillo de noches y sueños.
    Gracias por tu ternura a la mía de las letras
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer, Marina. Gracias por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar
  3. Ante la ventana cerrada, el poeta espera y sueña, imagina y disfruta. Así los amores que bien valen, se intuyen tras las ventanas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. En cuanto me despisto siempre estoy mirando ventanas y balcones, me imagino yo que sé qué...
    Bonito poema Rafael.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la esencia, Laura, ese "no sé qué..."
      Besos.

      Eliminar
  5. Detrás de cada ventana cerrada, se esconde un mundo y amparados en la poesía podemos imaginarnos miles de historias, sueños, risas y quebrantos. Imaginar es gratis
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Una ventana cerrada encierra una historia, a veces amarga otras alegre ..pero sin duda detrás de ella habran vivido miles de historias ..
    Un abrazo y bello poema de nostalgia y recuerdos de ventanas cerradas.

    ResponderEliminar
  7. Mis ventanas abrigan en los vidrios (invierno) poemas de givre, danzan, cantan y yo descifro su mensaje prístino. Detrás de las ventanas... sólo un corazón emocionado. Tu bello poema es inspirador, Rafael.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonito ese ejercicio que dices, Ceciely.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  8. La ventana del poeta siempre está abierta, en ella entra la brisa y el fiero, y también el canto del colibrí, me ha gustado esta ventana.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me emocionan tus versos, siempre que los leos... Las ventanas permaneceran siempre abiertas y hospitalarias siempre para recibir el candor de tus versos, el sonido de tus palabras. Un abrazo en la tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, eres muy generosa en tu comentario.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar