jueves, 12 de marzo de 2020

4.137 - PALABRA MUDA...



Palabra muda
que espera otra palabra
y que no llega.

Habla el silencio,
musita unos sonidos
incomprensibles.

Pero es posible
que puedas entenderlos
con atención.

Un día tuve
la voz, en los oídos,
de las sirenas.

Era muy niño,
soñaba todavía
con los cometas.

Recuerdo tanto
el llanto de las olas
y las resacas.

Hoy solo busco
la lluvia de los cielos
y su mensaje.

Porque los años
se pasan y no vuelven
y yo te busco.

Busco tus ojos,
el beso de tus labios,
y algo de ti.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/02/20

20 comentarios:

  1. Nuestro corazón lo sigue habitando un niño deseoso de risas y amor. Y en nuestra alma las sirenas nunca dejarán de entonar sus melodías. Buscamos resonancia externa, pero adentro lo tenemos todo, aunque las buenas dosis de sincronicidad saben y hacen muy bien.
    Cariños para ti amigo.
    Paty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que perviva siempre ese niño en el corazón, Paty.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  2. No hay que dejar de buscar porque en esa búsqueda sigue latiendo la esperanza y la ilusión.

    Mil besitos en la tarde, amigo Rafael.

    ResponderEliminar
  3. "Ese algo" que puede significar todo. Bonito poema Rafael. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Besar los labios y esperar algo de ...Precioso Rafael .
    Un fuerte abrazo y cuidado con este panorama que nos llega ..

    ResponderEliminar
  5. No tengo palabras para este poema!
    Abrazos para tu noche Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Tus poemas cada vez más bonitos!!
    HAy que buscar siempre y más a ese niño que duerme en nosotros
    Besucos de vuelta

    ResponderEliminar
  7. Esos versos saben a silencio y tiempo, a esperanza y miel

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. MI querido amigo Rafael que romántico se ha puesto jooo muy dulces tus haikus, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  9. El silencio dice, a veces, más que la palabra.
    No desmayes en la búsqueda Rafael. Bellos versos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Los años pasan y no vuelven, cierto. Pero algunos conserváis, intacta, la esencia de la infancia. Y eso es bueno.

    Abrazos, Rafael.

    ResponderEliminar